Chavela Vargas: o de como ser congruente con los dictados del alma

Chavela Vargas. Detalle de la portada del libro

Dos vidas necesito. Las verdades de Chavela, Chavela Vargas / María Cortina

Ed. Montesinos 203 páginas

Por: David González, David Blanco con la colaboración de Ingrid Lilian Bórquez

Calificación: ** (interesante)

Ayer Chavela abrió los ojos y se convirtió en canto de amor a la vida, en jaguar azteca.

Hoy como siempre desde Verde Luna os presentamos lo que ya es un clásico: “Dos vidas necesito. Las verdades de Chavela”. Hablamos de un bello testimonio de vida forjada a base de fuerza de voluntad, tequila y un ímpetu por la existencia, pese a quien pese,  poco frecuente en un ser humano. Voluntad de ser libre, de hacerse llamar Chavela cuando tu nombre es otro. Libertad de ser como una reina chamana llevando un revolver al cinto. Ser congruente con los dictados del alma parece haber sido el único mandamiento vital de esta mujer rebelde, hecha a sí misma que ha convertido en arte el resultado de ser y de hacer lo que le dicte su santa voluntad.

Este interesante libro escrito por María Cortina está redactado siguiendo un marcado estilo periodístico está estructurado en torno a 38 capítulos lo cual parece resultar un tanto excesivo si tenemos en cuenta la extensión en páginas del libro, que por otro lado está “parido” en papel de excelente calidad que complementa una cuidada edición. Sin duda resulta un acierto dejar que Chavela nos hable de la señora Vargas con su propia voz. Se trata de un gran libro que nos describe desde el profundo cariño y respeto hacia su persona los principales hitos su vida, aporta un toque exquisito al hablar sobre sus amigos y personas de interés con las que tuvo la suerte de encontrarse porque hicieron a Chavela un poco más Vargas.

Llaman la atención aspectos tan desconocidos de su imagen pública como su difícil niñez, su homosexualidad no oculta pero sí velada, o las dificultades que atravesó de la mano del alcohol que apunto estuvo de apagar su voz de forma prematura pero de las que resurgió, contra todo pronóstico, con fuerzas renovadas. Una personalidad de marcado carácter, salvaje e indómita emulando al jaguar, a la vez que cálida como la mejor de las amigas. Resultan también interesantes y reveladoras las referencias a la relación mantenida con Almodovar, a su “eterno romance” con Lorca y a las intensas e interesantes visitas recibidas en la Residencia de Estudiantes.

A la espera de un seguro reencuentro con Frida, con Macorina, con Pedro Infante y con tantos otros queremos expresar desde Verde Luna nuestro particular agradecimiento a Chavela por ser su inspiradora ya que, de ese famoso fandanguillo cantado, sentido por Chavela, toma nombre este blog.

Mientras tanto la “señora” continúa mirando a Chavela desde las mismas torres de Córdoba de las que habló Federico y una frase que ya es verso, que ya es poema en hilo de plata que borda el alma, reza:

“Chavela, yo te nací”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s