Imagen

Corazones en Oporto…

Corazones en Oporto
Corazones en OportoEn el verano de 2008, un año antes de mi estancia Erasmus en Portugal,  me escapé durante un fin de semana a Oporto para poder conocer una de las ciudades más bellas del Atlántico Portugués.  Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Yo digo que en está imagen hay más de mil palabras que pueden sintezarse en una sola: amor con mayúsculas.

La pareja de la imagen fue capturada de manera furtiva e inesperada y la pose es completamente natural. Borré algunos colores, intensifiqué otros y transforme al Duero o Douro como allí lo llaman en un mar de melancolía “saudade” a la portuguesa, repliqué algunas gaviotas para hacer más hermosa la escena, dije verde que te quiero verde al cesped y un breve texto fue editado en la base del asiento, del banco del amor… puede que justo la viva expresión de lo que estaban sintiendo y no se atrevian a decir o de lo que estaban pensando. En cualquier caso quedó por escrito.

Cierro con un breve poema recordado de cierto autor portugues cuyo nombre simplemente he olvidado:

mis ojos en tus ojos, tus ojos en mis ojos / imagina la sombra.

 

 

 

 

 

Cromatismos y sombras

Exposición de pintura
Exposición de pintura en Gaztambide, 21

Estimados amigos y compañeros del mundo poético. La pintura es un hermoso arte, que basa su filosofía en la imitación de la naturaleza que nos circunda. A veces también da pie a la creación de mundos nuevos, en los que invitamos a participar al observador.

La presente exposición constituye un breve recorrido por la obra gráfica de David Blanco (David2), caracterizada por el uso del color y la búsqueda de la expresividad en las formas.

Que la disfrutéis.

El autor.

le entregué la vida al arte

Autor: David2

Le entregué la vida al arte y vislumbré eternidad. Lo di todo, lo gané todo y aún así me tuve que desprender del lastre ego. Fui roto para poder ser reconstruido, compuesto con cierto opus caementicium extraído de las calderas del averno.

Fui feliz en la consumación del vacío, en lo imposible. Vi brotar luz de agujeros negros y en su interior gire con ellos. Con todo, me fueron dados a entender abstractos conceptos.

Volar en impermanencia, ser bello no siendo. Serlo todo o  no ser nada en transparencia.

Vivir despierto, morir en verso, renacer en sueño, cabalgar la alborada, amanecer silente, anochecer atardeciendo. Llegar a otro cuerpo y preñarlo con la duda de no sabré. No, nunca sabré que domina lo que espero quien se esconde en la negrura de tu silencio.

Cuáles son las nuevas demandas del inconsciente, cómo adaptarse a ello.
¿En qué piensa el barquero cuando no rema?

¿Ser lobo,
ser cordero?
Duda.
Desconcierto.

La callada dijo al silencio:
(vacío)

Y entonces llegó la luz.

——————————————————————————————————————————————————————————-

Con este poema perteneciente a un breve trabajo poético al que su propio nombre da nombre desde Verde Luna os damos la bienvenida a un nuevo curso poético. También un saludo.

Homenaje a Javier Lostalé

Homenaje a Javier Lostalé
Homenaje a Javier Lostalé

Por David 2

Este miércoles Verde Luna estuvo acompañando a un grupo de amigos de Javier Lostalé en un merecido y sentido homenaje en Libertad 8. Nuestro colaborador David González ejerció de coordinador y de maestro de ceremonia del evento. Durante el sentido homenaje destacó la intervención de la joven poeta Lidia Fernández quien dedicó a Javier una versión musicalizada de uno de sus poemas.  El poeta del amor no consumado, así es como nos gustaría definirlo ya que en su poesía parece que existe un hondo resplandor amoroso que va más allá del plano pasional para adentrarse en páramos casi metapoéticos en los que tan sólo transitan los grandes poetas de las letras españolas como Don Vicente Aleixandre cuya alma siempre palpita con frecuencia detrás de los poemas más luminosos de Lostalé. ¿Qué puede afirmarse de un poeta que es capaz de zambullirse en el interior de un, aparentemente, objeto aséptico como una radiografía y desvelar toda una poética, toda un mundo dentro del mundo que permanecía oculto?

Por mi parte tuve la enorme suerte, por deferencia de mi compañero de tintas David González, de subirme al escenario y poder recitar para sus oídos y el de otros muchos amigos y amigas el poema que cierra su última antología. Queremos concluir con unas palabras de Don Vicente que nos sirven para consumar este breve artículo la esencia de los poemas de este poeta del amor no consumado:

“Bellos, como el intacto pensamiento solo: un resplandor.”

Atardeces

Autor: David 2

Atardeces con sabor a despedida,
pero al alba, tras la penumbra olvidada
quedará tan solo el rumor de un beso cierto que toma forma.

En ese momento la rosa también tiembla pensando en ti

y una nueva espina nace reblandecida.

Ahora, a mi lado, más que amanecer…

Atardeces
Todos los atardeceres son promesas incumplidas.

    …floreces

Huésped de si mismo

Huésped / Roberto Terán

Editorial Serendipia, 60 páginas

Por: David Blanco

Calificación: ** (interesante)

1. m. y f. Persona alojada en casa ajena

Resulta agradable encontrar un soplo de brisa fresca en el ámbito poético español: hablamos de Roberto Terán.

Una vez más tenemos entre nuestras manos un libro de cuidada edición por parte de la editorial Serendipia, limitada por cierto a tan sólo 350 ejemplares bajo licencia Creative Commons. En “Huésped” el autor compone desde una poética que entronca con lo más profundo del ser, una mirada noble que hilvana su propio conjunto de nobles verdades, hay profundidad y hay existencia.

3. com. Biol. Vegetal o animal en cuyo cuerpo se aloja un parásito

La inexistencia de cualquier clase de artificio o de adorno innecesario hace que cada uno de los poemas del trabajo posea en si mismo sentido y destino. Es probable que a algún lector le llame la atención la inexistencia de puntuación en algunos de los poemas del trabajo que unido a la excesiva longitud de algunos versos pueden enmarañar el ritmo hasta hacer ciertamente difícil la lectura de los mismos, pero es de suponer que a todo autor se le concedan ciertas licencias artísticas… por algo es creador. Es especialmente destacable en el trabajo la voluntariedad manifiesta de construcción de puentes entre todo poema y el lector enriqueciendo la lectura y haciéndola notablemente amena.

5.com.p. us. Persona que hospeda en su casa a otra

El poemario posee una segunda parte titulada “Véra” que resulta ser particularmente intimista estando conformada por un total de once poemas en los que se establece un marcado e intenso diálogo entre el poeta y una figura femenina presente a lo largo de esta segunda parte del poemario.

Sin duda el libro es el resultado de una máxima que el autor plasma en un poema al inicio de la obra titulado “Papel en blanco”: “… las cosas hay que escribirlas para que sucedan”.

Os dejamos un enlace a la página sobre el autor en la editorial serend(!)pia: http://www.serendipiaweb.com/autores/roberto-terán/

Huésped
Huésped

Keyif

Por: David Blanco (David 2)

Keyif estambulita.
Keyif en Estambul.

Estoy en el corazón de Estambul, en el barrio de Sultahamet. Recostado en un banco, descanso mis posaderas en uno de los muchos bancos con los que está adornada está plaza estambulita. Gracias a un simpático húngaro (fabricante de cañones) desde 1453 esta ciudad deja de ser cristiana para ser musulmana. Desconozco porque pero creo que la catedral de Santa Sofia guarda misteriosamente una cantidad infinitesimal de secretos difícilmente apercibidos entre el juego de luces generado por sus muchas vidrieras y entradas de luz natural.

Keyif es un estado de bienestar del cuerpo y de la mente, una forma de llevar a cabo una vida contemplativa y sin excesivas preocupaciones. Es probable que la memoria de esta antigua tradición siga observándose en la moderna Estambul. Apenas la he intuido y es por ello que he decidido quedarme dentro de las murallas de la antigua ciudad. Creo que cada vez me interesa vivir más mi presente a través del pasado en ciudades y campos llenas de matices que son completamente nuevos. Vivir o no vivir en la novedad constante, he ahí el dilema.

Para tener un buen keyif hay que dejarse llevar, cerrar los ojos y tumbarse en cualquier banco a la luz del día o a la luz de la luna. Cuando cerré los ojos me vi convertido en bala de cañón que partía furiosa de un lado al otro del Bósforo, me movía a través del ligero y gélido filo de una cimitarra engastada en oro y rubíes que cortaba el aire justo en el punto intermedio entre oriente y occidente. Me ví convertido en un bastardo, en uno de los muchos cientos de hijos que cada sultán tenia a bien tener en vida, aunque fuera o fuese por mera afición. Fui eco de canciones de derviches, gire con una mano orientada hacia el cielo y otra hacia la tierra, fui especia convertida en condimento, y alegre mil un estómagos satisfechos. Fui pensamiento antes de ser nombre, y antes de eso fui la idea del mismo nombre para acabar encarnando en poeta, en místico, en loco. A veces fui tan sólo un poema, otras pez de vida efímera tras ser pescado en el Púente Gálata por algún pescador de hombres. Cuando así lo quería la providencia volaba convertido en polvo de oro a través de Anatolia y penetraba en los sueños a través de los poros de trabajadores del campo así como en cierta ocasión fui barca que navegó durante casi trescientos cincuenta y tres años por las heladas aguas del Lago Van, para acabar consumido en un pobre fuego. Fui compañero del gran poeta Yünus Emre, y contemple como los restos del Arca de Noé eran asimilados por las nieves perpetuas del Monte Aratat. En aquellas montañas combatí y fui combatido, expulsado. Desde alguna cima mi mirada atravesó Anatolia y contemplé en silencio como dormía recostado en aquel banco de Sultahamet. Ahora volaba hacia mí convertido en cierto pájaro parecido al cuco actualmente extinto. Sus alas eran de fuego puro.

Entonces desperté. Me encontraba en la misma posición ridícula con la que me quedé plácidamente dormido mientras una cantidad indiscreta de barcos continuaban surcando las aguas del Bósforo. Los gatos seguían a lo suyo y los “Vagabundos del dharma” de Keruak seguía eternamente inacabada en algún rincón de mi memoria.

El canto de las gaviotas era el de siempre y las aguas se seguían dorando al atardecer.

Cuerno de oro. Estambul.
Cuerno de oro: esta foto da a entender porque recibe dicho nombre.

El rincón de Aleixandre

David 2 de Verde Luna y busto de Vicente Aleixandre en Miraflores de la Sierra

En un bello pueblo de la sierra pobre de Madrid, de cuyo nombre sí quiero acordarme, Miraflores de la Sierra, tenía su lugar de reposo nuestro poeta Aleixandre.

Más que un bella pedanía Miraflores es un hermoso mirador sobre dehesas, embalses… Se aprecian a pocos kilómetros las casas de Guadalix de la Sierra y casi se distinguen al fondo las cuatro torres de una ciudad de la que uno siempre escapa pero a la que siempre acaba retornando.

Es extraño, pero nadie en el pueblo parece haber oído de la vida y obra de Aleixandre… no así de Ramón y Cajal y su bella casa convertida en hotel. No hay ningún otro pueblo en España que disponga de tal densidad de nóveles … pero ¿a quién le importa? Casi el único recuerdo es este discreto busto que data de 2008…y que reposa en una pequeña plaza en la que imaginar a las montañas desnudas y a labios como espadas que besan la tierra del poeta que afirmo: “soy lo que soy, mi nombre al desnudo”.

De los rincones del alma

Ausente resplandor / Carmelo Sánchez Muros

Editorial Serendipia, 42 páginas

Por: David Blanco con la colaboración de Ingrid Bórquez Jaque

Calificación: ** (interesante)

Una visión, una imagen. Con esas simples herramientas Carmelo Sánchez Muros indaga y compila los efectos que el Sol de Sicilia ejerce sobre paisajes, piel e inconsciente.

La lectura de “Ausente resplandor” es lo más parecido a la brisa de un mar interior, apenas percibido al que sólo puede accederse tras un largo periplo invisible. A lo largo de la obra, el autor consigue que la luz del Mediterráneo acompañe al lector mientras lo preña de toda la calidez con la que ese mundo inunda a quien lo visita. La poesía con la que el lector podrá encontrarse en el libro es muy visual que llama la atención por el sumo cuidado con que se hilvana un verso con otro verso.

Los títulos, en lengua italiana, son descriptivos, frescos y ya anticipan el decoro y un hondo temblor que acompañará la lectura hasta el último punto. Llama la atención lo cuidado que está el lenguaje  a lo largo del texto, lo que dota a este de una textura especial. Un cierto exceso en la adjetivación carga en demasía una pretendida fácil lectura aunque suponemos que es el peaje a pagar por el lector a fin de acompañar en un viaje onírico, de navegar por un mar de sensaciones computadas desde el susurro de las olas, de unas ventanas que se abren y se cierran.. todo ello componiendo un paisaje críptico en el que sólo impera la ley de todo lo que no es ajeno al hombre.

Sí, en “Ausente resplandor “, Carmelo alambica Sicilia.

Os dejamos un enlace a la página sobre el autor en la editorial serend(!)pia: http://www.serendipiaweb.com/autores/carmelo-sánchez-muros/

Ausente resplandor
Ausente resplandor