V Primavera Poética: mucho más que un festival de poesía 2/2

Por: Montserrat Doucet

Revisado por: David Blanco

***

(Continuación de la parte 1/2)

***

 

2.- Desarrollo del Festival:

Día 1

La inauguración de la V Primavera poética tuvo lugar el 12 de septiembre a las 6 de la tarde en un lugar emblemático: el histórico Salón General de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la universidad más antigua de América cuya fundación data de hace cuatro siglos. El festival empezó con todos los poetas de pie, en el Salón General del Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, aplaudiendo la poesía de Arturo Corcuera, denominado mago de la palabra.

Las lecturas se distribuyeron en tres mesas en las que leyeron poemas tanto los poetas homenajeados como los poetas participantes

La mesa 1 que abrió la lectura estuvo formada por: Luis de la Hoz (Perú), María Casiraghi (Argentina), Gabriel Cisneros (Ecuador), Andrea Campos Parra (Chile), Omar Lara (Chile), Montserrat Doucet (España) y Enrique Sánchez Hernani (Perú). Fue moderada por Harold Alva, que puso de manifiesto la nota entrañable al presentar a Andrea Campos y Montserrat Doucet como la aportación, el “regalo” al Festival de Omar Lara y Arturo Corcuera respectivamente.

La mesa 2, moderada por Percy Ramírez estuvo integrada por Omar Aramayo, Sonia Luz Carrillo, Juan Cristóbal, Rosella Di Paolo, Hildrebrando Pérez, Olga Saavedra y Selenco Vega.

La mesa 3 compuesta por Oscar Limache, Sandro Chiri, Dimas Arrieta, Fernabdo Obregón, Percy Ramírez, Ricardo Falla Barrola y Harold Alva, estuvo moderada por Sonia Luz Carrillo.

El evento estuvo amenizado con la voz de la cantante Victoria Villalobos.

Asimismo los poetas especialmente invitados a la V Primavera Poética fueros agasajados con una deliciosa comida típica limeña y tuvieron la oportunidad de visitar varios espacios privilegiados dentro del edificio de la Universidad de San Marcos entre los que destacan una exposición antropológica temporal sobre la cultura Paracas y el amplio, bien surtido y excelentemente gestionado Museo de Arte Contemporáneo. Entre uno y otro espacio: arquitectura, fuentes, naturaleza, espacios abiertos al cielo y también espacios a cubierto donde la cultura impregna bóvedas, artesonados y cátedras: la armonía en estado puro.

La cena tuvo lugar en The Phoenix Club, restaurante con encanto de estilo inglés. Los poetas fueron recibidos por Carolina Morillas, hija del propietario, el empresario peruano Pedro Morillas que obsequió a los poetas con un delicioso menú y algunos de sus libros que fueron sorteados entre los comensales: Omar Lara (Chile) ganó el libro País Combi,  Montserrat Doucet (España), obtuvo Impunidad S.A. y Andrea Campos Parra (Chile), Creando riqueza.

Día 2

La segunda jornada del festival se inició con una visita de los poetas internacionales al Colegio José María Eguren, emblemático colegio de Barranco donde en un salón de actos a rebosar de alumnos entre 12 y 14 años los poetas ofrecieron un recital coloquio en torno a la poesía y su escritura. La sala, vibrante de energía adolescente motivó un interesante diálogo entre los poetas y los estudiantes. Cabe destacar las inteligentes preguntas que formularon muchos de los adolescentes y la cariñosa despedida que tuvieron con los poetas.

A continuación y tras compartir un refresco con los profesores del centro a los que felicitaron los poetas por la disciplina e interés de los alumnos en el acto, los poetas se dirigieron a la sede del Colegio Profesional de Abogados, donde fueron obsequiados con un exquisito y típico menú limeño donde las papas a la huancaína fueron las protagonistas.

Por la tarde y en la sede San Borja de la Biblioteca Nacional del Perú, tuvo lugar un recital de poesía distribuido en cuatro mesas de lectura en las que el público pudo deleitarse con voces internacionales y de una selección de poetas peruanos.

 

Por la noche los poetas fueron obsequiados con una cena-espectáculo en una típica peña limeña en las que se pudo cenar, compartir, bailar y celebrar la gran hermandad que crea en torno a sí la poesía. Mientras disfrutaban el riquísimo espectáculo de los cantos y danzas emblemáticas del país, los poetas brindaron con delicioso pisco sour.

Día 3

La jornada se inició con una vista al campus universitario de Carreras Profesionales en Ingeniería y Tecnología (TECSUP). Gracias al poeta y profesor Sixto Sarmiento, los escritores convocados al V Festival Internacional Primavera Poética, tuvieron una generosa recepción en TECSUP. Los poetas fueron recibidos por las autoridades de TECSUP y a sus alumnos en su auditorio principal.

 

 

 

 

 

En la imagen, de pie: Jesús Rito García (México), Harold Alva (Perú),Omar Lara (Chile), Augusta Morales (Jefa del Departamento de Servicios Educativos de TECSUP), Gabriel Cisneros Abedrabbo (Ecuador),Sixto Sarmiento (Perú), Randall Roque (Costa Rica); sentados: Andrea Campos Parra (Chile), Montserrat Doucet (España), Mariana Libertad (Venezuela) y María Casiraghi (Argentina). Foto: Byron Leiton Roque (Costa Rica).

Cabe destacar el interés con el que fue recibido el recital por los alumnos, que llenaban la sala.

A continuación, los poetas pasaron a degustar una comida en la que la causa limeña fue la gran protagonista.

Por la tarde tuvo lugar un nuevo recital en la Biblioteca Nacional, Sede de San Borja donde leyeron los poetas internacionales y peruanos que no lo habían hecho la tarde anterior.

La cena tuvo lugar en la Fifa más emblemática de Lima por cortesía del poeta peruano Héctor Ñaupari y donde se pudo disfrutar de una exquisita cocina de fusión chino- peruana.

Día 4

La cuarta jornada se inició con una nueva visita al Colegio José María Eguren donde los poetas invitados ofrecieron un recital coloquio, esta vez, a los alumnos de cursos superiores. Los alumnos plantearon inteligentes preguntas en torno a la literatura, la poesía y su escritura: todo un reto para los poetas que respondieron desde su posición personal y dentro de las circunstancias particulares de su país. De nuevo, los poetas fueron despedidos cariñosamente por el joven auditorio.

Seguidamente los poetas disfrutaron de una comida de hermandad poética por cortesía de Harold Halva y Haruko San, organizadores del festival y regada con excelente vino chileno, obsequio de los poetas de Chile.

En la tarde noche tuvo lugar la clausura del Festival en el incomparable marco de la Plaza de Armas de Barranco, decorada para la ocasión con cada una de las banderas de los poetas invitados de honor. Montserrat Doucet (España), Jesús Rito García (México), Randall Roque (Costa Rica), Mariana Libertad (Venezuela), Gabriel Cisneros Abedrabbo (Ecuador), Luis La Hoz, Enrique Sánchez Hernani, Miguel Ángel Zapata (Perú), María Casiragui (Argentina), Omar Lara, Andrea Campos Parra, Enrique Moro, Gabriel de la Isla (Chile). Todos recibieron una preciosa medalla conmemorativa, tributo a su trayectoria poética con su nombre grabado y flores naturales.

El recital se distribuyó en cuatro mesas y fue amenizado por distintos grupos artísticos y la preciosa voz a capela de la artista peruana Julie Freundt.

Mesa 1: formada por Luis La Hoz, Randall Roque, Gabriel De La Isla, Miguel Ángel Zapata, Enrique Moro y Alonso Rabí fue moderada por Harold Alva.

Mesa 2: con Karina Valcárcel, Cosme Saavedra, Marcela Robles, Pedro Novoa, Paloma La Hoz y Héctor Ñaupari, moderada por Leydy Loayza.

Mesa 3: con Leydy Loayza, Yoshiro Chávez, Ricardo González Vigil, Sixto Sarmiento, Carlos Llaza y Claudia Pacheco, moderada por Enrique Montsenegro.

Mesa 4: con Elí Urbina, Mario Bendezú, Erika Rodríguez, Diego Alonso Sánchez, Adrián Alberto y Hugo Kalashnikov, moderada por Hamilton Segura.

Se dio por clausurado el festival cuando el poeta Harold Alva, organizador del festival prendió la antorcha de la esperanza y de la cultura con estas palabras: “Clausurado el V FIP Primavera Poética, agradezco infinitamente a todos quienes hicieron posible que flamearan en nuestra ciudad las banderas de los ocho países protagonistas de esta celebración. En Barranco nos despedimos encendiendo la antorcha de la esperanza. En el distrito de Eguren cerramos nuestro quinto festival, en el distrito de Martín Adán y de Manuel González Prada, confirmamos nuestra lucha por la reconstrucción cultural.”

Resulta interesante la columna Cuaderno de bitácora que Ronald Arquiñigo Vidal publicó el pasado 28 de septiembre en Diario Expresso, una vez terminado el festival, y que reproduzco a continuación.

“El FIPP organizado por Harold Alva se ha convertido, hoy por hoy, en una tradición insoslayable de nuestras letras. No solo reúne y homenajea a nuestros más reconocidos poetas, sino también convoca a otros nombres importantes de diferentes territorios de habla hispana. Entre estos, a autores cuya obra reclamamos un merecido reconocimiento en nuestro país. Con este Festival, Harold Alva consigue hacer de nuestra fría y gris primavera, una celebración del arte. La cultura no está exenta de nuestros ánimos, ni lejos de la necesidad humana. Harold Alva tiene la intuición de un poeta y la capacidad de proyectarla en una empresa como esta, por eso se explica su capacidad de convocatoria en el montaje de este extraordinario evento con la escrupulosidad de un minimalista. En un país donde el germen de la pudrición moral, de la política deleznable y de las injusticias sistemáticas que padece nuestro pueblo brota día a día, la poesía debe repercutir en el alma sensible y hacer más justa la lucha obrera frente a la mezquindad de la explotación; esa opresión que acarrea nuestro pueblo sufrido y le quita oxígeno. El poeta debe ser vigilante de esta realidad, y su poesía servir para respirar; ser una herramienta de riña contra ella y hacer real una existencia más optimista. La poesía como un medio de lucha, para tender puentes y lograr la cohesión; generar el debate y la reflexión; de afirmación de nuestra identidad sin sobornarnos ni sabotearnos. La poesía como el mensaje de un contestatario, de un cuestionador que empuña la pluma para descargar su actitud rebelde. El FIPP nos acerca a eso. A creer que la vida puede ser menos tiránica y más justa. Por eso, la poesía no está para un regodeo petulante, del paladeo del frívolo vino ni del abrazo a la noche como dan esos fantoches malditos que acarician el ego. El verso es un instrumento de acción, de reivindicación, escrito desde un lugar incómodo para incomodar a los déspotas. La poesía es rebeldía, es lucha y resistencia, y enfrenta a la más fatal de las fatalidades y al más consagrado de los sueños, la realidad. Este FIPP abre un camino. Y como todo camino, debe seguirse despejando para avanzar mejor.”

3.- La revista

Otro de los atractivos de la V Primavera Poética fue la edición de COSTANERA: REVISTA DE POETAS DEL PACÍFICO, cuyo primer número se presentó en el V FIP Primavera Poética. Esta revista ve la luz, gracias al equipo constituido por  Andrea Campos Parra (Chile) editora general, los fundadores y miembros del Consejo Editorial: Roberto Arizmendi, Leticia Herrera (México), Carlos Ernesto García (El Salvador), Christian Formoso (Chile), Gabriel Cisneros Abedrabbo (Ecuador), Hugo Francisco Rivella (Argentina). El primer número está dedicado a dos grandes poetas: Omar Lara “quien durante estos años logró reunirnos y afianzar esta hermandad en los encuentros realizados en Concepción (Chile), instalados en la Costanera Suite, donde en su piso 8 empezamos a soñar con la materialización de este proyecto y Arturo Corcuera, por quien muchos aprendimos a leer más allá de nuestras fronteras. COSTANERA nos ha enseñado que los poetas sí podemos trabajar en equipo cuando lo que nos convoca es la voluntad de seguir construyendo puentes.” 

4.- Los Juegos florales

Estos juegos florales constituyen una novedad en el Festival Primavera Poética, ya que en los certámenes anteriores no se habían convocados. Denominan a Barranco Capital de la Poesía y estuvieron dirigidos a los alumnos del primero al quinto año de secundaria de los colegios públicos y privados del distrito de Barranco: son el ejemplo de cómo los organizadores del V Festival Internacional Primavera Poética quieren promover el interés por la poesía entre los más jóvenes. Estos juegos florales junto con la visita de los poeta internacionales al Colegio Eguren mostraron el interés que despiertan entre las generaciones más jóvenes la escritura y en especial la poesía.

5.- Colofón

A modo de conclusión, reproduzco el artículo firmado por Harold Alva, organizador del Festival y que se publicó el 6 de septiembre en el Diario Expresso de Lima.

“LA QUINTA PRIMAVERA

La primera obligación que debe imponerse un hombre es luchar por lo que ama. Cuando le pregunté, hace cinco años, a Arturo Corcuera qué lo movilizó para persistir como poeta, me dijo: “Uno no abandona lo que es”, no necesitó decirme más y continuamos supervisando las pruebas de “Puente de los suspiros” y el facsimilar de “Noé delirante”. Era agosto del 2013, preparábamos la edición del I Festival Internacional Primavera Poética. Fueron nuestros primeros libros de una serie que hoy reúne a 32 de los más emblemáticos escritores en nuestra lengua. Cada vez que emprendo la organización del Festival, retorno a la respuesta de Arturo. Es increíble cómo la vida puede reducirse a un instante tan poderoso que es capaz de movilizar voluntades para hacer realidad un evento cuya única finalidad es hermanar a través de la poesía valorando a los poetas. Reconocimos y valoramos en vida a Arturo Corcuera el 2013, reconocimos y valoramos en vida a Jorge Ariel Madrazo el 2015 y reconocemos y valoramos, en vida, a estos 32 autores que con sus obras construyen los pilares que sostendrán el nuevo tiempo. La primera obligación que debe imponerse un hombre es luchar por lo que ama. Este festival es un acto de amor. Cada libro, cada mesa de lectura, cada detalle previo a su inauguración, cada clausura, es un acto de absoluta sensibilidad que incorpora la preocupación de mis amigos, el entusiasmo de los poetas, las atenciones de mi mujer que no ha dejado de alentarme para que todo se acerque a lo perfecto y para mí no hay nada más cerca a lo perfecto que la publicación de un libro, esa victoria sobre la oralidad, ese triunfo del documento físico, del objeto material que se impone como agente de cambio. “Uno no abandona lo que es” me respondió Arturo. Pienso que si hemos llegado a esta quinta primavera es porque los poetas confían en la inmortalidad de sus jardines. Mi gratitud a ellos, mi gratitud al equipo, mi gratitud a los lectores, mi gratitud a setiembre y a todos quienes luchan sin traicionarse ni perderse.”
Montserrat Doucet

En Aranjuez a 9 de octubre de 2017

 

 

Anuncios

V Primavera Poética: mucho más que un festival de poesía 1/2

Por: Montserrat Doucet

Revisado por: David Blanco

El origen del Festival Primavera Poética

El Primer Festival Internacional Primavera Poética tuvo lugar en el año 2013, en conmemoración a los 50 años de la primera edición de Noé delirante del poeta peruano Arturo Corcuera. A partir de entonces se ha celebrado todos los años en Perú y  ha ido creciendo gracias a la persistencia de sus organizadores. En cada Festival se ha homenajeado a importantes poetas de distintos lugares del mundo, con la particularidad de que este homenaje se hace a poetas vivos, reconociendo la trayectoria de una obra poética en marcha. Otra particularidad no menos importante es que la Editorial Summa publica un poemario a algunos de estos poetas homenajeados. El Festival Primavera Poética 2017, el quinto que se celebra, ha tenido como patrocinadores al Ministerio de Cultura y a la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PROMPERÚ).

Los poetas homenajeados fueron 13 y a 8 de ellos se les ha publicado un poemario. Asimismo participaron en las diversas lecturas hasta 70 poetas, en su mayoría peruanos.

 

1.- Los libros publicados

Tal vez, uno de los mayores atractivos de este festival sea la publicación de un poemario a cada uno de los poetas homenajeados. Esto es posible gracias al amor y generosidad que Harold Alva, organizador de este festival, pone en todo lo que hace. En esta quinta edición, bajo el sello editorial Summa y en la Colección Primavera Poética han visto la luz los siguientes poemarios: Arar tierras heridas de Andrea Campos Parra (Chile), Bahía de los poetas de Jesús Rito García (México), Vaca de matadero de María Casiraghi (Argentina), Contracultura de Randall Roque (Costa Rica), Oscura bisagra de Mariana Libertad (Venezuela), El sol entre las islas de Luis de la Hoz (Perú), Catálogo del maestro de obras de Enrique Sánchez Hernani y El Oscuro de Montserrat Doucet.

A continuación, reproduzco uno o dos poemas de cada poemario para que pueda disfrutarse de la calidad, diversidad y singularidad de esta colección poética:

Andrea Campos Parra
Arar tierras heridas

 

TERREMOTOS
DE CUALQUIER TIPO

Me aseguraste gritando
Lo haríamos juntos
Te quedarías conmigo
Repartiríamos el dividendo
No cumpliste tu palabra
Preferiste quedarte bajo los escombros
Para hacerte la víctima y dejarme sola
.
.
NATURALEZA

Hay furia
En la naturaleza
Se mueven
Atrevidos
El amor el mar
La piel no da tregua
Tampoco el oleaje

 

Jesús Rito García
Bahía de los poetas

 

Algún día quise escribirte una carta compañero Vladimir.
Sí, a ti,
quien le hablaba a los obreros desde la plaza roja
y nadie lo escuchaba.
Maïakovski era tu apellido, y nadie te escuchaba,
porque los obreros iban a las fábricas
y tú al café a deslizar la pluma,
a charlar con los amigos.

Y nadie te escuchaba, Vladimir,
o Maïakovski, ¿cómo quieres que te diga?

“Yo mismo soy una fábrica.
Y si bien me faltan chimeneas,
esto quiere decir que más coraje me cuesta serlo”

Y nadie te escuchaba.

Porque la fábrica estaba muy lejos y
los cables transportaban mensajes más importantes
que los tuyos
y energía suficiente para iluminar las casas:
cables, cables, cables.
Los obreros no te escuchaban, Vladimir,
o Maïakovski, ya no importa cómo te decían.

El tiempo ha pasado y sólo te conozco en versos.
Compañero, las juventudes comunistas no te escuchaban,
y eso ahora vale puritita madre.

“Levanto el cráneo lleno de versos,
como una copa de vino en un brindis de sobremesa.
Pienso más y más a menudo:
sería mejor poner el fin
con la punta de una bala:
Hoy mismo,
por si acaso,
doy un concierto de despedida.”

Y nadie te escuchaba, Vladimir,
Maïakovski, pendejo, valiente, fábrica sin chimenea.
O como quieran decirle al compañero.

Lilya Yúrievna Brik no te escuchaba.
O quizá sí, pero los obreros tenían hambre
y los ductos de gas eran más importantes.

Y nadie te escuchaba, compañero,
y nadie escuchó el estallido ese 14 de abril de 1930,

Vladimir, Maïakovsky,
o cómo chingaos quieres que te diga.
Lo siento,
lo sentimos todos.
Y como dijiste en tus últimas palabras:
“El incidente está cerrado”.

 

María Casiragui
Vaca de matadero

IMAGEN

No tengo fósforos
para tanta podredumbre.
Si enciendo las alamedas
me dicen asesina.
Llamo a la puerta del ángel
y me hacen pasar
como a la muerte.

BALANCE

Nace el ala
antes que el pájaro
el envión
se acomoda en el aire
y allí se alza
milenario
el torpe vuelo de la vaca.

Todos fuimos
en las rocas
un camino.

Y no decíamos nada.

Suplicábamos un cuerpo inmaterial
para traspasar los muros
los secretos
las estrellas.

En las catacumbas
huele todavía
esa pluma errante
que dejamos ir
equivocados.

La humanidad
entera
se está mirando en el espejo
y diluvia
en las ventanas de las casas
y gimen aterrados
en los hospitales
los recién nacidos.

Agachados
a la lluvia
imploramos un mago

que nos meta de nuevo en el sombrero.

 

Randall Roque
Contracultura

 

COLCHÓN BLANCO PARA SASHA GREY

A eso de las tres y quince de la tarde
llegó el nuevo colchón matrimonial,
lo trajo un tipo mal encarado
que exigía la contra factura
y un garabato en sus papeles.

Tuve que buscar en el basurero
y sacudirle la borra del café
para dejarla, al menos,
un poco presentable.

Me gusta la cama con buen espacio,
para las piernas, la ropa y la distancia,
sobre todo, que sea ortopédica.

Luego, en la noche junto a un Jack Daniel’s,
miraba una película porno de Sasha Grey,
quien se sacrificó para que todos gozáramos del cielo
y es lo más cercano a la santidad en este mundo.

De todas las escenas repetidas,
atrajo mi atención de inmediato
el colchón blanco ortopédico.

Qué bien se siente saber
-aunque sea de este modo-
que la garantía está segura.

Me levanté y fumé un cigarro.
¿De qué otra cosa podía escribir, sino de esto?
.
.
TOMMY LEE

La velocidad para armar y desarmar
los lados opuestos de un Cubo Rubik
lo era todo, hasta que no fue suficiente
y se dedicó al póker como Stu Ungar,
y recibió patadas por el culo en casi
todas las puertas de los casinos.

Las putas lo trataban bien,
sus amigos no tanto,
el póker menos.

Una cosa es cierta:
«La mano es más rápida que la vista»,
estoy seguro escuchaste esa frase,
pues ese no era su caso y perdió
uno o dos dientes irremplazables,
un reloj de oro y las llaves
del carro de un amigo.

Tommy Lee no era Stu Ungar.

Ese tipo sabía perder como una leyenda.

Y en todos los casinos lo conocen.

Se escucha siempre decir:

Allá va Tommy Lee.
Otra vez un Tommy Lee.
Te fuiste como Tommy Lee.
Si no me creés.
Vamos, preguntale a cualquiera
que pierda en los casinos.

 

Mariana Libertad
Oscura bisagra

 

EL FUEGO

Aunque la obra y la voz, aunque la letra
Aunque incipiente el rostro se destiempa
Aunque has sincronizado esa impresión
y es más diacrónica que los reflejos

Aunque el futuro pronuncie su falacia
Aunque menos falaz que inexistente
Aunque se niegue con sólo ser pensado
Aunque arrítmico vaya a cualquier nada
Aunque sea fractura hueca y sea memoria

Lograrás renacer de las cenizas.

COMO LOS ANIMALES

Si te sueño a lo lejos así, como los animales
Con los ojos abiertos y húmedos, como los animales
(Sin dejar de mover la derecha y apretar la izquierda)
Y te araño en mitad de la noche, sin miedo a las marcas,
Y te lamo, te aspiro y succiono como los animales.
Y formulo un deseo mugriento que sabe a uvas rancias
Y te veo y entiendo que sí, que es posible tenerte
en la alfombra que salva tu paso del andar mundano.
Ese grito que aflora de mí toma un nombre propio
porque hoy yo no quiero placer y olvidarme de todo
porque hoy sólo quiero parir
como los animales.

 

Luis La Hoz
El sol entre las islas

 

HE puesto a Homero a contemplar la mar
Un busto de Homero, en yeso, para ser exactos
Pero es Homero, digo, y como debe ser, contempla la mar
La vasta, la incesante
La perfecta para el espectáculo de los enigmas
Para esas cosas que la mente murmura
Que se mueven como tules
Como el siseo de una lagartija
Como el viento salado y minucioso que orea
Todas y cada una de las preguntas
Que son ninguna respuesta
A lo más la lagartija que ha cruzado frente a Homero
De verdad, una lagartija ha cruzado frente a Homero
Frente al busto de Homero

Creo que se han mirado
Así son las lagartijas
.
.
THELONIUS MONK CIERRA LOS OJOS

Arañas sobre un piano
Precisas arañas sobre un piano
Marfil, madera, metales

Cuánta memoria
Cuántos vasos, cuántos ceniceros
Cuántas octavas
Cuánto corazón sin partitura
Cuántas partituras borradas por el humo
Traídas por el humo

Arañas sobre un piano
Reinas de la madrugada
Venenosas reinas coronadas de amor
Y de pelos
Que suenan a borrasca
A gemidos
A sincronía de camastro
A cómplice
A soñador que sueña
Cosas infames
Y extrañamente dulces
Y extrañamente sinceras
Arañas sobre un piano
Esplendor de 5 líneas
Paralelas e infinitas
Donde no se halla la calma
Ni la paz
Tampoco la felicidad
Menos la felicidad
Solo algo invisible
Oro invisible
Pasión invisible
Y ligaduras
Y plicas
Melodías en la madrugada
Arañas en la madrugada
Sobre un piano

Enrique Sánchez Hernani
Catálogo del maestro de obras

HEAVY ROCK

El rock de mi barrio era tranquilo y pesado
como un autobús aplastando a una señora:
la sangre se esparcía por la pista
y un mural de Diego Rivera
se levantaba igual a un manifiesto
escrito en el centro de Tenochtitlán
por los lánguidos muchachos que habían sido ametrallados
vibrando en rojo
antes de que oyeran la última grabación de rock
entonada con dulzura por Jim Morrison
amante de los colores cósmicos
llovidos en el patio de su casa al oeste de Arkham
igual a ellos hermoso y muerto
con su blue jean apretado
sobre sus sentimientos
y pusimos otra vez el disco solo para oír
lo que ya no existía
recordando a los mexicanos
a las calaveras y al general Zapata
dos minutos antes de huir
porque la policía nos tendió una cerca
en la primera marcha violenta a la que acudió mi muchacha
echando molotovs como la pileta de la Plaza de Armas
llorando bajo el diluvio universal de gases lacrimógenos.
Al rock de mi barrio llegamos con el pelo corto
nada sabíamos de marxismo
pero quisimos inmediatamente
a ese testarudo pensador alemán
por el gran parecido que guardaba con John Lennon
en las láminas de espejos que venían con el LP Blanco
es cierto que sin lentes
también que Marx nunca vivió
en Liverpool
pero nos dimos cuenta que sus Tesis sobre Fuerbach
las escribió oyendo Revolution Number Nine
tiempo de recesión
la muerte da vueltas en los discos de rock
y un gesto de timidez nos hacía llorar por Jimmy Hendrix
por los que se pasaron totalmente de vueltas
por los estadios
donde la gente acudía a oír la música del stone Brian Jones
antes de que entonara su último blues
al borde de una piscina
llevando los libros de Henry Miller en los bolsillos
mezclados con la barra de chocolate
con los cigarrillos sueltos
sin saber si esa noche dormiríamos con una muchacha
o el mozo de los bares cercanos a la Plaza San Francisco nos llevaría llorando
al lugar donde nos esperaban los taxis de regreso a casa
ebrios sin sentido ni dinero y odiábamos a nuestros padres
porque nos obligaban a cortarnos el pelo
sabiendo que Hendrix había muerto
que ellos habían muerto
que hasta Janis Joplin había muerto.
Siempre recordaremos a la loca Janis
Balas y Cadenas
sobre el corazón y cómo nos gustaba su cabello
teñido por Van Gogh en Arles
pintor por el cual gastó su primer sueldo mi muchacha
al adquirir un libro donde este guardaba la oreja
que se cercenó por el amor a una puta
vestida toda de violeta en un traje de organdí
muy similar al que usaba Janis
el día que se lo quitó en público
mientras un fantástico rock se le subía por las piernas
y el arco iris crecía con el ácido
y muchos chicos con
sus parejas
se encerraron en burbujas para oírla mejor
para hacer
el amor
hasta que el sol los ahogó de un sordo latigazo.
No volvimos nunca a las aulas
nos encerraron en celdas llenas de chinches y sabandijas
nos arrancaron los jeans
amenazaron con hacer de nosotros
hombres y mujeres razonables
que amasen a su patria y pudiesen morir sin gemidos
por su bandera
y una lenta canción nos devolvió el recuerdo de nuestros
discos
desvaneciéndose en los armarios
heridos por el sol
y el insoportable ruido de nuestros sueños.

Montserrat Doucet
El Oscuro

 

Es hermoso sentir
que al otro lado de las aguas
alguien espera
el término completo de mis días.
Saber que está ahí
cercano e inalcanzable.
Como esta silueta desdibujándose
hacia el fin.

Siempre a mi alcance
desde los acantilados del sueño.
Pasión, certeza,
impaciencia por abrazar
sin entender por qué
un cuerpo terso entre la noche
o ese esqueleto que flota
burlando el mar.

A ti, que no existes,
porque eres un vuelo de sal
sobre la arena.
Sábete que lo hubiera dejado todo por ti:
mi ribera bordeada de cañas y de pájaros,
El,
La,
Tú, El Oscuro
Por ti acompañaba tus madrugadas
Por ti recitaba al lobo y a la araña
Por ti neutralicé el veneno de la distancia
Por ti creía ser la luz
que iluminaba tus senderos.
Pero tus caminos se adentraban en el bosque del sexo,
pechos de hembra, potentes faros. Eras y no eras
el mismo, tú El Oscuro,
yo en la penumbra, nunca en la luz
por ti fagocitada, espantada la serpiente,
volcada la copa por el fango.
Los sexos exquisitos, las farolas temblorosas de los senos.
El reclamo de la lluvia
y tú, El Oscuro, con toda mi luz corriendo
sobre las olas
destruyéndome a mi
porque tú,
Tú, El Oscuro
eres un muerto:
un puñado de cal
entre la tierra.
***

FIN de la primera parte