le entregué la vida al arte

Autor: David2

Le entregué la vida al arte y vislumbré eternidad. Lo di todo, lo gané todo y aún así me tuve que desprender del lastre ego. Fui roto para poder ser reconstruido, compuesto con cierto opus caementicium extraído de las calderas del averno.

Fui feliz en la consumación del vacío, en lo imposible. Vi brotar luz de agujeros negros y en su interior gire con ellos. Con todo, me fueron dados a entender abstractos conceptos.

Volar en impermanencia, ser bello no siendo. Serlo todo o  no ser nada en transparencia.

Vivir despierto, morir en verso, renacer en sueño, cabalgar la alborada, amanecer silente, anochecer atardeciendo. Llegar a otro cuerpo y preñarlo con la duda de no sabré. No, nunca sabré que domina lo que espero quien se esconde en la negrura de tu silencio.

Cuáles son las nuevas demandas del inconsciente, cómo adaptarse a ello.
¿En qué piensa el barquero cuando no rema?

¿Ser lobo,
ser cordero?
Duda.
Desconcierto.

La callada dijo al silencio:
(vacío)

Y entonces llegó la luz.

——————————————————————————————————————————————————————————-

Con este poema perteneciente a un breve trabajo poético al que su propio nombre da nombre desde Verde Luna os damos la bienvenida a un nuevo curso poético. También un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s