DE LA LITERATURA CUÁNTICA A LA POESÍA CUÁNTICA (IV) —Análisis del poemario Mar de Chira, de Montserrat Doucet, segunda parte—

Autor: José Carlos Rodrígo Breto

Seríe: Poesía Cuántica

“EL catamarán, cremallera

que va abriendo y cerrando

posibilidades sobre tus aguas”.

—Montserrat Doucet, Mar de Chira—

 

            El problema que se presenta en el poemario de Montserrat Docucet, en este Mar de Chira cuántico, radica en cómo unir las líneas temporales, como conectar en un mismo espacio dos cuerpos para que se amen cuando uno de ellos habita en el pasado, tal y como concluye el poema Cálidos guijarros: “Desea un cuerpo que no existe” (27). Pero, obviamente, en un poemario cuántico, el cuerpo, como el gato de Schrödinger, está vivo y no-vivo a la par.

            Así que, convocado el muchacho, el agua será el elemento aglutinador, el agujero de gusano que ponga en conexión ambas líneas temporales. En el poema Lo que vi en el agua (48) se completa esta equiparación de la superficie del mar a un espejo, clave para traer al momento temporal poético y presente de Chira al muchacho. Este poema se complementa con el siguiente, Espejo (49): EN el espejo,//los ojos y los labios//de los amantes”. De esta manera, el agua del mar puede recuperar al muchacho de otro tiempo porque el espejo es una conexión entre dos mundos pero, también, mediante la invocación poética, una conexión entre los amantes.

       La corporización del amante, al producirse mediante el mar, experimenta una metamorfosis con la propia isla de Chira, con la que se identifica su anatomía en el poema Las máscaras no mienten: “Así se muestra//la perfilada geografía de tu piel de isla:// beso de niebla//que refulge en el océano al amanecer” (50). El muchacho no solo ocupa ahora la misma línea temporal de la poeta sino que por un momento se apodera de su espacio geográfico asimilándose a la isla en una materialización completa del espacio-tiempo con tintes que alcanzan mucho más allá de lo cuántico, llegando a lo místico, me atrevería a decir que a lo galáctico, si se me permite ese adjetivo, dado que la aparición del muchacho a través de los mares tiene mucho de ese Big Bang inicial que generó nuestro universo según algunas teorías, dado que lo ha ocupado todo con su presencia expansiva, ocupando con su anatomía, incluso, la geografía del propio espacio de la isla. El muchacho ha atravesado por un agujero de gusano, desde un plano temporal a otro, de una línea temporal a otra, y aparece en ese otro mundo con una explosión invasiva que recuerda a un Big Bang cósmico.

            Abierto, así, el espejo de la correspondencia por la poesía, se ha producido la conexión en el mismo plano de ambas vidas, y empieza la cuarta parte del poemario, de significativo título, Deshielo (53). ¿Hielo en el trópico? Es el hielo que cubre las cumbres de los volcanes: hielo y fuego, lava y nieve. Deshielo, porque al fin, ambos amantes han abandonado lo pétreo de sus líneas temporales por donde deambulaban, como si fueran como aquel mamut atrapado en el frío de siglos, encontrado en un bloque de hielo y traído de vuelta a la actualidad.

            Juntos, así, lograrán pasar una noche de amor[1]: la cuarta parte del libro se inicia con el poema Muchacho de piel de piedra (55), una clave poética para entender lo que significa vivir un amor anclado a una vida pasada, pero que se ha corporizado en esa explosión geográfica a la que la poeta ya puede amar; un poema que despliega todos los motivos temáticos y simbólicos que articulan el poemario. De esa forma, el muchacho presenta algunas características geológicas: “Amplio es su cuerpo//como un río pleno en su deshielo//y huele a río//y posee la humedad redonda//de los cantos rodados”. Sin embargo, la voz poética no puede olvidar que ambos murieron en la otra línea temporal, de forma trágica, y que esta noche de amor también pasará, encontrando el sabor de las tumbas en el fondo de los besos dados a esas piedras que caracterizan al muchacho de la civilización precolombina, caracterizado por ese elemento fundamental que eran sus pirámides escalonadas de piedra: “pero besar la piedra es a veces//justificar tu propia lápida”.

            La poeta sabe que el agujero de gusano cuántico se volverá a cerrar en breve, y que el muchacho de piel de piedra deberá retornar a su existencia temporal. A la explosión o Big Bang generativo le seguirá una implosión omega, ese Big Crunch o gran colapso sideral que algunos expertos en cosmología aseguran que acabará por producirse en algún momento en nuestro propio universo. En el universo poético de Mar de Chira, tras la noche de amor, el muchacho se retira, con su particular Big Crunch, y cierra el agujero de gusano, replegando así el universo poético que se había generado para, después, regresar a las tumbas. Ese retorno en la poeta, a una especie de muerte en vida, se explicita con el abandono de la isla[2], que no es sino un regreso al momento presente, pero vestido de un fuerte anhelo de reencarnación.

            En el otro plano temporal, a la par, se produce el derrumbe de la cultura precolombina a la que pertenecía el muchacho[3] en el poema Llamada de un dios sin pies. Que esta hecatombe cultural y milenaria se produzca inmediatamente después de que en el plano presente la mujer haya conseguido estar con el muchacho de la piedra hace pensar en el elemento corrompedor de la civilización moderna sobre las culturas tradicionales precolombinas. El contacto de la protagonista ha sido determinante y venenoso para que, en el otro plano cuántico, a modo de efecto mariposa, una civilización completa se desmorone. Se cierra así esta “historia de amor cuántica”, o quizás “meta-cuántica”. Ebria de mar y poesía[4], sola de nuevo, entonces, la protagonista se metamorfosea en la propia voz de la autora, ensaya cierta poesía de la autoficción, y puede ya escribir su texto sobre Chira ensayada como un juego metaliterario, otra característica más de la literatura cuántica, dirigiéndose hacia una nueva reencarnación[5] que no sabemos si será un nuevo poemario…buscando un lugar en el mundo actual sin el muchacho de piedra,[6] tal vez obedeciendo a un impulso que es, como puede leerse en el poema Príncipe extraviado (34): “inexplicable como el tiempo”.

            El poemario ha puesto en pie lo que se define en el penúltimo poema, Chira (77), como un “círculo de verdad inexplicable”, que entronca con esas complejas realidades de la cuántica, con esos tratamientos del espacio y del tiempo en donde se puede existir en varios planos a la vez, incluso se puede vivir y morir a la vez, sin que podamos comprender la extraña certeza que esconde esta realidad. Y es este “círculo de verdad inexplicable” algo relacionado con la muerte y con la esperanza en la reencarnación, con el vivir muchas vidas a la vez y con un poemario que no es sino el recuerdo de todas esas vidas pasadas y del mar, y que en su último poema[7], a modo de corolario, sentencia: “Chira, te dibujo el vacío,//sólo tú puedes entenderme//Sola tú estás//donde duerme la noche”.

BIBLIOGRAFÍA CITADA

             Dante Alighieri: (2009) Divina Comedia. 12ª ed. Ed. Giorgio Petrocchi. Trad. y nts. Luis Martínez de Merlo, Madrid, Cátedra.

             Doucet, Montserrat: (2014) Mar de Chira. Introd. Laureano Albán, Madrid, Polibea. Col. El levitador, nº 48.

[1] Esa noche de amor culmina en el poema del libro cuyo título coincide con el de la cuarta parte: Deshielo (Doucet, 2014: 62). La poeta elige aquí, además, un recurso consistente en asociar palabras referentes al campo semántico del frío y del hielo, de la congelación, para poner en pie una relación amorosa tropical y tórrida que debería ser asaz calurosa. Evidentemente, ese frío que el amor desatado consigue deshelar, como la última palabra del poema concluye, es el frío de la muerte del que no pueden desprenderse ambos personajes, que están juntos por encima del tiempo y de sus propias y trágicas muertes pasadas, de un amor que entonces no pudieron disfrutar, y del que ahora gozan siempre con la presencia de ese escalofrío de fondo que les recuerda la tragedia. En este sentido, la protagonista de Mar de Chira, la voz poética o yo poético, y el muchacho, me recuerdan, en lo que tiene de amor fantasmal, doloroso e imposible, a la historia de Francesca y Paolo que aparece en el Canto V del Infierno de la Comedia de Dante (versos 73-142).

[2] El poema del abandono de la isla, Chira sin mi (Doucet, 2014: 63), con los versos que muestran el alejamiento de la isla: “EL catamarán, cremallera//que va abriendo y cerrando//posibilidades sobre tus aguas”, sutura, cose así el agujero que se había abierto sobre la superficie de las aguas por las que había accedido el muchacho. Se cicatriza el acceso al otro mundo cuántico, bloqueándose la conexión.

[3] Probablemente perteneciente al grupo indígena de los huetares.

[4] No en vano, la quinta y última parte del poemario se titula La ebria de mar (67).

[5] En Solo el instante (71), donde “el instante” es “sólo la vida”. Toda una vida es un instante, en una reflexión “meta-cuántica”.

[6] Un lugar en el mundo que se define en el poema Desdibujada orilla (75): “antes de encontrar la desdibujada//orilla que me acoja”.

[7] Donde duerme la noche (77).

DE LA LITERATURA CUÁNTICA A LA POESÍA CUÁNTICA (II) —espacio y tiempo cuánticos—

Autor: José Carlos Rodrígo Breto

Seríe: Poesía Cuántica

 

“—Verdad debe de decir mi señor —dijo Sancho—, que como todas las cosas que le han sucedido son por encantamento, quizá lo que a nosotros nos parece un hora debe de parecer allá tres días con sus noches.
—Así será —respondió don Quijote”.
Don Quijote, 2ª Parte, cap. XXIII.

 

            Una primera fuente que establece “lo cuántico” en el arte literario la podemos encontrar en sendos trabajos de Manuel García Viñó: La novela relativista y quántica. Materiales para la construcción de una teoría aplicable a otras artes (Madrid, 1995) y Teoría de la novela (Barcelona, 2005). En ellos, su autor aboga por diferenciar dos estados de la novela. Una novela clásica o newtoniana que ha periclitado dejando paso a lo que denomina como novela quántica[1].

            Así, basándose en que la realidad no es aquello que los sentidos nos dictan, ya que el universo no se mueve ni obedece en función de las leyes de un determinismo newtoniano sino en función del principio de indeterminación, la concepción cuántica universal marcará de forma determinante la manera de ofrecer la realidad mediante el empleo del tiempo y del espacio puestos en perspectiva relativa. Espacio y tiempo se diluyen, comparten el mismo lugar, corren mezclados para dar lugar a nuevos sucesos temporales en la concepción de la novela moderna. Con la desaparición del tratamiento clásico del espacio y del tiempo se darán lugar a otros fenómenos temporales que, incluso, sitúan a las novelas en un nuevo paradigma literario.[2]

            Además, en esta nueva novela quántica, la concepción del personaje se ha visto alterada gracias al perspectivismo y a la reconcepción o recreación de lo espacio-temporal.

          En la novela quántica ya no aparece un personaje central al estilo clásico, ni obedece a premisas prototípicas, ya no se puede designar a un personaje central como protagonista del fluido novelístico, sino que ha sufrido una mutación para integrarse como una pieza más en el engranaje narrativo, para colocarse al servicio del mecanismo narrativo-literario en conjunto. A diferencia que en la novela clásica –en ella el argumento y la trama obedecen a la lógica– en la quántica los parámetros espaciales y temporales se atienen a la peculiar estructura lógica del autor que puede, así, alumbrar ilimitadas variaciones de un acontecimiento. Todo el eje narrativo se supedita a la interpretación subjetiva y también, por ello, a las dudas, porque los sucesos y el devenir de los personajes se presentan ahora como puntos en el marco de lo espacio-temporal.

         Este recurso de reinterpretación genera la gran peculiaridad y particularidad de esta nueva novela: pasado y futuro son tan reales y presentes como el presente propiamente dicho. Se ha dinamitado el espacio-tiempo clásico, se ha reconcebido como un espaciotiempo mucho más interesante. Una obra ejemplar para mí, que se define por estas características y, además, define las características mismas en sí, es Austerlitz[3] (Múnich, 2001) de W. G. Sebald, e, indudablemente, estas claves se encuentran en el poemario de Montserrat Doucet, Mar de Chira, lo que me permite una aproximación y análisis desde este punto de vista, independientemente, como se verá, de que se trate de poesía y no de narrativa.

           Como complemento a esta visión de novela quántica proporcionada por García Viñó, contamos, además, con el texto de Gregorio Morales, titulado El cadáver de Balzac: Una visión cuántica de la literatura y el Arte (Alicante, 1998), donde se proporciona una visión general de la teoría, así como una aplicación más amplia, no solo constreñida al ámbito literario. La teoría cuántica propone una nueva estética que

“parte del hecho de que la realidad no sólo no se agota en las apariencias, sino que puede conculcar las leyes que consideremos sensatas; el mundo continúa más allá de donde hasta ahora lo habíamos creído y lo hace de forma no familiar, vulnerando el espacio, el tiempo y la causalidad” (Morales, 1998: 16).

 

          La aplicación de esta nueva estética a la literatura, donde los materiales de trabajo del escritor son, básicamente, el tratamiento del tiempo y del espacio, parte más de una necesidad del avance científico-técnico que de un mero modismo, aunque siempre debemos tener en la cabeza la advertencia de Sokal y Bricmont: el impostor, el diletante, el falto de talento, puede escudarse en la ampulosidad y ofrecer un texto, un poema vacío, amparado en estas premisas. En la próxima entrega de mi análisis veremos que Mar de Chira está cargado de talento, de un talento cuántico.

 

BIBLIOGRAFÍA CITADA

            Doucet, Montserrat: (2014) Mar de Chira. Introd. Laureano Albán, Madrid, Polibea. Col. El levitador, nº 48.

      García Viñó, Manuel: (1995) La novela relativista y quántica. Materiales para la construcción de una teoría aplicable a otras artes. Madrid, Heterodoxia.

              García Viñó, Manuel: (2005) Teoría de la novela. Barcelona, Anthropos.

            Morales, Gregorio: (1998) El cadáver de Balzac: Una visión cuántica de la Literatura y el Arte. Alicante, Epígono.

         Vonnegut, Kurt: (2009) Matadero 5 o la cruzada de los niños. Trad. Margarita García de Miro, Barcelona, Anagrama.

           Sebald, W. G.: (2002) Austerlitz. Trad. Miguel Sáenz, Barcelona, Anagrama.

      Sokal, Alan y Bricmont, Jean: (1999) Imposturas intelectuales. Trad. Joan Carles Guix Vilaplana, Buenos Aires, Paidos.

[1] Aunque no he encontrado este término escrito con la letra “q” en el diccionario de la RAE, así lo decide García Viñó. Por tanto, y desde este momento, dado que me ciño a su modelo, cuando me refiera a la novela quántica será utilizando esa grafía. No así cuando me refiera a lo “cuántico” como la cualidad de la física o en relación con el tratamiento del espacio y del tiempo desde esa peculiar perspectiva, entonces seguiré conservando la “ce”, ni cuando hable de “Poesía cuántica”, dado que he decidido acuñar este término así.

[2] A tal efecto, comparto la opinión del profesor Ángel García Galiano a este respecto (comentada en una de sus clases de Máster de Estudios Literarios correspondiente a la asignatura Transformación y transgresión de los Géneros Literarios) y me permito proponer como ejemplo de novela quántica que trasforma desde ese punto de vista la perspectiva del espacio-tiempo, y se instala en un nuevo paradigma, Matadero Cinco (Nueva York, 1969), de Kurt Vonnegut.

[3] Paradigma, además, del género de lo que hoy conocemos como autoficción.

DE LA LITERATURA CUÁNTICA A LA POESÍA CUÁNTICA (I) —algunas consideraciones generales—

Autor: José Carlos Rodrígo Breto

Seríe: Poesía Cuántica

“La lluvia es una cosa

Que sin duda sucede en el pasado”

Jorge Luis Borges, La lluvia.

 

           Casualidad y contingencia, dos de las características que definen lo que se puede denominar como “novela cuántica”, me llevaron, en el otoño de 2014, a descubrir en el poemario de Montserrat Doucet, Mar de Chira (Madrid, 2014) una construcción ejemplar para lo que determino como “poesía cuántica”. Después, otros trabajos, como La flor de la vida. Elogio de la geometría sagrada (Ocaña, 2016), de Heberto de Sysmo[1], han venido a demostrar que la “cuántica” en la lírica es algo más que un mero modismo. Esta visión poética se ha convertido en una necesidad de explicar el mundo desde la perspectiva de la física cuántica, de la teoría de las cuerdas o del fractalismo, como respuesta al mundo moderno en el que nos movemos, y en el que las tres dimensiones, o una mera imagen microscópica, ya no resultan suficientes. Ahora hay que referirse a lo cuántico, a lo micro-cuántico, si queremos encontrar un sentido al cosmos que nos rodea. Y de ahí este tipo de poesía.

            Casualidad y contingencia, en efecto, tal y como digo al principio de este escrito, porque en aquellos momentos me encontraba terminando mi tesis doctoral sobre aspectos de la literatura albanesa y el escritor Ismaíl Kadaré;[2] un trabajo que, entre otras premisas, buscaba demostrar que dicho autor es mucho más que un autor realista, entendiendo “realismo” como la corriente que lo adscribe o hermana con escritores como Galdós, Victor Hugo,  Dickens, Balzac o Zola –tal y como mantienen algunos críticos literarios, en particular de corrientes francesas y de la crítica española–, y en donde ese “realismo” se sustenta en descripciones y temáticas relacionadas con el ambiente montañés y las tradiciones albanesas, y que tampoco tiene nada que ver con el imperativo de las leyes del “realismo socialista” bajo el cual los autores de la Albania del tirano Enver Hoxha se vieron obligados a escribir.[3] Evidentemente, Ismaíl Kadaré es mucho más que todo eso, y además, su obra ejecuta un giro cuántico que pivota sobre una obra específicamente cuántica, Spiritus (Elbasan, 1996), un texto que, a la par, significa explosión e implosión de su narrativa, es una leche proteica que nutre el resto de su creación, que ya no volverá a ser nunca más la misma y le permite, de esa forma, componer algunas de las novelas cuánticas más complejas y modélicas de la actualidad, como por ejemplo, El accidente (París, 2008) o La cena equivocada (Tirana, 2008).

            Dio la casualidad, por tanto, de que me encontraba sumido en el análisis de los elementos de la “narrativa cuántica” en general, y de la obra de Ismaíl Kadaré en particular, cuando recibí la invitación para presentar[4] el libro Mar de Chira. Su lectura me abrió de inmediato un “horizonte poético cuántico” que se contiene en los poemas, y pude determinar, de inmediato, que me encontraba ante un ejemplo de “poesía cuántica”.

            Una investigación más a fondo de lo que podría encontrarse detrás de la llamada “novela cuántica”, o literatura cuántica”, podría conducir a errores, o simplemente hacernos topar con algunas bufonadas llevadas a cabo por desaprensivos y caraduras. La etiqueta “cuántica”, o “lo cuántico”, no siempre se utiliza de forma adecuada, y en la mayoría de las veces sirve para ocultar defectos. Generalmente, disimula el peor defecto de todos los posibles en la creación literaria: la escasez o la completa falta de talento. Eminentemente narrativo, este problema de la cuántica se exacerba si lo calcamos al ámbito de la poesía. Ya lo advierten Sokal y Bricmont en su obra, con el significativo título Imposturas intelectuales (Londres, 1988), en donde nos ofrecen su propia y particular lectura e interpretación de la aplicación de ciertas ciencias a las artes, entre ellas la física cuántica, concluyendo que muchas veces se toman estas teorías como un paraguas donde refugiarse para, finalmente, no aportar nada novedoso. De este modo, no será “poesía cuántica” un poema que utilice términos de la física cuántica, como tampoco lo son construcciones pomposas sin pies ni cabeza que pasan por ser, presuntamente, “cuánticas”.

            Comentado ya, someramente, lo que se oculta detrás de lo “no-cuántico”, en el próximo artículo será el momento de determinar las características de la “narrativa cuántica”, de la “novela cuántica”, origen y filiación, y cómo desde esa plantilla, he podido interpretar siguiendo esa clave el texto poético de Montserrat Doucet y los siguientes poemarios que como tales he podido clasificar.

 

BIBLIOGRAFÍA CITADA

            Doucet, Montserrat: (2014) Mar de Chira. Introd. Laureano Albán, Madrid, Polibea. Col. El levitador, nº 48.

            Heberto de Sysmo: La flor de la vida. Elogio de la geometría sagrada. Introd. del autor, Análisis y notas David Acebes Sampedro, Ilustraciones Vanessa Torres, Ocaña, Lastura, Col. Alcalima.

            Kadaré, Ismaíl: (2000) Spiritus. Trad. Ramón Sánchez Lizarralde, Madrid, Alianza. Col. Alianza Literaria, nº 36.

Kadaré Ismaíl: (2009) El accidente. Trad. Ramón Sánchez Lizarralde y María Roces, Madrid, Alianza. Col. Alianza Literaria, nº 245.

Kadaré, Ismaíl: (2011a) La cena equivocada. Trad. Ramón Sánchez Lizarralde, Madrid, Alianza. Col. Alianza Literaria, nº 308.

            Rodrigo Breto, José Carlos: (2015) Ismaíl Kadaré y la Gran Estratagema: reflejos literarios del totalitarismo. Tesis doctoral. Madrid, Universidad Complutense. Dirs. Jose Ignacio Díez Fernández y Francisco Javier Juez Gálvez. Fecha de lectura 15/06/2015. Inédita.

            Rodrigo Breto, José Carlos: (2015) Kadare´s Fortune in Spain: A Brief History of Its Reception. Ponencia leída en el XXXIV Seminario de Lengua, Literatura y Cultura Albanesa, organizado por la Facultad de Filología de la Universidad de Pristina, Kósovo, 21-08-2015. Inédita.

            Sokal, Alan y Bricmont, Jean: (1999) Imposturas intelectuales. Trad. Joan Carles Guix Vilaplana, Buenos Aires, Paidos.

 

[1] Pseudónimo de José Antonio Olmedo López-Amor.

[2] Véase bibliografía.

[3] Del problema del encasillamiento al que la crítica somete a Kadaré como autor “realista” y las etiquetas que le coloca para condicionar al lector, trato en mi ponencia Kadare´s Fortune in Spain: A Brief History of Its Reception. Véase bibliografía.

[4] Presentación llevada a cabo el 12 de noviembre de 2014, en la biblioteca del Centro Cultural Isabel de Farnesio, en Aranjuez.