Mezouar El IDrissi: poesía actual en Marruecos


Por: Montserrat Doucet

Revisado por: David Blanco

 

Hay eventos que generan momentos inolvidables entre los que participan o asisten como oyentes a ella. Un ejemplo lo tenemos en la charla poética sobre poesía marroquí actual del poeta y traductor Mezouar El Idrissi, en la que contamos con la presencia de Ricardo Lorenzo, ex director del aula de poesía José Luis Sampedro con  Carmen Dones Alonso, directora de la biblioteca municipal de Aranjuez y Luis de la Vega, director de la Universidad Popular de Aranjuez y un público maravilloso y entregado.

A Mezouar Mezouar El Idrissi (Tetuán, 1963) lo presentó Ricardo Lorenzo como poeta, crítico y profesor  que entre 1996 y 2011 impartió clases de Lengua y Cultura Árabe en el IES Severo Ochoa, de Tánger. También resaltó su trabajo actual comos profesor universitario de traducción en la Escuela Superior Rey Fahd y como coautor de la traducción al árabe de las antologías poéticas de Ángel González, Luis Cernuda, Gerardo Diego, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Manuel Altolaguirre y Emilio Prados.

Ricardo Lorenzo, escritor al que admiro por su interesante, extensa y documentada obra Pasaron por aquí, recopilación apasionada de los escritores, músicos, artistas e intelectuales que estuvieron en Aranjuez a lo largo de los siglos y que es en parte recopilación de artículos periodísticos publicados en el diario Mas, señaló su impronta simpatía y admiración por Mezouar El Idrissi: inexplicablemente, el poeta marroquí había traducido al árabe algunos de los poetas favoritos de Ricardo Lorenzo: Poemas escogidos, de Vicente Aleixandre; Fuego blanco e Inscripciones, de Andrés Sánchez Robayna; Llevarte el día a casa, de Jordi Villalonga; Viajes por Marruecos, de Alí Bey; Rimas, de G. A. Bécquer; Vista cansada, de Luis García Montero; Sefarad, de Antonio Muñoz Molina; Para vivir aquí, de Juan Goytisolo.

Ricardo Lorenzo nos relató cómo recibió los poemas De Mezouar El Idrissi en Argentina, entre ellos el poema titulado “Los árboles”. En ese momento se encontraba viendo un programa en la televisión argentina sobre Alberti y su Arboleda perdida. Asimismo Mezouar al relatar lo que más le había impresionado tras su llegada a Aranjuez dijo que habían sido las arboledas que habían acompañado sus pasos desde la estación de ferrocarril hasta el Centro Cultural.

Los árboles

Los árboles que bordan las ansias de los pasos,

los árboles que acompañan las noches de los muertos,

los árboles que se deshojan al compás de los otoños,

los árboles que se embellecen frente al leñador,

los árboles que mecen a los lactantes,

los árboles que esconden árboles,

los árboles que ocultan cuerpos

son los que mueren de pie y no nos abandonan.

La magia de este encuentro prosiguió a lo largo de la charla con la que nos obsequió nuestro poeta: nos habló del origen de la poesía marroquí destacando que ya desde el inicio tuvieron gran protagonismo las mujeres poetas. Sin dejar de ser crítico con algunas de las actuaciones españolas en su país, nos habló de su inmenso amor por España y su lengua, que aprendió de niño viendo la televisión; del enorme legado positivo de la convivencia hispano marroquí; del teatro, herencia española que se desmorona en uno de sus edificios más emblemáticos:

(DEDICADO AL GRAN TEATRO CERVANTES, DE TÁNGER, EN TIEMPO DE SILENCIO)

El tiempo se derrama amarillo

sobre tus columnas

como si el azul no te hubiera habitado

como si Hércules hubiera contrabandeado tus alegrías

como si las tristezas de Ricote

hubieran flotado sobre tu silencio

como si hubieras sido otro 

 

Especialmente nos cautivó su charla sobre la poesía actual marroquí en la voz de sus mujeres. Mezouar dedicó la última parte de esta a hablarnos de tres poetas actuales marroquíes de las que a continuación reseño lo más significativo. Tres poetas: Quafae El Armani, Touria Magdouline e Imán Kahatabi, a las que Mezouar puso voz árabe y la que escribe, voz española y en ambas voces resonaba alta su música y sus reivindicaciones. Para Mezouar:

 

“Está claro que hay diferencias entre cada una de las tres poetas, porque cada una tiene su peculiaridad y se destaca con su técnica, lenguaje y estilo. Pero, en general, se pueden encontrar aguas subterráneas que corren debajo de sus versos tallando puntos de encuentro entre ellas. Estos puntos comunes se concretan en: reflexionar sobre la condición de la mujer, criticar la sociedad conservadora, revolucionar la cultura y la escritura, y dar el protagonismo al cuerpo.”

 

A continuación concluyo con las voces de cada una de ellas esperando que los lectores disfruten y reflexionen tanto como todos los que asistimos a la charla poética de Mezouar El Idrissi el pasado 26 de abril:

 

Ouafae El Amrani

 

Al extraño enraizado en los vestíbulos de mis promesas

a sus clarinetes que ascienden desde la avidez del latido

a su tierra que se desvela para el hechizo de matar

a su herida

a sus bodas

al idioma de sus cosas

al jazmín al que confié la soledad de sus bosques

algún poema

a la sal de sus deseos en mi sangre

a mi sueño que es de antiguo vino

a nuestra noche que no era

conocedora de mis pulsaciones

Que venga mi amado

murmulla un sueño de iris en su alba

torrencial

Prepararé mi mañana y mi ayer.

Sobrepasé las orillas del pequeño cansancio

el gran enfado

me hermané con el aleteo del viento

arribé en medio del fuego

como si yo fuera la delantera

al que aspira el andar

y no lo alcanzan los pasos

Para conocer el amor

salí del amor

Para esparcir las rosas

moré en la promesa

Para turbar el pétalo

penetré en las raíces

Para amar una patria

tenía que recogerme a mí misma

Para recogerme a mí misma

diseminé mucho

y me inventé a mí

 

 

Touria Majdouline

 

Y tú

Solamente quieres restaurar este corazón

Y andas

queriendo saber

¿Quién provocó la sed al mar?

Y ¿Quién atizó la talla de las llamas

Hasta que crecieron en las leñas de tus noches?

Entonces

Arroja tus antiguas sombras

Tienes todas las razones para tantear

Para dibujar el arco iris

Sobre su pecho

Y entrar en el jardín de los cerezos

En el cerezo que crece entre tus manos

En la presencia y la ausencia

El cerezo que

Esconde el secreto de la naturaleza

Lo revelará en tu presencia

 

 

Iman Khattabi

 

Soy portadora de mi cuerpo,

lo cuido y lo vigilo

y no domino su alma.

 

2

 

Guardias vigilan mi alma,

y fuera del alma mi cuerpo es

rehén.

 

3

Guardias vigilan mi cuerpo,

y mi alma dentro de mi cuerpo

prisionera.

Me siento junto al río de la infancia

Me mojo con lejanos recuerdos

y empapo mi alma en la alegría del agua,

¡oh voz del agua! ¡oh baile del agua!

¡oh hechizo del agua!

Sigo todavía deseando morir de noche

y deseo morar en las entrañas del agua.

¿Combustión? ¿Sed?

¿Sequedad del alma o calor del corazón

lo que me arrastra hacia las orillas?

A ellas les digo: me he secado,

llevadme por vuestro camino hacia el agua.

 

-El Idrissi, Mezouar, “La voz de la mujer en la poesía marroquí contemporánea”, Tres Orillas. Revista intercultural : (2007), Ed. A.M.P. Victoria Kent. Algeciras, nº 9-10, pp.52-57.

-Lorenzo Sanz, Ricardo, Aranjuez (De la “A” a la “Z”): Pasaron por aquí, Madrid, Díkitur, 2014.

Montserrat Doucet en Aranjuez a 9 de mayo de 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.