Crónica de un ser vivo (I)

El oficio de poeta desde oriente a occidente.
El oficio de poeta desde oriente a occidente.

Por: David 2

 

Desde la noche de los tiempos hemos mirado a las estrellas pensando en que quizás algún día al quedarnos inmóviles o defenecer discretamente, en esa extraña bóveda un lucero más (por supuesto nuestra alma convertida en estrella) acompañaría los mismos pensamientos que una y otra vez brotarían en la mente de los hombres.

Mientras los continentes seguían su lento rumbo, contrayéndose y expandiéndose aunque sea tan sólo unos pocos milímetros año tras año, los seres humanos, sin saber que serían humanos intentaban alimentarse, entender el porque del uso del fuego, desentrañar la utilidad del uso de herramientas de por qué caminar erguido, de que siempre sería bueno irse a otro sitio cuando la comida escaseaba. De vez en cuando, sobre todo en las frías noches del invierno, pintar, registrar lo visto y oído sobre las paredes de una cueva uniría en torno al fuego a la tribu. Estas primeras pinturas fueron la base del primer tipo de lenguaje que más tarde, convenientemente sistematizado en signos a los que dotamos de un significante y un significado (meras abstracciones), fue evolucionando quizás ayudado por el desarrollo de un cerebro que aumento su volumen gracias a la carne cocida con fuego y que compartíamos en comunidad. Sí, el desarrollo del neocortex, de la capa gris del cerebro humano, fue consecuencia de un cambio en la alimentación, consecuencia de descubrir la utilidad del fuego. Para cuando este antiguo antepasado del mono se vestía, cocía los alimentos y empezó a descubrir los placeres de la vida en comunidad ya empleaba ampliamente en lenguaje, consecuencia de la necesidad de explicar aquello que se pintaba, intentando replicar la naturaleza. Intentando unirse a ella.

El lenguaje es consecuencia de nuestra necesidad de vivir en comunidad y de comunicarnos, dos términos que por cierto nos hacen ser menos animal y más ser social. La interacción con nuestros semejantes ha contribuido al desarrollo de nuestro cerebro, y es uno de los elementos que nos caracterizan como especie y nos alejan cada vez más de ser meros animales como las galaxias se alejan unas de otras en sentido hacia la eternidad.

La poesía como capacidad de destilar la naturaleza, la poesía como herramienta de comprensión o como intento de captura  de y transmutación de la realidad es algo que nos caracteriza como forma de vida que procede de la naturaleza. Disfrutar de la poesía es como disfrutar de la belleza de un amanecer, como contemplar una bella mujer a la que uno nunca se cansa de mirar. El buen poet@ aspira la realidad, la introduce en sus pulmones, hace que esta pase a su sistema circulatorio y en un ejercicio de digestión espiritual la incorpora en su inconsciente y la incorpora como forma de vida y actitud hacia una extraña vida que lo es porque mata. Parte del lenguaje, es lenguaje y sin embargo es lo que es por ser capaz de ir más allá del trazo que representa al búfalo; es el espíritu del búfalo dentro del imaginario colectivo de toda la comunidad, es inmortal.

Más que realidad la poesía es un pedazo de eternidad que el hombre ha capturado sin apercibirse de ello siendo capaz, no obstante, de percibir dentro de ella su beldad y sus ecos de profunda verdad revelada que de vez en cuando toma forma, dándole alas para volar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s