Novel españoles (I): Espadas como labios, sobre tu pecho unas letras

Por: David 2

ojos_Aeixandre

“Nada de buscar lo que esta poesía no da. No se pida anécdota o história. No se pidan ni se busquen sino revuelos motivos primariamente humanos, surgidos de los abismos del sueño o de los repliegues de la infraconciencia”

Vicente Aleixandre

Con estas palabras la academia sueca del Novel anunció la concesión del Novel de Literatura a Don Vicente:

“Por una creación poética innovadora, que ilustra la condición humana en el cosmos y en la sociedad de la hora presente, a la par que representa la gran renovación, en la época de entreguerras,  de las tradiciones de la poesía española.”

 

Pura y universal. Con estas dos palabra, creemos, puede condensarse hasta el extremo una poesía densa, trascendente y marcadamente estremecedora.

La poesía de este sevillano nacido en el gran año del desastre español (1898), está por encima de una percepción de la estética meramente materialista ya que tiene su origen en una emoción profunda y siempre supone un encuentro con una armonía tan pura como el alma que de modo más o menos consciente dialoga con nosotros a diario. Simplemente este místico de las emociones las traduce en palabras y nos las transmite. Recordemos que fueron tres factores acumulativos, principalmente, los desencadenantes de la concesión del Novel:

– Sobrevivir al régimen psíquicamente.

– Convertirse en la figura central y fuente de energía de la vida espiritual de España.

– Apoyar a las nuevas voces.

De la obligación surgida de un retiro forzado, de un dolor profundo e intenso surge la verdad y la belleza de una poética nunca antes percibida, nunca antes concebida que sin duda fue motivo de discusión y deleite entre aquel grupo de autores, unidos más que nada por la afinidad y la convivencia, que díó en llamarse generación del 27. Sin duda la obligatoriedad de una quietud no deseada, el ver su existencia y su libertad comprometidas hacen que algunos hombres extraordinarios se eleven mutando todo ese dolor en hermosura, que ademas prevalece. La amistad, las tertulias y la guerra unidas a la enfermedad hacen el resto destilando una poética que lo han convertido en un ser universal.

“Caricia, yo te amo. Bajo tierra los besos no esperados”.

El texto de Aleixandre  objeto de nuestro interés en la presente revisión es “Espadas como labios” (año de publicación: 1932). Se trata de una Interesante obra de marcado carácter irracionalista, aparentemente incongruente con un denso contenido simbólico donde confluyen cuatro campos de significación principales: amor, muerte, hombre y mundo. Existe una gran aportación de imágenes surrealistas, rupturas de espacio y tiempo y, por supuesto, emoción.

“Mezcla de dolor y de sarcasmo y de ternura y delicadeza”. Dámaso Alonso 

En su conjunto la  obra está construida en la combinación de poemas de extenso desarrollo y otros breves de  verso endecasílabo, algunos de no más de ocho versos, que revelan al lector la , realidad de una sensibilidad profunda y penetrante. Si bien “Espadas como labios” es portador de un espíritu desgarrado, no llega a alcanzar los niveles de ruptura de su anterior libro (Pasión de la tierra ). A continuación realizaremos una breve revisión de ensayos (en mayor o menor medida), sobre la poética de Aleixandre:

 “Vicente Aleixandre” Una aventura hacia el conocimiento de José Olivio Jiménez.

El autor afirma que lo más destacable de “Espadas como labios” es la intuición del silencio:

“El silencio irá perdiendo en Espadas como labios aquel encanto auroal de nuncio de nacientes realidades con que había aflorado en el trabajo  poético inicial de Aleixandre, y se colmará por el contrario de resonancias nihilistas. En lo que toca al mundo de la luz, éste seguirá funcionando como un alto núcleo simbólico que le es  intrínseco.
En proyección hacia el futuro Espadas como labios se ofrece como apertura ya indiscutible e esa disposición por la que la fusión identificada con la realidad cósmica se le presentará al hombre como modo o vehículo de conocimiento. En este sentido, el conjunto se abre con dos textos donde se puede encontrar al poeta en el ejercicio de tal dentro de una primera actitud todavía receptiva, propia del que aún tiene prácticamente que limitarse a actuar como un agente  transmisor de los mensajes el cosmos.
No menor interés cobra en Espadas como labios, y como prelación de algo que la destrucción o el amor llevará a su mayor desarrollo, la convicción de que si en la fusión absoluta con la magnificencia de la Creación total sólo podrá el hombre acceder a su plena realización, el paso indispensablemente previo para elo es el de agigantaiento del hombre mismo. No obstante todavía no se consuma totalmente en Espadas como labios esa unión , ya en trance de identificación mística, que vendrá a producirse en La destrucción o el amor.”

“Surrealismo y budismo zen”, Juan W. Bahk.

En el interesante y novedoso ensayo “Surrealismo y budismo zen” se habla del libro de Aleixandre como un ejemplo de expresión cósmico-emotiva enmarcando al autor dentro del culmen del movimiento surrealista español. Según el autor:

“Tan sólo la lectura del título ya nos conduce a una interpretación más bien invertida “labios como espadas” sin duda atendiendo a  extraño proceso inconsciente tan presente en el verdadero fondo de toda obra artística. La elocución surrealista es clara: labios afilados, cortantes, capaces de herir entre los cuales la palabra es instrumento desafiantemente emotiva.
El tono variado del libro fue rápidamente reconocido por el crítico y poéta Dámaso Alonso al decir que era “mezcla de dolor y sarcasmo y de ternura y delicadeza”. Sarcácasmo evidenciado en la sátira social presente en poemas como “Salón” o “Cobra” y la lectura en piezas como “Unidad en ella” o “Ven siempre ven”; y la constante tentación liberadora de la muerte como en “Suicidio” o “Reposo”. La tierra, para el poeta, es pasión telúrica que lo mueve y lo conduce hacia la expresión de sentimientos universales:
– la vida, la muerte, la carne, el amor, el instinto sexual, la soledad y la angustía son presencias renovadas en su escritura.”

………………………………………………………………………………………………………………………………………

Concluimos está primera revisión de la figura de Aleixandre recordando unas palabras pronunciadas durante su discurso de aceptación del Novel, no nacidas del hombre sino de las raíces de una tradición más antigua que el hombre donde,  “las lágrimas rodaban como besos y en el oído el eco ya era sólido”:

“El poeta está lleno de “sabiduría”, pero no puede envanecerse, porque quizá no es suya: una fuerza incognoscible, un espíritu habla por su boca: el de su raza, el de su peculiar tradición. Con los dos pies hincados en la tierra, una corriente prodigiosa se condensa, se agolpa bajo sus plantas para correr por su cuerpo y alzarse por su lengua. Es entonces la tierra misma, la tierra profunda, la que llamea por ese cuerpo arrebatado”

 

Recomendaciones de Verde Luna  para comprender la obra de Vicente Aleixandre:

-“Espadas como labios”, Dámaso Alonso, Revista de Occidente, CXIV (diciembre, 1932), en poetas españoles contemporáneos, 3ª edición, Madrid,Gredos. 1978, pag 277 y 278

-Vicente Aleixandre. Una aventura hacia el conocimiento. José Olivio Jiménez.Ed Renacimiento.

-Surrealismo y budismoo zen. Convergencias y divergarada y divergencias. Estudio de la literatura comparada y antología de poesía zen de China, Corea y Japón. Juan W.Bahk, Editorial Verbum.

-Poesía española contemporánea, 8ª ed Madrid. Taurus 1979, pag. 470. Gerardo Diego.

-“Espadas como labios” Ediciones Busma 1984, con una excelente introducción a la vida y obra de Vicente Aleixandre por “Concha Domínguez Acevedo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s