Los susurros de las sombras

Título: Las Edades del Laberinto

Editorial: Piedra de Sol

Calificación: ** (Interesante)

Autor: César Cabello

Por: David2

 

 

Un cráneo mal nacido cuelga en mi palabra

Esos hijos tuyos/penan al amanecer. (Prédica de Almas / Tres).

Oscuridad. Niebla. Muerte. Frío. Sombras que susurran.

Quizás sean estas las sensaciones más evocadoras que surgen tras la lectura de la inquietante obra de César Cabello. Lo más destacable de la edición y que llama la atención en cuanto se completa la lectura de los primeros poemas es lo descuidada que está la edición principalmente en lo que respecta a la tipografía escogida.

Las “Edades del Laberinto” está estructurado en torno a los siguientes bloques (o edades):

  • Ruinas de una Ciudad Inventada
  • Dos
  • Tratado de Música
  • Las Edades del Laberinto
  • La Cruz y las Tinieblas
  • Dos
  • Tres

En este extrañante e inquietente trabajo de poesía oscura el autor emulando a Dante recorre su propía distopía, mostrándonos un mundo oscuro, preñado por la muerte que puede tomar varias formas, que es observable tanto en animales como en personas y en cosas. El lenguaje claro (a pesar de lo oscuro), posee un enfoque claro, sin ambigüedades que ataca y pudre, que desacraliza.

Existe un término que quizás pueda explicar o aproximarse a lo que supone la poética del autor; lo hemos bautizado como antropo transformación poética y consiste en la materialización poética (esto es a través de la expresión matérica de cierto tipo de lenguaje literario), de sensaciones inspiradas por extrañas fuerzas de la naturaleza quizás disfrazadas tras el velo de la inspiración. Antropotransformación poética consiste en dotar a las cosas, los objetos y lo indefinido en forma humana, quizás perdida, quizás añorada.

Algunos aspectos del trabajo resultan particularmente curiosos (por no decir abiertamente inquietantes):

  1. Primeramente hay una alusión (y puede que obsesión), continuada a la religión católica, alusión que debiera ser entendida analizando la procedencia del autor de un entorno de pobladores originarios de Chile (mapuches de la Araucanía), donde la religión católica se impuso junto con el uso de la lengua (que a través de la Araucana precisamente dió origen a la tradición literaria en Chile). El tratamiento que se realiza de los símbolos, imágenes y aspectos relacionados con el rito, con la transfiguración y los diversos misterios no es precisamente amable. El primer poema del trabajo se titula precisamente “La santa Trinidad” y sus cinco primeros versos rezan de la siguiente manera:    Aqui sentado como mi pobre mandíbula de carnero / contemplo la ciudad en llamas / las últimas cabezas libres / que azota al amanecer: Yo / que hablo en el fondo de la fila / como el hijo maricón que no se va de casa…   son coincidentes con los cinco últimos versos del trabajo incluidos en el poema “Todas las cosas están llenas de dioses”.
  2. En numerosas partes del trabajo la palabra “muerte” aparece y es recordada de forma omnipresente y obsesiva por parte del autor o del meta-autor , una segunda mano una segunda voz que parece estar por encima a la del propio autor – quien sabe si nos referimos al genio creativo o a su reverso tenebroso Caían en el fuego las estatuas / el mercado de los nobles / eran las edades y el caballo de la muerte / galopando / raspando en el misterio / de la luz. Las alusiones a animales muertos (especialmente pájaros), son igualmente frecuentes.  También pueden apreciarse ambientes y espacios que hacen alusión indirecta a la misma; hay noche, hay silencio, hay sombras, mujeres enlutadas y tumbas Será en este lugar sin noche / inmóvil  / Pienso entonces en los bancos / en sus pasos enterrados / en el mal oído del infante que nada sabe de música / pero la adivina.
  3. El uso y el rol que ocupan los animales en el trabajo, especialmente las aves que tienen un papel destacado en la cosmovisión mapuche, es especialmente significativo. Las aves conectan de alguna manera el mundo de lo visible (del efecto), con los motivadores que subyacen detrás del mismo (de las causas), siendo algunas representantes de cambios y/o efectos benéficos, neutros o abiertamente negativos De noche sacudían la norma de los búhos/en los barcos de la muerte regresaba con mi padre  o la extraña alusión realizada en el poema “Cantos tutelares” Roja fue la cruz que cuelga de las puertas / El pájaro del sueño / cruza en mi camino / Padre nuestro  / que vienes de las sombras / y traes en tus ojos / la sal de los caballos.

Sinceramente, la poesíadel autor, se parece más al testamento o a los dictados de una sombra que relata sus experiencias mientras se retuerce entre el mundo real y el imaginario, puede que emulando a Dante. Se sirve de oscuros susurros para revelar una extraña visión a los hombres abonada de descalificaciones a lo sacro y en general a todo lo que provenga de la luz y resulte bueno, verdadero y cierto… que sea una emanación de un espíritu de luz.

Sin duda “Las Edades el Laberinto”  es el resultado del susurro de las sombras. Que lo disfruten.

 

Otras reseñas de “Las Edades del Laberinto”

https://letralia.com/210/articulo08.htm

Dejamos un interesante enlace a un imperdible trabajo descargable sobre la ciencia secreta de los mapuche: