nube rota

 Autor: David2

El equipo de Verde Luna os desea feliz día de reyes. Al oro, el incienso y la mirra hubo de seguirles, sin duda, la belleza de un poema.

Este poema forma parte de un breve pero intenso trabajo poético “Le entregué la vida al arte” y habla sobre el vacío que da sentido a las formas que componen nuestra realidad, uno de los muchos mundos posibles que quizás solo existan más allá de las páginas de papel y de la mente infinita.  

———————-

Nada te pasa en tu nube de cristal.

Nada existe más allá de la delgada línea quedefine la ignorancia.

Nada espera a que el tiempo pase.

Ni polvo que fue roca, ni átomo que fue uña del dedo derecho de crustáceo extinto,

y luego árbol y luego espacio entre tu mirada y otra mirada…


... de cualquier fadista portugués.
… de cualquier fadista portugués.

Nada espera salvo mi amor por ti que es aire que exhalo, que es el relleno de la almohada en la que viajamos juntos.

Nada es todo, nihilismo. Desesperación de pensar y de sentirse vivo tras el dolor.

Porque la vida duele,  duele la espera  que la precede. Su antesala oculta. La nada que no es de nadie, la nada que espera a la nada mientras la ilusión nos fecunda.

 

Anuncios

le entregué la vida al arte

Autor: David2

Le entregué la vida al arte y vislumbré eternidad. Lo di todo, lo gané todo y aún así me tuve que desprender del lastre ego. Fui roto para poder ser reconstruido, compuesto con cierto opus caementicium extraído de las calderas del averno.

Fui feliz en la consumación del vacío, en lo imposible. Vi brotar luz de agujeros negros y en su interior gire con ellos. Con todo, me fueron dados a entender abstractos conceptos.

Volar en impermanencia, ser bello no siendo. Serlo todo o  no ser nada en transparencia.

Vivir despierto, morir en verso, renacer en sueño, cabalgar la alborada, amanecer silente, anochecer atardeciendo. Llegar a otro cuerpo y preñarlo con la duda de no sabré. No, nunca sabré que domina lo que espero quien se esconde en la negrura de tu silencio.

Cuáles son las nuevas demandas del inconsciente, cómo adaptarse a ello.
¿En qué piensa el barquero cuando no rema?

¿Ser lobo,
ser cordero?
Duda.
Desconcierto.

La callada dijo al silencio:
(vacío)

Y entonces llegó la luz.

——————————————————————————————————————————————————————————-

Con este poema perteneciente a un breve trabajo poético al que su propio nombre da nombre desde Verde Luna os damos la bienvenida a un nuevo curso poético. También un saludo.