LAS MÚLTIPLES CARAS DEL TEATRO

Autor: David Blanco

Título: “Las múltiples caras del teatro”

 

La esencia del teatro es la representación verosímil de realidades paralelas, vividas o no vividas por los espectadores, es una metáfora de la vida, son sentimientos y emociones contadas, retratadas a través de personas / de catalizadores más conocidos como actores.

Aqui es pertinente recordar las siguientes palabras de William Shakespeare (Sonetos):

                       “Cuando hombres y Fortuna me

                        abandonan, lloro en la soledad de mi

                        destierro y al cielo con mis quejas

                        canso y maldigo al mirar mi desventura,

                        soñando ser más rico de

                        esperanza,bello como éste, como aquél

                        rodeado,deseando el arte de uno,

                        el poder de otro,

                        insatisfecho con lo que me queda,

                        a pesar de que casi me desprecio,

                        pienso en ti y soy feliz y mi alma entonces,

                        como al amanecer la alondra,

                       se alza de la tierra sombría y canta al cielo:

                       pues recordar tu amor es tal

                        fortuna que no cambio mi estado con los reyes”.

 

El estado de los actores es, en muchas ocasiones, un estado de superación, de arrobamiento, de éxtasis contemplativo donde en base a la materia prima de la interpretación y las emociones moldeadas se transmite algo profundo. En muchas ocasiones es una de las mayores escuelas vitales donde movimiento, dicción, expresión se aúnan con otros aspectos más o menos técnicos. Pero en el centro siempre la persona y su emoción.  El teatro siempre ha estado invariablemente unido al mundo de la poesía; de forma conjunta con la revista literaria forman el tandem perfecto creando una sinérgia creativa única.

Para la realización del presente trabajo se partió en base a cuatro fotografías de una joven intérprete de teatro chilena. Cada una de esas cuatro fotografías era una imagen retenida en el tiempo, una externalización calmada, congelada de sentimientos tras los que subyacen felicidad, fortuna, belleza, sueños, queja, insatisfacción puede que amor (sobre todo por el no consumado). Las cuatro fotografías eran cuatro pilares emocionales en torno a los cuales proponer nueve transiciones emocionales en las que las mismas se entrelazan y se amalgaman unas sobre otras. A veces se centran en una mirada expresiva (“soñando ser más rico de esperanza”), otras en una sonrisa (“pienso en ti y soy feliz”), en otras parece percibirse aquello que subyace debajo de nuestra piel, de nuestra carne (“se alza de la tierra sombría”), en otras hay tan solo un mosaico inconexo, otras se componen y se superponen al mismo tiempo y en otras parece que reina la soledad más absoluta (“lloro en la soledad de mi destierro”).  De cuatro emociones retratadas un mosaico de nueve versiones teatrales que emulan estados que no son perfectamente dignos de ser intercambiados con los reyes. 

Con los reyes del teatro y con sus musas. 

*Verde Luna cuenta con el permiso de la propietaria de los derechos de imagen del trabajo digital expuesto. Por motivos de privacidad no se publican detalles personales en el presente post.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s