Poesías encadenadas y un soneto.

“Y fuiste tú, mi amigo generoso

chispa de amor que iluminó mi mente,

para beber las aguas del reposo”

Desde el alma. Poesías encadenadas y un soneto/ Maritza Frade de Paz

Autoedición / Colección Seis Hayas, 58 páginas

Por: David 2

Revisado por: Ingrid Bórquez

Calificación: * (mejorable)

La poesía de Maritza es ligera, sencilla y emana sinceridad por las cuatro esquinas más una quinta que viene delimitada por la dimensión desde la que se localiza el lector. Es importante recordar que el poema acaba una vez que es leído y que cada lector puede realizar múltiples interpretaciones de un mismo texto. El otoño y la primavera son dos estaciones que caminan en el mismo sentido,con diferentes direcciones, con diferentes objetivos. Una nos da esperanza y la otra nos adelanta el camino que ha de seguir la naturaleza hacia el letargo invernal. Todas estas emociones, sensaciones están sugeridas desde antes del comienzo del texto… a través de una ventana en la vivienda de la autora en Madrid… Desde todas las casas del mundo puede apreciarse como las estaciones pasan, como pasa la vida, como gritan las estrellas. Un rincón privado de su jardín nos avisa  que este libro está concebido desde la intimidad y que, por lo tanto, debe apreciarse en ella, de esta manera a la propia lógica que subyace tras las estaciones. Las mismas no son sino consecuencia de una mala acomodación del eje de nuestro planeta, al igual que la  necesidad de acomodarse al ritmo de la vida que persigue con atención en el texto.

La poética de la autora recoge de forma solvente el pulso de la vida pero carece en algunos puntos o partes de la simbología poética necesaria para dar alas a quien lo lee, para habilitarlo de un marco sonoro y rítmico que haga innecesario el  sentimiento de la vista para poder ver el camino cierto que nos conecte con el corazón. No obstante es bien cierto que tan sólo los grandes poetas, los grandes deconstructores de la, a veces sórdida realidad, son capaces de tal logro… acercarse a ellos sería toda una proeza a la que se deben todos los poetas sin olvidarnos de que han de ser siempre otros los que concedan tales laudos.

Ha de evitarse  la rima procedente de estructuras poéticas que no te hayan sido sugeridas por las musas o por la soledad. Se pueden saborear en algunos pasajes, en algunos de sus poemas soledades y silencios, también noches y promesas de visiones de la muerte que a veces es percibida en imágenes de la naturaleza como las frías noches estrelladas en las que mirar al negro abismo que se cierne sobre nuestras cabezas sin ser conscientes de que el también nos devuelve las mirada. Aunque la repetición sea una recurrente figura retórica (que es empleada por la autora en demasía), el empleo de cierta riqueza léxica en un poema ha de ser siempre una condición sine quam. Los poemas, al igual que las personas, han de llevar un nombre, y este ha de figurar en el lugar adecuado en un libro. Adicionalmente pensamos que en el  primer trabajo de esta autora viguesa el título del mismo ha sido situado en un lugar incierto, tanto física como simbólicamente aunque sea bien cierto que existen poesías encadenadas (un total de 21 poemas) y un soneto en la parte final del trabajo.

Jardín de primavera

De contenido más alegre que la segunda parte del libro. No queda claro si existe o no una evolución temporal, una transición desde “silencio” hasta el “recuerdo”. Hay duda y soledad en el escrito, quizás también cierto cansancio y una necesidad inconsciente de renovación (como la renovación que hace palpable la primavera). Se aprecia tristeza y una gran necesidad de unificación con la naturaleza transmitida a través de las figuras evocadoras de los grandes procesos de transición inherentes a la misma en gran medida antagónicos pero complementarios; vida/muerte, día/noche, vacío/infinito.

Jardín de otoño

Condensa en su mayor parte los poemas de contenido personal, poemas a cerca de los cuales la crítica no es viable ya que su objetivo está más allá de la poesía… está en el corazón de las personas. En algunos poemas (hacia el final de esta parte del libro), se expresa el significado profundo que tiene para la autora la Navidad.

———————————————————————————————————————————————-

Después de leer el trabajo de Maritza creemos necesario retirarnos a nuestro particular rincón y repensarnos a fondo mientras experimentamos el devenir de las estaciones. Que lo disfruten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s