La luz en las sombras – Entrevista a Marcia Mogro

Autor: David Blanco

La poeta Marcia Mogro – Foto cortesía de Germán Gaymer

 

Estamos nuevamente compartiendo una interesante velada con Marcia y Germán en su living una estancia maravillosa e intrigante mezcla entre museo y altar artístico. Marcia y yo nos conocimos de forma casual gracias a la referencia de una conocida en común, a quien ya entrevistamos también en su momento en Verde Luna, Magda Sepúlveda con quien volveremos a sentarnos a conversar sobre su nuevo ensayo.

Pero tiempo al tiempo. Ahora es hora de poder escurrirnos hasta un mundo habitado por la niebla, las sombras y las sensaciones más desconcertantes y frías. Porque es así como se siente la poesía altiplánica  con una fuerte raíz en la gens de pueblos originarios ya casi desaparecidos pero aún presentes con mucha fuerza.

***

¿Nos podrías decir cuando y por qué comienzas a escribir?

Cuando estaba en el colegio. Pero no sé realmente, escribí una poesía para una tarea del ramo de lenguaje y de ahí me empezó a interesar la escritura. Esto fue con 13 o 14 años.

 

¿Recuerdas cuál fue tu primer libro de poesía?

Mi papá nos leía de Amado Nervo, García Lorca que le encantaba, poesías antiguas del siglo de oro, etc. También Rubén Darío, Neruda, en fin, muchos y variados poetas…

 

¿Quién es Marcia Mogro?

Marcia Mogro (risas), es una persona tranquila que no le gusta salir, que prefiere estar en su casa. Haciendo mis cosas adentro, en el interior.

 

¿Cuando llegaste a Chile?

En el 85. Chile me encanta, soy feliz aquí.

 

Hablamos de tu poesía

No escribo poesía formal ni clásica, creo yo. Escribo más libre. Me preocupo del ritmo, me interesa mucho el trabajo con el lenguaje y sus múltiples posibilidades . No me gusta escribir rimado, aunque sí me puede gustar o interesar en otros autores.

Los temas que me importan están siempre relacionados con seres, espacios y sociedades marginales, apartados, exterminados por el poder y la ambición. Los que quedan fuera del sistema y no tienen manera de habitar el mundo, pero, sin embrago, lo habitan.

 

¿Cuál es tu trabajo favorito? ¿Si pudieras elegir con qué trabajo te quedarías de tu obra?

He escrito un total de 8 obras.

  • Semíramis, 16 mg.-
  • Los jardines colgantes
  • De la cruz a la fecha
  • Lacrimosa
  • Excavaciones
  • Exposición de alto riesgo
  • Restos del cielo, partes vestigios fragmentos rastros
  • De los estados, su ánimo

 

En todos estos textos siempre me perece que falta algo, o que sobra alguna palabra. Siempre creo que falta algo. No me quedaría con ninguno, solamente con fragmentos y con imágenes de cada uno.

No tengo un trabajo favorito y no me quedaría con ninguno de mis libros.

 

Háblanos del tu periplo editorial

Mi primer libro fue publicado en Chile con Editorial Caja Negra y Documentas y luego con Ediciones del Hombrecito Sentado. Aquí en Chile me han hecho una edición en Palabra Ilustrada, una editorial que hace libros de autor, con dibujos, con tapa dura etc. Cuando se terminó la editorial El Hombrecito Sentado, comencé a publicar con Plural Editores y sigo con ellos hasta ahora.

Nunca permito que el editor me diga nada respecto a lo escribo, entrego el texto listo y diagramado y tal cual debe ser publicado. No leo poesía. Prefiero leer novela y ensayo. En poesía son pocos autores los que me interesan. En novela me gusta una gran variedad, desde los clásicos hasta los contemporáneos. Novela latinoamericana, europea y americana en general.

El escritor boliviano Jaime Sáenz es un referente absoluto en mi poesía, murió en el 86. Aunque su trabajo es absolutamente diferente del mío, fue un maestro para mi.

 

¿Qué tipo de poesía te gusta escribir?

Escribo cosas que estén comprometidas conmigo, que me interesen. Obviamente la obra de todo artista tiene algo de autobiográfico, así que hay referencias a mi biografía pero sobre todo a asuntos sociales que me afectan.

Quiero escribir como yo. No quiero imponerme ninguna obligación de representar a ninguna ideología ni país ni época ni nada. La libertad es la gran condición del arte.

 

Nos ha llamado la atención el título del libro “Los jardines colgantes”, nos podrías hablar un poco más del mismo

Es un libro que tiene muchos niveles de lecturas. Es un recorrido de un momento de vida, de un ser cualquiera, donde se muestra ciertos modos de caminar, de estar en el mundo en determinados momentos.

 

Y “De los estados, su ánimo”, ¿qué nos podrías contar?

Este libro habla de diferentes estados de ánimo. Retrata paisajes interiores. Es un libro bien cinematográfico por las imágenes que contiene. Al leerlo uno puede imaginarlas y situarse en un escenario.

 

¿No hay alegría en tu poesía?

No se, no creo, en realidad, no me interesa que haya alegría o no. No se cómo explicarlo; la escritura para mí no es algo alegre, es algo terrible y complicado en la medida que son temas y asuntos que me inquietan o preocupan. No escribo para ser feliz ni para hacer feliz a nadie. La felicidad es algo que no me interesa pues no creo en ella como tal sino más bien en breves momentos en que uno siente felicidad.

 

¿Podrías hablarnos de tu proceso creativo?

Mi proceso creativo es largo. Demoro más o menos dos años.

No me siento a escribir todos los días y solo escribo cuando encuentro algo interesante sobre que escribir. Estoy todo el tiempo con lo que se llama “la mirada poética”. Tomo notas de diversas cosas, pueden ser conversaciones, películas, música, cualquier situación que me llame la atención y que me parece que aporta a lo que estoy investigando. De ahí paso a computador las notas de todos mis papeles. Miles de notas he perdido. Después ya comienzo a escribir. También corrijo y boto bastante. Creo que no todo lo que uno escribe es bueno y hay que aprender a botar.

 

¿Qué opinas de nuestro Blog Verde Luna?

Me parece interesante. Siempre es bienvenido un espacio donde se pueda conocer autores y textos. Es importante la variedad y continuidad. Pensaría en actualizar más seguido y conseguir aportes críticos, ensayos y abrirse a otras artes.

***

Así es como acaba nuestra velada poética, entre recuerdos de viajes por los más diversos rincones del mundo, nuevas sugerencias para el blog, nuevas referencias de interés pero sobre todo invocando, invocando, invocando.

En un próximo post de Verde Luna profundizaremos en uno de los trabajos de Marcia que nos ha resultado más inquietantes, más perturbador “Restos de un cielo. Partes, vestigios, fragmentos, rastros”. Todo ello con una pizca de luces entre las sombras. 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Poemas vagos, poemas quiltros v 1.0

Título: Ciudad Quiltra

Autor: Magda Sepúlveda Eriz

Editorial: Cuarto Propio

Por: David 2 Calificación: *** (obra de referencia)

Portada

¿Alguién soñó lavar el Mapocho? […]
pensad qué cosa maravillosa sería
si esa agua fuese transparente
Nuestra ciudad tendría en ella su mejor espejo
Mi cuerpo no estaría mutilado
y acaso mi muerte
me sorprendería con los brazos abiertos (Brito 76)
“Ciudad Quiltra / Paseos Peatonales y Baldíos: La dictadura (1973-1989)/ 2. La ciudad a los pies de la Virgen del Cerro. Eugenia Brito

“Ciudad Quiltra” es desde hace ya unos años una obra de referencia para entender el panorama actual de la poesía y chilena y su evolución a través de los últimos 43 años, inicíandose el análisis del mismo en el año del gran punto de inflexión chileno: 1973.

El trabajo mezcla el más puro estilo de ensayo con la inclusión constante de citas procedentes de los propios poetas que complementan el completo, complejo y límpio análisis de la autora en torno a su obra y significado.  El trabajo está construido en torno a tres ejes fundamentales con su correspondiente desglose en capítulos (no se incluyen los subcapítulos):

  • Paseos Peatolanes y baldíos: La dictadura (1973-1989).
    • La ciudad higiéninca: La neovanguardia de los 70.
    • Baldíos en Concepción: El trágico esplendor de los 80.
    • Cerros y paseos de Santiago: Las poetas y la ciudad dictatorial.
  • Poblaciones y hospederías: La transición (1990-2000).
    •  La derrota de los pobladores: Poetas del 60 al 2000.
    •  Hospederías y naufragios: Poetas de los 90.
    • No son dos países, son dos historias: Poetas del Exilio
  • Mapubres y discotecas: El último Periodo de la Concertación (2001-2010).
    •  La palabra chileno nada puede expresar: Poesía mapuche.
    •  En la disco: poetas del 2000.
    • Las yeguas pastan, patean felices: Tres generaciones de poetas chilenas contemporáneas ante la ciudad (1990-2010).

Recomendamos la lectura de este trabajo en paralelo con el trabajo “La revolución capitalista de Chile 1973-2003” de Manuel Gárate Chateau de Ediciones Universidad Alberto Hurtado, el cual se dispone en una estructura que casi en paralelo con la de Ciudad Quiltra nos ayudará a entrar en mayores profundidades respecto del modelo de desarrollo socioeconómico  que tanto ha influido en la cultura chilena de la época correspondiente y en especial en el de la poesía del país andino.

El término quiltro significa “que no es de ninguna raza, mezcla de dos o más razas” y también “despreciable”, y el título hace referencia sin duda a esa mezcla de razas que esta en el mismo origen de la ciudad de Santiago.

Los quiltros sueñan que le crecen alas.

La poesía es el reflejo de la sociedad, del tiempo en que vive o sufre la sociedad que da cabida a la referida expresión. La poesía se transforma en un grito de libertad, de dolor por la tortura del amigo y de uno mismo, en recordatorio de la mezcla y del desprecio en que viven sumidos algunos colectivos de la sociedad chilena, en los resultados de la famosa doctrina del electroshock.

Resulta indudable que para una lectura del texto se recomienda tener cierto nivel cultural, puede que adolezca de estar estructurado con un enfoque púramente academicista y que en muchos casos su lectura no resulte ni amena ni sencilla pero su interés recaba en la profundidad que emana de su análisis, analogias y en lo generosamente documentado que está el trabajo en su excelente factura. Adicionalmente resulta interesante observar como se realiza un interesante nexo en el trabajo consistente en la articulación, en la creación de un puente con un lenguaje propio entre poesía, sociología y casi podriamos decir que psicoanálisis de toda una generación.

La autora avanza en su tésis realizandose constantes y pertinentes preguntas que despejan su camino y que nos muestran acaso el verdadero fin perseguido; el mostrarnos como la poesía puede convertirse en fuerza de reacción frente a un nuevo sistema, frente a un nuevo experimento social, frente a la lobotomía y la pesadilla de aquellos días grises.

Os dejamos un par de enlaces por si estaís interesados en esta obra de referencia en la poesía chilena de neovanguardia, postmoderna y contemporánea:

http://www.cuartopropio.cl/index.php/catalogo/ensayo-humanidades/literatura/item/743-ciudad-quiltra-poesia-chilena-1973-2013

http://www.amazon.com/Ciudad-quiltra-chilena-1973-2013-Spanish-ebook/dp/B00KFKTQ8M