La luz en las sombras – Entrevista a Marcia Mogro

Autor: David Blanco

La poeta Marcia Mogro – Foto cortesía de Germán Gaymer

 

Estamos nuevamente compartiendo una interesante velada con Marcia y Germán en su living una estancia maravillosa e intrigante mezcla entre museo y altar artístico. Marcia y yo nos conocimos de forma casual gracias a la referencia de una conocida en común, a quien ya entrevistamos también en su momento en Verde Luna, Magda Sepúlveda con quien volveremos a sentarnos a conversar sobre su nuevo ensayo.

Pero tiempo al tiempo. Ahora es hora de poder escurrirnos hasta un mundo habitado por la niebla, las sombras y las sensaciones más desconcertantes y frías. Porque es así como se siente la poesía altiplánica  con una fuerte raíz en la gens de pueblos originarios ya casi desaparecidos pero aún presentes con mucha fuerza.

***

¿Nos podrías decir cuando y por qué comienzas a escribir?

Cuando estaba en el colegio. Pero no sé realmente, escribí una poesía para una tarea del ramo de lenguaje y de ahí me empezó a interesar la escritura. Esto fue con 13 o 14 años.

 

¿Recuerdas cuál fue tu primer libro de poesía?

Mi papá nos leía de Amado Nervo, García Lorca que le encantaba, poesías antiguas del siglo de oro, etc. También Rubén Darío, Neruda, en fin, muchos y variados poetas…

 

¿Quién es Marcia Mogro?

Marcia Mogro (risas), es una persona tranquila que no le gusta salir, que prefiere estar en su casa. Haciendo mis cosas adentro, en el interior.

 

¿Cuando llegaste a Chile?

En el 85. Chile me encanta, soy feliz aquí.

 

Hablamos de tu poesía

No escribo poesía formal ni clásica, creo yo. Escribo más libre. Me preocupo del ritmo, me interesa mucho el trabajo con el lenguaje y sus múltiples posibilidades . No me gusta escribir rimado, aunque sí me puede gustar o interesar en otros autores.

Los temas que me importan están siempre relacionados con seres, espacios y sociedades marginales, apartados, exterminados por el poder y la ambición. Los que quedan fuera del sistema y no tienen manera de habitar el mundo, pero, sin embrago, lo habitan.

 

¿Cuál es tu trabajo favorito? ¿Si pudieras elegir con qué trabajo te quedarías de tu obra?

He escrito un total de 8 obras.

  • Semíramis, 16 mg.-
  • Los jardines colgantes
  • De la cruz a la fecha
  • Lacrimosa
  • Excavaciones
  • Exposición de alto riesgo
  • Restos del cielo, partes vestigios fragmentos rastros
  • De los estados, su ánimo

 

En todos estos textos siempre me perece que falta algo, o que sobra alguna palabra. Siempre creo que falta algo. No me quedaría con ninguno, solamente con fragmentos y con imágenes de cada uno.

No tengo un trabajo favorito y no me quedaría con ninguno de mis libros.

 

Háblanos del tu periplo editorial

Mi primer libro fue publicado en Chile con Editorial Caja Negra y Documentas y luego con Ediciones del Hombrecito Sentado. Aquí en Chile me han hecho una edición en Palabra Ilustrada, una editorial que hace libros de autor, con dibujos, con tapa dura etc. Cuando se terminó la editorial El Hombrecito Sentado, comencé a publicar con Plural Editores y sigo con ellos hasta ahora.

Nunca permito que el editor me diga nada respecto a lo escribo, entrego el texto listo y diagramado y tal cual debe ser publicado. No leo poesía. Prefiero leer novela y ensayo. En poesía son pocos autores los que me interesan. En novela me gusta una gran variedad, desde los clásicos hasta los contemporáneos. Novela latinoamericana, europea y americana en general.

El escritor boliviano Jaime Sáenz es un referente absoluto en mi poesía, murió en el 86. Aunque su trabajo es absolutamente diferente del mío, fue un maestro para mi.

 

¿Qué tipo de poesía te gusta escribir?

Escribo cosas que estén comprometidas conmigo, que me interesen. Obviamente la obra de todo artista tiene algo de autobiográfico, así que hay referencias a mi biografía pero sobre todo a asuntos sociales que me afectan.

Quiero escribir como yo. No quiero imponerme ninguna obligación de representar a ninguna ideología ni país ni época ni nada. La libertad es la gran condición del arte.

 

Nos ha llamado la atención el título del libro “Los jardines colgantes”, nos podrías hablar un poco más del mismo

Es un libro que tiene muchos niveles de lecturas. Es un recorrido de un momento de vida, de un ser cualquiera, donde se muestra ciertos modos de caminar, de estar en el mundo en determinados momentos.

 

Y “De los estados, su ánimo”, ¿qué nos podrías contar?

Este libro habla de diferentes estados de ánimo. Retrata paisajes interiores. Es un libro bien cinematográfico por las imágenes que contiene. Al leerlo uno puede imaginarlas y situarse en un escenario.

 

¿No hay alegría en tu poesía?

No se, no creo, en realidad, no me interesa que haya alegría o no. No se cómo explicarlo; la escritura para mí no es algo alegre, es algo terrible y complicado en la medida que son temas y asuntos que me inquietan o preocupan. No escribo para ser feliz ni para hacer feliz a nadie. La felicidad es algo que no me interesa pues no creo en ella como tal sino más bien en breves momentos en que uno siente felicidad.

 

¿Podrías hablarnos de tu proceso creativo?

Mi proceso creativo es largo. Demoro más o menos dos años.

No me siento a escribir todos los días y solo escribo cuando encuentro algo interesante sobre que escribir. Estoy todo el tiempo con lo que se llama “la mirada poética”. Tomo notas de diversas cosas, pueden ser conversaciones, películas, música, cualquier situación que me llame la atención y que me parece que aporta a lo que estoy investigando. De ahí paso a computador las notas de todos mis papeles. Miles de notas he perdido. Después ya comienzo a escribir. También corrijo y boto bastante. Creo que no todo lo que uno escribe es bueno y hay que aprender a botar.

 

¿Qué opinas de nuestro Blog Verde Luna?

Me parece interesante. Siempre es bienvenido un espacio donde se pueda conocer autores y textos. Es importante la variedad y continuidad. Pensaría en actualizar más seguido y conseguir aportes críticos, ensayos y abrirse a otras artes.

***

Así es como acaba nuestra velada poética, entre recuerdos de viajes por los más diversos rincones del mundo, nuevas sugerencias para el blog, nuevas referencias de interés pero sobre todo invocando, invocando, invocando.

En un próximo post de Verde Luna profundizaremos en uno de los trabajos de Marcia que nos ha resultado más inquietantes, más perturbador “Restos de un cielo. Partes, vestigios, fragmentos, rastros”. Todo ello con una pizca de luces entre las sombras. 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Las muchas vidas literarias de Heberto de Sysmo: de haijin cuántico a poeta del lenguaje

Heberto de Sysmo & José Carlos

 

Detrás de Heberto de Sysmo, emboscado, se esconde Jose Antonio Olmedo López-Amor, un poeta prolífico y a veces cuántico, aunque en su último poemario haya intentado descifrar el inmenso enigma del significado del lenguaje. También codirige la Revista Crátera de crítica y poesía contemporánea y, en esa tarea de crítico, acaba de publicar Polifonía de lo inmanente (Lastura/Ediciones Juglar). Hace poco firmó, además, un precioso libro de haikus en compañía de su gemelo literario, el poeta Gregorio Muelas.Heberto de Sysmo tiene un currículo impresionante, repleto de menciones, premios, y publicaciones. Entre su obra destaca el poemario Testamento de la Rosa, que resultó finalista del VI Certamen Nacional de Poesía “Poeta Juan Calderón Matador 2014”, el ya mencionado libro de haikus La soledad encendida (Editorial Ultramarina Cartonera & Digital, 2015) en compañía de Gregorio Muelas, y el poemario de 2016 titulado La flor de la vida, Elogio de la geometría sagrada (Lastura Ediciones), con el que fue finalista de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana 2017. Su último libro es Maldito y bienamado bibelot (Baile del Sol), primer premio de poesía Certamen Nacional de las Letras Isabel Agüera Ciudad Villa del Río.

En Verde Luna nos hemos preocupado por su obra, que ahora os enlazamos como prólogo a esta entrevista. Sobre su nuevo poemario, Maldito y bienamado bibelot, esta es la crítica que le hicimos:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2018/06/08/maldito-y-bienamado-bibelot-de-heberto-de-sysmo-el-rabino-low-y-la-feliz-pinata-del-lenguaje/

La crítica del poemario La flor de la vida, Elogio de la geometría sagrada, aquí:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/03/24/de-lo-molecular-a-lo-cosmico-un-poemario-para-geometrizar-el-mundo/

Crítica de La soledad encendida, haikus en compañía de Gregorio Muelas:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/07/24/la-soledad-encendida-haikus-un-museo-natural-del-verso/

Sobre Polifonía de lo inmanente, libro de crítica poética junto a Gregorio Muelas:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2018/05/14/polifonia-de-lo-inmanente-guia-del-autoestopista-poetico/

Reseñas de algunos números de la Revista Crátera de crítica y poesía contemporánea que codirige:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2018/03/13/segundo-numero-de-la-revista-de-critica-y-poesia-contemporanea-cratera-en-las-trincheras-de-la-belleza-poetica/

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/05/25/presentacion-de-la-revista-de-critica-y-poesia-contemporanea-cratera-poesia-para-tiempos-deshumanizados/

 

1-Empezaremos hablando de tu nuevo poemario, ¿qué podemos encontrar en Maldito y bienamado bibelot?

Es un ensayo poético sobre el lenguaje entendido como un ente propio, no como una herramienta o un abecedario que podemos emplear a nuestro antojo, ni como una capacidad gnóstica. Me puse a reflexionar un día tras la lectura de un ensayo de Enrique Sesna que se titula Genealogía de la soberbia intelectual, publicado por Taurus, en donde nos cuenta la manipulación histórica que había sufrido la cultura durante generaciones y la importancia del lenguaje en la cultura no solamente literaria, sino humana. Si cuando nacemos no nos instruyen en la lengua seríamos seres ferales, Mowglis en la jungla. Es algo científico.

2-¿Cómo estructuras un poemario que nace de unos conceptos tan complejos?

El poemario tiene cuatro partes: la segunda, tercera y cuarta se refieren a las potencias de la literatura según Roland Barthes: Mathesis, Mímesis y Semiosis, mientras que la primera parte del poema se basa en la Physis, que la añado yo como aludiendo a esa parte humana. Además, le he dado mucha importancia a los títulos de los poemas con un valor catafórico muy importante. Son poemas muy breves y ocurre un poco como con los micro relatos, que el título forma parte del cuerpo del texto. En ese caso, hay que atender muy bien a lo que se quiere decir en el título porque es como un verso más. Y muchos de estos poemas se pueden leer de abajo para arriba, al revés, por esa direccionalidad del ser al lenguaje y del lenguaje al ser, algo que intenté representar en los poemas de esta manera.

3-¿Entonces el lenguaje es el absoluto protagonista de Maldito y bienamado bibelot?

En el poemario aparecen muchas referencias a Stefan Mallarmé, hermético de la poesía, que tenía un soneto acabado en –ix y le faltaba un rima pare terminarlo, así que inventó la palabra petix y la llenó del sentido que él quiso darle. Maldito y bienamado bibelot atiende a eso precisamente, al llenado de sentido de la palabra, a ese forzar el lenguaje, a ese quebrar una convención que es una palabra y dotarla de un significado. Sobre esos aspectos gira el poemario. El bibelot al que me refiero en el título he querido representarlo con caballo hueco, un caballo de Troya. El lenguaje como tal, que no sabemos qué es, utiliza la escritura y la literatura como caballo de Troya para entrar en nosotros. Pero también esto puede darse al revés porque, al final de todo, el hombre es el Dios. Somos tan capaces de crear, incluso la Inteligencia Artificial, que llegará un momento en el que sobraremos. Y lo que hayamos hecho nosotros será lo que perdurará.

4-Se nota que este es un poemario muy especial y significativo para ti…

Desde luego, y no puedo sino agradecer a la editorial Baile del Sol que hayan querido mi poemario desde el primer día y hayan hecho una edición muy buena que además cuenta con el prólogo de José Luis Rey, poeta al que admiro. Y después tuve la suerte de que Maldito y bienamado bibelot se llevó el Premio Nacional “Isabel Agüera” Ciudad de Villa del Río, y pude incluir en la publicación unas palabras muy hermosas de uno de los miembros del jurado.

5- ¿Una de tus influencias reconocidas son los novísimos, verdad?

Yo casi diría que la segunda oleada de novísimos, aquellos que Castellet se dejó fuera, pero la verdad es que no son ni ellos ni sus obras lo que me interesa, lo que me parece modélico es la manera en que rompieron con la poesía social y aportaron una forma nueva basada en la cultura. No me interesa ni lo camp ni lo pop, ni la escritura mecánica y automática que ellos propugnaban, pero sí ese punto de quebrantar una poesía social tradicionalista, popular y enquistada, gastada ante la que afloraron estas nuevas vertientes de crear. Gimferrer con su poemario Arde el mar, publicado con tan solo 18 años, es impresionante en su complejidad, una forma de versar que cambió el punto de vista, rompió las cosas y abrió nuevas vías.

6-¿Y en este momento hay alguien que este abriendo nuevas vías poéticas?

En este momento de divergencia creativa hay creadores que no son conscientes de que están marcando pautas y creando caminos. Ellos serán la nueva Generación poética que aparecerá algún día, ahora sólo están en periodo de formación. Son inetiquetables, y esto es a causa de la crisis de valores. La poesía se hace a título particular, nadie busca unirse a ninguna causa o movimiento. Ahora mismo convive una Generación inconsciente de que lo es. El poeta a título individual es fácil de identificar con los denominadores comunes ya establecidos, pero ahora nos ocurrirá a la inversa con esta Generación inconsciente, siendo identificables por las diferencias de sus libros, porque cada libro es distinto al otro. Esta polivalencia de temática y estilo define a la posible futura Generación ecléctica.

7-¿Esta futura Generación vive y se alimenta de las Redes Sociales, de Internet?

La posibilidad de escribir un poema y que aparezca en Google y publicarlo a los cuatro vientos tiene su parte buena y su parte mala. La divulgación, el que llegue a tanta gente, debería ser bueno, pero el que no sepa lo que está leyendo podrá tomar un mal trabajo poético como le apetezca y eso será algo peligroso porque se visibiliza lo que no merece la pena; por otra parte, el autor puede llegar a gente que de otra forma ni se propondría alcanzar. Como autores cruzamos océanos a golpe de clic y eso es indudablemente bueno.

8: ¿Qué te parece el que hayamos considerado en el blog de pensamiento poético Verde Luna a tu poemario anterior, La flor de la vida, como un texto de referencia de la poesía cuántica?

Estoy encantado. Y asombrado, No pensaba que mi poemario pudiera llegar tan lejos, ni mucho menos, lleno de agradecimiento. Es un libro de muchas alegrías, incluso ha sido finalista de los Premios de la Crítica Literaria de Valencia. Y efectivamente, es cuántico, porque allí se habla de asuntos geométricos y fractales. Desde luego. Que me adscribas a la corriente cuántica, que hables del libro en diferentes conferencias o que lo nominen a premios, son regalos inesperados que recibo con los brazos abiertos y que además conllevan una divulgación. La divulgación es vital para la poesía, en donde somos una minoría.

9-¿Qué opinas del Blog de pensamiento poético Verde Luna?

Pues tengo que felicitaros a todos lo que hacéis el Blog. Es algo muy necesario. Cuantos más foros de poesía haya, mejor, y acercar la crítica poética al lector es acercar la poesía. En Verde Luna he podido constatar el rigor de tu trabajo, por ejemplo, y la enorme vocación que se encuentra detrás de las reseñas, y eso no se ofrece en todos los blogs que se publican en las Redes. No suele verse muy a menudo el compromiso que tienes, y eso se percibe en Verde Luna, que debajo de las publicaciones hay una persona que lo vive y comulga con lo que hace. Y mira que hay blogs… Muchos hacen reseñas meramente testimoniales, de copiar la contraportada y poco más. Es importante que te digan que estás haciendo las cosas bien y en Verde Luna es así con esas críticas que subís.

10-Despídete con un pensamiento poético.

Ezra Pound decía que el poeta no sólo tenía el compromiso de crear, sino el de ser un modelo para la sociedad para la que escribe. Me quedo con esa reflexión, no solo creativa, sino también moral del poeta.

Gregorio Muelas: haijin urbano, poeta sonámbulo y crítico solidario

Por: José Carlos Rodrigo Breto

Gregorio Muelas es un estajanovista del trabajo poético. Arranca horas al sueño, a la noche y al descanso para poner en pie una obra enorme, no solamente dedicada a la forma lírica, sino que también codirige la Revista Crátera de crítica y poesía contemporánea. Como crítico, acaba de publicar Polifonía de lo inmanente (Lastura/Ediciones Juglar) y hace poco que firmó un precioso libro de haikus en compañía de su gemelo literario, el poeta Heberto de Sysmo.

 

Gregorio Muelas ha ganado el Poetry Slam del I Festival de Poesía de Valencia “Vociferio” 2011. Ha publicado los poemarios Aunque me borre el tiempo (Círculo Rojo, 2010) y Un fragmento de eternidad (Germanía, 2014), y el libro de guiones de cine Cuando la aurora le hable al tiempo (Círculo Rojo, 2011), además de prólogos y poemas en varias antologías de asociaciones literarias y culturales. Algunos de sus poemas han sido traducidos al japonés, al ruso y al rumano.

1-Uno de tus últimos libros es La soledad encendida (Ultramarina Cartonera), un libro de haikus escritos en compañía de Heberto de Sysmo, seudónimo de José Antonio Olmedo López-Amor. ¿Por qué el haiku? ¿A qué se debe que hayas elegido esa forma para expresarte poéticamente?

El haiku siempre ha sido un reto. Siempre se me ha colocado en una corriente poética que se nutre del culturalismo y de los novísimos, definiéndome como poeta torrencial. Por eso para mí era un reto, realmente, tratar de ceñir mi poética, mis versos, a un formato tan reducido. Era y es un reto apasionante, sobre todo por el hechizo y el encanto que posee el haiku, y por la corriente de espiritualidad que transmite.

2-: ¿Qué dificultades presenta el haiku para un autor occidental?

Con el tiempo me he ido dando cuenta de que es un mundo casi inabarcable, con un sinfín de subgéneros. Detrás de la aparente sencillez del haiku hay una gran complejidad. La inmensa mayoría de los poetas actuales afrontan el haiku como si fuera un género en sí mismo, y no lo es. Es una forma de vivir, una forma de trascender, y esto es lo que me apasionó. Por eso quise que mi creación poética siguiera esa vía, aún sin olvidar que somos autores españoles que escribimos en castellano y que practicamos un haiku desde este aquí y desde este ahora. De eso trata el haiku, además, de hablar de este momento, de eternizar un instante, que ese instante se perpetúe a través de esa pincelada, de ese poema que es incompleto y que el lector con su experiencia va a completarlo en la lectura.

3-El haiku exige, incluso, una tipografía propia y que se edite de una manera determinada, como demostráis en el libro de La soledad encendida

La importancia de que el haiku figure justo en el centro de la página y que navegue ese negro sobre ese blanco, sobre esa nada, en un concepto muy zen, aunque no sea el zen el punto de partida del haiku, sino más bien el taoísmo. El haiku debe figurar de esta forma en el libro para que se pueda paladear mejor. De hecho, los grandes autores aconsejan que se lean de dos a cuatro haikus, no más, y que se relean porque en una primera lectura siempre se escapan matices y con cada lectura se enriquece ese contexto que tenemos que reconstruir entre todos y, fundamentalmente, el lector. El haijin tiene que estar sumido en esa tensión poética, contemplar ese instante y plasmarlo en la página y que luego lo interprete el lector de la mejor forma posible, que se aproxime a ese espíritu inicial del autor que lo plasmó.

4- Sin embargo, existe una “crisis del yo” en la literatura de mitad del siglo XX hasta la actualidad, con una literatura del desarraigo a causa de la pérdida de identidad y de esa imposible búsqueda por recuperarla. Tal vez uno de los motivos por los que el haiku esté de moda sea porque hemos experimentado esa pérdida de la identidad…

En efecto, somos conscientes de que hay un vacío espiritual, de hecho la crisis económica es una crisis de valores…

5-Entonces ¿todavía crees que la poesía es un arma cargada de futuro?

Bueno, yo he transformado ese aserto tan manido de Cantos Íberos de Celaya y siempre digo que es un arma cargada de esperanza. A mí me sirve, no sé si la poesía tiene más o menos poder terapéutico, pero me sirve para vivir. No entiendo la vida sin la poesía. Tanto es así, que no sé muy bien en donde empieza el poeta y en donde acaba la persona, o al revés, porque conformamos la misma materia lo poético y la persona. La poesía convive conmigo, eso no lo puedo desarraigar de ninguna forma. Yo estoy inserto en mi contexto laboral y soy poeta también porque intento hacer las cosas de una forma original. A mí la poesía me mediatiza favorablemente.

6-¿Entonces logras conciliar la tarea poética con los asuntos meramente laborales?

Ese conflicto lo vivo a diario. Cuando estoy trabajando me lo estoy planteando todo el rato. Siempre busco la vía más original para intentar salir de ese contexto de la realidad impuesta. Vivimos en este momento de crisis, tanto económica como de conciencia, crisis en todos los sentidos, e intento aportar ese granito de arena para huir de ella buscando ser diferente desde la originalidad que todos y cada uno poseemos. Estoy habituado a la típica frase de “es que tú eres diferente”, “es que tú vas contra corriente”, “es que haces cosas que los demás no hacen”. A mi ese reconocimiento me incentiva para seguir en este camino en donde he sido muy precoz. A los siete años ya escribía mis primeros poemas y cuentos…

7-¿Es la poesía una forma de conocimiento?

La mejor forma de conocerse a uno mismo es decirse a uno mismo, plasmarse a uno mismo y compartirlo. Siempre he creído que la poesía sirve para compartir. Dejarla en un cajón no sirve para mucho. Sin duda, la vocación de la poesía es ser compartida. Además, yo creo que siempre acabara aflorando cualquier obra literaria, aunque esté pernoctando en un cajón durante un tiempo. Recuerdo el caso de La conjura de los necios de John Kennedy Toole… La obra siempre saldrá a relucir en algún momento. A lo mejor no sale hasta que debe, porque en el momento en que se hizo no era el adecuado. Hay muchos autores que van un pasito por delante. Por eso creo que la vocación nuestra es encontrar ese pasito, ir por delante y decir algo diferente, pero desde la humildad, porque yo no entiendo el arte sin humildad. De ahí el empeño de derrotar el “yo”, que inconscientemente siempre se filtra en la obra. Es un poco paradójico…, qué menos que escribir desde un “yo”, qué menos que buscar una identidad; en este caso se trata de que desde ese “yo” podamos compartir algo

8- ¿Cómo entiendes el dedicarte a una tarea como la poesía, algo completamente anticapitalista, en un mundo de literatura capitalista?

A mí me estimula. Soy rabiosamente consciente de que prevalece una literatura consumista y que la poesía es esa forma de socavar esa literatura que no podemos evitar, pero sí al menos debilitarla. Uno puede prostituirse en muchos aspectos, pero plegarse a aquello que va en contra de tu propia identidad cuando todavía la estás configurando…, porque la configuración de la identidad propia dura lo que dura una vida, y por eso plegarme a ese tipo de literatura comercial me crearía un conflicto aún mayor por esa plena conciencia que tendría, entonces, de que no estoy inserto en el mejor contexto para desarrollarme como quisiera.

9-¿Qué opinas del blog de pensamiento poético Verde Luna?

Pues me encanta que haya otro blog que se encuentre en la misma sintonía que mi blog La Biblioteca de Gregorivus, y que coincida con mis ideas poéticas. A través de las Redes Sociales, de Facebook, también puedes aprender mucho si sabes mirar. Os sigo, sigo el blog, y por ejemplo la visión personal que tú diste del libro de Heberto de Sysmo, La Flor de la vida, me sirvió de mucho a la hora de enfocar mi propia reseña. Así se completan las visiones críticas de las obras. Este tipo de blogs son muy necesarios precisamente por eso. Así que os doy la enhorabuena por el blog, de verdad.

10-Despídete con un pensamiento poético.

Uno debe escribir desde uno mismo y no hacia alguien, no tiene que pensar en el posible lector porque puede que ese lector no exista. Hay que escribir poesía desde sí hacia sí. Luego habrá alguien a quien le valga. Lo que es válido para uno también tiene que ser valioso para el lector, y de ahí el componente solidario de la poesía. La poesía es un faro para desarrollar el pensamiento crítico.

Maximiano Revilla: Cruzado del verso, poeta de la imaginación y el cortejo

 

Maximiano Revilla es una de las voces poéticas más particulares, originales y sorprendentes del panorama literario español actual. Y esos adjetivos con los que lo defino se los ha ganado a pulso y son producto de un afán de estudio y mejora inquebrantable, de un sentimiento poético fuera de lo común, y de una voluntad de bulldozer a la hora de percutir contra lo establecido y lo monótono.

Maximiano lleva un prodigioso y fecundo camino: Consonancias de la voz (2003), De todo lo que no se pierde (2005), Motivos venatorios (digital, 2013), Urbanidades y otras distancias (digital, 2013), Notateti (digital, 2013), Cuando se lanzan los cuerpos desde la terraza para ver qué sucede (digital, 2014), Pálpitos del tren que no vuelve (2016), Un cuántico aleteo en la boca (2017).

En Verde Luna henos realizado dos reseñas críticas de su obra:

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/01/20/palpitos-del-tren-que-no-vuelve/

https://verdeluna2012.wordpress.com/2017/10/16/tourette-en-los-no-lugares-o-el-poeta-que-desayuna-versos/

 

1-Tu último libro, “Un cuántico aleteo en la boca”, es una visión del mundo cotidiano con los ojos del poeta, pero ¿cómo ve el poeta el mundo de la poesía?

 Sorprendido, tremendamente sorprendido al comprobar cómo, en este mundo en el que nos movemos, vegetamos o simplemente esperamos a que todo termine, en este mundo donde la nota predominante es la excesiva velocidad, la evolución a toda prisa, la innovación hasta esos extremos a los que solo el hombre es capaz de llegar y continuar rodando un trecho más de patio o de cielo; digo que, el mundo de la poesía, es el único mundo estancado en la prehistoria de la historia, el único detenido en ese pasado que, si huele, y huele mucho, es a naftalina, a conservantes con sus letras y sus números, iguales a los que aparecen en cualquier etiquetado. Sí, el mundo de la poesía es el único que continua sin conseguir dar ni media zancada de olvido al pasado y seguir hacia el futuro, con algo de inventiva, el único que vive, tremendamente, cómodo dentro de su zona de confort, nadando entre esa roña que ocupa las playas alrededor de sus ombligos, en esas profundas simas de abstinencia y vértigo a la impaciencia de las cosas. Sí, estoy convencido que algunos intentaron salir y saltar del vacío al vacío, pero les ha sido imposible llegar a nadar sin ahogarse; y más que nada porque como decía Machado “La poesía hecha ahora, puede entretener a las masas e iniciarlas en la expresión de su propio sentir externo; ya que su interior solo podrá ser ocupado cuando lleguen los nuevos poetas con su nueva sentimentalidad”. Por eso, sin visos de que nada cambie, seguimos estando donde siempre estuvimos, en el carro de las resacas de cualquier buhonero, en la lista de clientes de cualquier comercial.

Sin dudar ni un instante afirmo que veo el mundo de la poesía: achacosamente viejo y enfermo, con las mismas caricaturas, las mismas discusiones y los mismos pensamientos generacionales que existieron y existen, desde siempre, entre padres e hijos, entre aprendices y maestros.

2-Eres un feroz combatiente contra los lugares comunes y las figuras de repetición en la poesía. ¿Crees que en nuestro día a día esos males son los causantes de muchos de los problemas que nos aquejan y nos hacen enfermar como sociedad? Parece que la rutina de lo cotidiano es uno de los asuntos que te preocupan en tu poemario.

El lugar común. ¡Ah, el lugar común! Esa palabra o frase o idea que, convertida en un vicio por su excesiva utilización, ya no aporta nada. Podría afirmar que, quien se expresa, con ellos, es por falta de imaginación, o de recursos para ampliar el cuerpo del escrito, puesto que resulta más fácil sustituir la búsqueda de ideas originales y creativas por otras ya gastadas, simplificándolas y simplificando los conceptos que, seguramente, merecerían perder o ganar tres o cinco instantes más para materializarlos y matizarlos, pero simplemente digo que, sobre todo, es por vaguería.

El lugar común, por las transigencias de este mundo donde se enciende la luz comunitaria, es el camino más sencillo para llegar cuanto antes a cualquier espacio, espacio donde siempre hay alguien que enchufa y protege para que no se noten mucho las distancias, distancias cubiertas por los curritos que realizan en la calle los trabajos sucios. Y sin embargo, tengo que reconocer que lo que para mí es un lugar común, para otra mayoría, al no haber leído el original, eso que les presentan ahora es originalísimo.

Sí, entiendo las figuras de repetición como la luz de otro día que, tal vez, llegue y nos traiga los mismos desatinos, los mismos errores, las mismas formas generales del adoctrinamiento, la misma manera sencilla de aprendernos, como Plateros, el camino a casa. Sí, tal vez a esa casa, siempre llena de silencios. Y sin embargo, lo que proporciona a la repetición su carácter novedoso, es lo mismo que la pone en duda: el hecho de que lo que repite, es algo que ya ha sido: un color kilométrico, un beso con cincuenta años cumplidos, una sonrisa que no tiene por qué tener historia, una situación determinada que, siempre niña, nos sorprende y nos llena de misterio. Sí, cuando no se ve y sólo se oye repetida una vez y otra vez la misma voz, surge la sorpresa en la mente del que escucha, aparece la imagen abstracta del momento agradable o desagradable, un objeto desmaterializado que despierta una vibración en la conciencia capaz de situarnos donde más le interese al poeta, en el mismo vértice del abismo, junto al espectro de la repetición que nos despierta.

Desde mi cabeza, totalmente reformada y amueblada por las imposibilidades de no alcanzar a tener nunca el título de propiedad, de sus encuentro y mis encuentros, en el bolsillo, afirmaría que sí, que nos han hecho, nos hacen y nos harán enfermar como sociedad, pero que, sin duda, estamos totalmente capacitados para sobreponernos y continuar.

Confieso que una de mis grandes torpezas o aciertos, a la hora de crear poesía, es haber llegado a comprender que nunca soy yo quien elige: ni sus temas ni sus formas, que después de amasar y amasar durante tanto tiempo el verso y el poema, son estos los que me dictan, qué y cómo escribir, por lo que sí, he de responder afirmativamente, parece que en esta ocasión, en “Un cuántico aleteo en la boca” es en la rutina de lo cotidiano por donde mejor se han movido. Lo único que a mí me dejaron fue escoger donde: de cuatro a siete de cada madrugada.

3-La tristeza… ¿viene de la mano de la falta de imaginación? Sin embargo, nadie más imaginativo que un poeta, como tú por ejemplo, y sin embargo tus versos viajan cargados de una amargura profunda y pesada. ¿Son tus poemas la admisión o el reconocimiento de una derrota?

Permíteme que para contestar a esta pregunta, comience utilizando unos versos de Baudelaire: “Hoy el poeta, cuando quiere imaginar […] siente el alma envuelta en un frío tenebroso, y, lamentablemente, se asusta de la visión”, y desde aquí, continuar negando que la tristeza venga de la mano de la falta de imaginación, pues es desde esta atmósfera triste y desgarrada desde donde el autor hace que el lector vaya ansioso a buscar esa alegría que echa en falta. Sí, es cierto que, de las emociones básicas del ser humano en el transcurso de su existencia, es en la tristeza donde, en más ocasiones, nos detenemos y con la que más tiempo desperdiciamos, pero también es verdad, que es esa misma tristeza, la causa que nos lleva a buscar las alegrías y los encuentros, la que cogiéndose de la mano de la imaginación pone en valor la felicidad, puesto que solo, después de sentir el aire del filo de su destreza, después de patalear y llorar hasta decir basta, se saborean de otra forma los escasos momentos felices que nos acompañan. Y sí, admito que mis tropiezos, más que nada, en los huecos inexistentes de las baldosas, son cada vez más dolorosos, pero todas las ficciones que he vivido y vivo en el sueño de los poemas, aunque nunca se hayan materializado ni se hayan modelado en la realidad, jamás las podré considerar como derrotas. Esos versos, poemas que tú dices, cargados de una amargura profunda y pesada, tienen como única intención “supuestamente” despertar, dos o tres pensamientos dulces, entre las mil hojas del posible lector. Y ya que reconocer o admitir una derrota supone primero constatar que hubo una batalla; acaso, esa, de un aquí y un ahora, la que se quiere despistar, desde esa guerra por edades hasta ese duelo inventicida demasiado enganchado a la sombra de las tristezas, no, que va, no voy a reconocer ni admitir ni constatar que en mí, haya habido derrotas ni duelos ni batallas. Voy a ser modosito. No voy ni a faltar ni arañar a nadie, mientras me sigan acribillando mis ignorancias, afirmaré que todo lo que me rodea es hermoso.

4-¿Encuentras en la poesía un blindaje a las agresiones de la vida cotidiana, una forma de decir lo que de otra manera te resultaría imposible, o un vehículo para mostrarte tal y como eres?

Al pensar que es la poesía lo que nos queda de aquellas humedades juveniles de los sueños, sí, tal vez tendría que reafirmarla como mi blindaje. Y sin embargo, por ser yo un ser relativamente insignificante, alguien que quitando a los trescientos  o mil amigos, y a un familiar que, durante mucho tiempo me han acompañado, creo que no tiene ningún sentido disfrazar, ni lo que hago ni lo que digo ni lo que soy, por lo que, en un momento determinado o indeterminado de mi historia, sobre todo cuando aún pensaba que la poesía era otra cosa distinta: acaso ese ir de la luz a la luz sin dolor, sin sombras en el recorrido, sin excesivos sobresaltos, sin inventiva ni creación, que yo me llamaba yo, y detrás de ese yo estaban, para blindarme al descalabro, mis avales. Esos avales de espuma desde los que me pensaba retractar. Pero hoy que el poeta es un asalariado más, un nominista, un currito por cuenta propia, un aficionado que dedica a escribir poesía, las horas que roba al sueño. Hoy que es el poeta otro mundo, otro prostituto de las palabras, otro mercenario del  ritmo, tal vez, ese que se contrata como autónomo y en ocasiones estresantes, completa el círculo de las canicas, del agua, del aire, de la tierra, del fuego, de todo lo que acoge los restos del funeral, y los deposita sobre las canas del alma. Hoy que mi pensamiento es una maraña de ideas y contra ideas, cubiertas por el polvo de la ignorancia y que mi cabeza funciona como las esponjas de los cuartos de baño, las que en su recorrido, bajo la ducha, se saturan con las ideas muertas, las que tras apretar, escapan para que de inmediato se vuelvan a saturar, sí, aquí que me muestro tal y como soy, podría decir que la poesía es un blindaje a las agresiones de la vida. Pero solo si me presionas, si no me escapo, de uno a cuatro instantes, con mi traje de cortejar.

5-Me consta que eres un profundo conocedor de las técnicas, de los ritmos, de las formas poéticas. ¿Qué opinas de mucha de esta poesía que se perpetra hoy en día, repleta de ripios, vacía, inocua, poesía de blog o de bloggers e, incluso, poesía de presentadores de telediario?

Ya que ser poeta es una pose de estudio, la foto fija que encabeza las bibliografías, los ratos de asueto que, de alguna manera, se han de ocupar y pasar hasta conseguir ver como maduran las cosechas del pensamiento en paro; sí, desde aquí, desde esta postura casi perfecta que se me otorga en mi descalabro, te digo que, una gran mayoría, por no incluir al mundo entero, es poeta. Y me parece muy bien, sobre todo porque pareciera que ser poeta no requiere título oficial, ni requiere haber leído más que los índices de los títulos de los poemas que aparecen al final o al principio de los dos o tres libros que sirven de guía. Sí, ser poeta lo es cualquiera. Y esto es así, en parte por el mamoneo que se traen y se trajeron los “supuestos poetas oficiales”, por el evidente endiosamiento del que hicieron y hacen gala después de haber alcanzado las subvenciones o los escasos trabajos con puesto fijo de la dedocracia, sí, por irse pasando de unos a otros, los encuentros, las avalanchas, los acelerones, porque en el fondo el lector de hoy ya no se cree nada. Como lo común es mucho más fácil y sencillo de hacer y de imitar y como han sido tantos años pagando como originales, marcas blancas, ahora está poesía ripiosa, de blogs, esta poesía vacía, parece ser esa venganza que nadie podía esperar. Y sí, pensando que poetizar es crear mundos nuevos desde la ignorancia, yo los aplaudo, y al estar de acuerdo con G. Blocker cuando escribe que, “Quien persigue lo desconocido no puede seguir caminos conocidos” estoy seguro de que al final, entre tantos, alguien aportará algo distinto, nuevo original y genial.

6-¿En el mundo en el que vivimos la poesía está condenada a la extinción?

Pareciera como si hoy, que lo divino y lo profano, lo terrenal y las mismas nubes del sueño, se hubiesen puesto de acuerdo para, con palabras y más palabras, convencer y convencernos de que así es; particularmente, yo no lo creo, y estoy de acuerdo con Yves Bonnefoy cuando dice que: “La poesía está para recordarnos que todas las palabras, incluidas las que usamos automáticamente, o tanto que parecen gastadas y poco relevantes, son las responsables de la realidad”. Porque sí, también la realidad es y se puede ver con los ojos de la poesía. Y sí, por supuesto que hay playas que, rastrilladas por la maquinaria de los ayuntamientos, apenas, si dejan huecos o fisuras donde tropezar y caer y crear y exclamar “¡si no hay poesía, que desierto!” Y si no hay palabras, ¡que distancia! Es cierto que en el lenguaje poético son las palabras quienes abren y cierran el camino hacia la creación de otros mundos posibles que nacen de ellas, pero es el autor quién ha de escoger la más conveniente para recrear y enriquecer la capacidad léxica de nuestra lengua, para mejor comunicarse, para no ser, ni hacer lo mismo que ya hicieron todos, para escribir mucho más que sentimientos. Por todo esto y otras siete o cinco cosas más, mientras haya hombres y palabras y sentimientos y realidades que contar, que reír o que llorar, habrá poesía.

7-¿Al ponerte a escribir un poema, qué autores, que tradiciones, bullen en tu cabeza? ¿Tienes algún poeta de cabecera?

Si mi condición fuese otra, esta pregunta sería la ideal para poder jugar basketball, para pelotear mientras nombro nombres, acaso, con la oscura e interesada intención de hacer saltar sobre cualquier casino sus referencias. Lástima no saber aprovecharme. Cuando aún no era consciente de que para escribir, primero se tenía que estudiar y aprender una serie de reglas, cuando no tenía ni idea de que, el poner sobre papel, todo aquello que bullía en mi cabeza, se denominaba poesía, cuando aún no tenía ni idea de nada, (ahora que tampoco la tengo, voy a intentar disimular, a ver si no se nota mucho mi ignorancia y mis tropiezos, y aunque, particularmente, no es que me importe, no sé; como que parece que viajo por otras latitudes y queda de otra forma) Sí, cuando todavía no era consciente de nada, cuando mi buen amigo, por no decir el único de aquel entonces, “Gustavito” me acompañaba, recuerdo que llegaron de visita en la merienda, un par de libros de autores que, por supuesto, con los once o doce años, yo no sabía: ni quienes eran ni que habían escrito ni cuando lo habían escrito ni cuales pudieron o no pudieron haber sido los motivos para escribir, me imaginaba que, también ellos, lo habían hecho como yo, sin saber. Mis ojos solo se habían detenido y fijado en que, el uno, arriba ponía: Herrera y debajo Poesía y el otro; Garcilaso y Antología Poética. El uno era de color marrón, imitando ful de cuero, el otro gris azulado de ceniza y triste compostura, casi, casi podría afirmar que de sombra y miedo. Con el tiempo, según iba aprendiendo cosas, cursando estudios, memorizando y olvidando reglas, se fueron sucediendo libros y autores y verso y poemas, tantos y muchos más, como para, al menos, llegar a rozar la suela de los maestros, pero no, no tengo ninguno de cabecera, que es la pregunta que me propones, todos están enfrente y sobre mi cabeza, en las estanterías o por no quedar ya hueco en estas, en el suelo. Pero sí, te voy a dar dos nombres que para mí, ahora, destacan sobre todos los demás: Laureano Albán y David Abad.

8-¿Es la lucha por conseguir el poema una batalla contigo mismo, o un combate contra todo lo demás que te impide dedicarte a ser poeta como, por ejemplo, el trabajo, las obligaciones, las facturas que, evidentemente, nunca pagaran la poesía?

Seguro que luego todo cambia, pero ahora mismo pienso que no es ninguna de las dos cosas: ni batalla ni combate. Ni tan siquiera lo concibo como una lucha, si de alguna forma tuviese que calificarlo o definirlo sería como mi filosofía de vida, y esta, no sería capaz de entenderla, si no fuese unida a todo lo demás, si no se besasen, la una a las otras, si no se acurrucasen juntas, si no durmiesen y despertasen en la misma habitación, aunque por la comodidad de los años, en camas unidas pero separadas; ya que, lo mismo que a otros les dio por no comer carne o beber cerveza sin alcohol o pisar descontentos o causar sarpullidos, a mí me dio, como tú en otro artículo, muy bien dices, por “desayunar versos”. Tú sabes, José Carlos, mejor que nadie lo raro que puedo llegar a ser, lo impreciso de mis convicciones, los desajustes entre el mundo, el verso y mi cabeza. Cuando no se busca ya nada, cuando no se espera ya nada, cuando tienes muy claro que solo escribes para ti y para, ( me repito) los trescientos o mil inquietos pensamientos que necesitados exigen el siguiente poema regalo, es más que suficiente y una gran satisfacción haber llegado al centro de su mundo. No, por supuesto que no voy a ser nunca merecedor de ningún premio, ni lo busco ni lo espero. Sé que es difícil, y psicológicamente no recomendable romper las tradiciones, quemar las enseñanzas que se tienen como normas a seguir toda una vida, los hechos y las acciones de otras vidas, en parte equivocadas o no, otras vidas que dijeron en su momento lo que les apeteció, eso es lo que yo hago ahora, disfrutar plenamente haciendo, de otra forma, lo mismo de siempre.

9-¿Qué opinas del Blog Verde Luna?

Hoy que la poesía es una serie de ofertorios que nada tienen que ver con el esfuerzo de las musas, ni tan siquiera con el principio firme de su significante oscuro, hoy que, más bien, tiene que ver con el disimulo, el engaño, el falso protocolo de las fiestas, con los números, las negociaciones, las estadísticas, los currículums, con saber cultivar el amiguismo y ser, un excelente relaciones públicas, para poder así, deslizar, de manera convincente, la mano por la espalda, creo que Verde Luna es un blog valiente, imprescindible para dar a conocer las últimas novedades de lo que literariamente se está imprimiendo. Mis más sinceras felicitaciones.

10-Despídete con un pensamiento poético

Me voy a despedir con unos versos de Laureano Albán, más que nada por pensar que en ellos va parte de mi pensamiento poético:

“El verso es una belleza no creada,

La que permanece debajo, muy por debajo

de la capa del maquillaje, es el poema”.

 

La mirada quiltra

Entrevista a: Magda Sepúlveda

Autor: David Blanco 

—————————————————–

¿Existe alguna vinculación posible entre cómo está configurada una ciudad, las relaciones entre el paisaje y paisanaje urbano? ¿Puede entenderse, analizarse Santiago desde un enfoque poético? ¿Qué rasgos de urbanidad están presentes en la poesía contemporánea? ¿Cómo ha cambiado la dinámica de la ciudad y su vinculación con el medio poético y humano desde el año 73?

Desde Verde Luna reconocemos que, la presente entrevista,  es uno de los trabajos que más tiempo hemos  estado persiguiendo.  Puede que haya sido también una de las más clarificadoras respecto a donde viene y a donde se dirige la poesía contemporánea chilena en su devenir histórico… pero sobre todo ha servido para constatar cómo se imbrica urbanismo con poesía, orden y metáfora con aspectos de la configuración urbana… y este (quizás) haya sido uno de los mayores descubrimientos.

¿Cuál es la leña que hizo de mi corazón un fuego negro?

Me visitan pies violentos, alas secretean en mi redoma, un

Dedo azul arranca mi frente como una cáscara vana?

           Humberto Díaz Casanueva

***

Magda Sepúlveda – Autora de “Ciudad Quiltra”

1- ¿Quién es Magda Sepúlveda Eriz?

Mi corazón es sureño, nació en el río Bío Bío y vuelve a él como se retorna al primer amor. Mis pulmones son de Santiago, respiro la movilidad de la metropolí y el sol de Los Andes me da alegría. Mi pies van cada día a la Universidad Católica donde enseño poesía y teoría literaria para pre grado y postgrado.

 

2- ¿Nos puedes contar cómo fue tu aproximación a la poesía a lo largo de tu trayectoria vital y profesional?

Mi recorrido comienza con un cuaderno adolescente donde trascribía todas las poesías que me interesaban, el cuaderno todavía lo tengo. Leía a Mario Benedetti y escuchaba a Piero, como gran parte de mi generación. Luego me interesó Humberto Díaz Casanueva, sobre quien hice mi tesis de licenciatura. Después en el doctorado me interesaron los vínculos entre la poesía de los 60 y la moda, una “volá” que todavía me motiva. Ahí descubrí a Cecilia Vicuña.

 

3- Háblanos de tu libro “Ciudad Quiltra” ¿Por qué escribirlo?

Lo escribí para comunicar mi disfrute con la poesía. Para mí, los poetas son grandes escuchadores, especialmente de los lenguajes de la calle, luego dialogan con lo escuchado en sus textos. Entonces yo creo que ellos están interesados por los lenguajes“cuneteros” y no solo los lenguajes letrados. Yo puse atención a cómo ellos dialogaban con la calle, de ahí el nombre “quiltra”, que es el perro callejero.

 

4-La Editorial Cuarto Propio indicó que el libro tiene su demanda propia y tiene reseñas en revistas alemanas, norteamericanas y argentinas. Se agotó en la primera edición y van a sacar una tercera edición. ¿Cómo se explica este éxito?

El análisis del urbanismo de Santiago y cómo se vincula con la poesía acerca al lector. Entonces los paseos peatonales mencionados se pueden recorrer, las hospederías y las discoteques también. Puedes usar el libro como un mapa literario. O también un mapa de la poesía chilena escrita entre 1973 y 2013 que incorpora lo urbano en su reflexión.

 

5- De las tres partes en las que está estructurado el trabajo “paseos peatonales y baldíos: la dictadura (1971-1989), “poblaciones y hospederías: la transición (1990-2000)”, “mapurbes y discotecas: el último periodo de la concertación (2001-2010)” ¿cuál de las tres partes fue la más dura de de concebir y de escribir?

“La gente lloraba en Alemania cuando escuchaba a Raúl Zurita”.

La más difícil fue la de la transición, la que corresponde a “la poesía de los náufragos”.  Al leerla me di cuenta que esa fue una época de derrota, todo el movimiento social que luchó contra la dictadura fue pactado,  se le obligó a rellenar formularios para participar en cualquier actividad social, los partidos políticos enviaron a los luchadores para la casa, se quedaron unos lideres viejos que ya conocían la negociación política. Lo que se produjo fue una validación de la Constitución del año 80. Por ello, las voces de esta poesía son vagos, náufragos, gente sin casa o territorio firme.

 

6- De todos los / las poetas sobre los que hablas en el libro ¿cuál despierta en ti el mayor interés?

Puedo ser monógama en el amor pero no en la poesía. No tengo preferidos,  no quiero establecer un lugar.  No me importa el lugar sino el estar.

 

7- “Ciudad Quiltra”, recibió el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes a través del Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura. Cuéntanos como fue la interacción del trabajo con el referido fondo.

En trabajo lo desarrollé bajo la modalidad de creación de Fondart.  Me dejaron total libertad para poder escribir sobre lo que quisiera en relación a los temas y capítulos que había comprometido.  Chile es un país privilegiado, comparado con Perú, por ejemplo, respecto a los fondos concursales en el área de creación literaria. Pienso que en el futuro podría ampliarse más el área de promoción de la lectura, vinculando, por ejemplo, los escritores a los colegios. Ya hay avances.

 

8- El trabajo realizado con “Ciudad Quiltra” es un invaluable contribución al pensamiento de la literatura chilena contemporánea y ha tenido un interesante impacto que trasciende lo local ¿pensaste que el resultado de tu trabajo habría sido tan interesante, qué expectativas tenías a cerca del mismo?

Inicialmente pensé  que el trabajo  simplemente quedaría restringido al ámbito académico. Me he visto muy sorprendida por el tipo de público al que ha llegado. Lo leyó el papá de una amiga y un vecino, a quienes les agradezco su tiempo.

 

9- El trabajo está publicado con la Editorial Cuarto Propio con la que, al menos, tienes publicado un segundo libro (ensayo), Chile Urbano: la ciudad en la literatura y el cine. ¿Cuál fue el punto de partida de tu vinculación con esta interesante editorial?

Primeramente tengo que reconocer que soy una lectora asidua de editorial Cuarto Propio. Creo que han logrado publicar a gran parte de las mujeres escritoras de Chile. El equipo además nuclear es de mujeres, Marisol Vera, la directora y Paloma Bravo, la editora, me parecen imprescindibles. Van hasta los lanzamientos. Son totalmente comprometidas con su trabajo. Además, Cuarto Propio viaja con tu libro a diferentes ferias nacionales e internacionales. Se la juegan.

 

10- ¿Qué impacto crees que tendrá en el mundo literario (en particular), la creación del anunciado Ministerio de Cultura en Chile?

En lo personal no defiendo que se separe un Ministerio de Ciencia de un Ministerio de las Culturas.  La literatura y la ciencia son acciones creativas que dan valor a un país. Nuestro aeropuerto debiera llamarse“Aeropuerto Pablo Neruda” o “Gabriela Mistral. A priori me gusta que este Ministerio de las Culturas, use el plural S para indicar la pluralidad de culturas que hay en el terrirorio, especialmente, las culturas indígenas, que merecen un sitio distinguido. Tengo la esperanza que este Ministerio de las Culturas proponga una integración mayor entre los establecimientos educacionales y el arte. Un alumno que va a ver una exposición con su curso lo recuerda toda la vida. Tengo confianza en que este ministerio desarrolle más canales para comunicar a todos los agentes del ámbito cultural entre sí.

 

11-¿Qué opinas de la frase “el exceso de análisis causa parálisis”.

Lo único que causa parálisis es la depresión y “estirar la pata”.  El análisis es algo que conduce a la felicidad, sin análisis no se puede llegar al placer de un texto. Quien más disfruta es quien analiza cómo algo está construido o porque se produce de ese modo. La comprensión te va ampliando el corazón, te facilita la empatía y la compasión por el otro y por ti mismo.

 

12- ¿En qué proyectos estás sumergida ahora mismo?

Estoy desarrollando un trabajo sobre la poesía de Gabriela Mistral. Este nuevo trabajo empieza con un análisis del mural de Mistral, el ubicado justo en la entrada del cerro Santa Lucia, mural que pocos miran. Me interesa la figura de Mistral porque ella ha sufrido un secuestro como plantea la historiadora Alejandra Araya. Mistral tenía los ojos verdes y la sonrisa pícara…nada que ver con la imagen que figura en el billete de 5.000 . Hay toda una estrategia cultural por afear a las mujeres destacadas, Mistral, Violeta Parra han sufrido esto. En una parte Mistral dice, “no quiero que hablen de mis ojos antes que de mi poesía”, bueno de todo eso estoy escribiendo.

 

13-¿Un/a poeta contemporánea española que sea de tu interés?

Edgardo Dobry, argentino – español, profesor de la Universidad de Barcelona, recuerdo esos versos que me encantan, “Algodón de azúcar pringado en la memoria / manzanas confitadas de un domingo, que manera de unir los sabores y los colores a la alegría.

 

14- Un mensaje para tus alumnos del futuro…

Para mis estudiantes: “pasión, pasión, pasión”. La pasión genera creatividad, dar saltos, y sólo ella te da la voluntad para perseverar en tus inquietudes.

 

15- Para concluir, tenemos por costumbre recabar la opinión de todos nuestros entrevistados respecto al trabajo que realizamos desde Verde Luna ¿cómo ves el blog, qué te parece su enfoque?

Me llamó la atención la usabilidad de la interfaz y los comentarios sobre literatura universal. Me gusta eso. Felicitaciones.

 

***

Sin duda la espera no fue en balde. Después de esta entrevista notamos que entendemos un poco mejor la imbricación de Santiago con sus poetas, el proceso de construcción de la urbe en su interacción con el proceso de construcción de la palabra y del lenguaje.

Más que una charla, parece que fue toda una clase. Magisterio que hace camino al andar.

De forma complementaria, os facilitamos link a una interesante entrevista realizada con Magda en la radio sobre “Ciudad Quiltra”:

https://www.youtube.com/watch?v=dbkthdNJKmw

 

 

 

Ronald Campos, poeta de certezas y claridades

Autor: José Carlos Breto

Revisado por: David2

Ronald Campos nació en San José de Costa Rica, en 1984. Profesor de Lengua y Literatura en la Universidad, su obra publicada ya puede considerarse extensa y clave dentro del panorama poético de su país, con proyección en Hispanoamérica. Ha publicado los siguientes poemarios: Deshabitado augurio (2004), Hormigas en el pecho (2007), Navaja de luciérnagas (2010), Varonaria (2012), Mendigo entre la tarde (2013), La invicta soledad (2014) Quince claridades para mi padre (2015) y el poemario que ha propiciado esta entrevista, Respuestas de la tierra (2016).

 

Ronald Campos entrevistado por nuestro colaborador José Carlos
Ronald Campos entrevistado por nuestro colaborador José Carlos

 

1-En primer lugar, ¿qué significa la poesía para ti? ¿Por qué esa necesidad de poetizar la realidad?

La poesía no es una cuestión de palabras, decía Aleixandre. Hablar de poesía es tan inefable como lo que la misma poesía persigue. Acaso puedo decir que sea un centro, hacia donde el poeta se dirige a sí mismo y al poema y al lector, y un vehículo, laborado y creador, por medio del cual se llega a un ámbito cotidiano, es decir, fenomenológico y trascendente, profano y sagrado, real e irreal. De ahí que la necesidad de poetizar responda a concretar ese ámbito de manera que sea percibido e intuido por aquellos tres que, contingente y casualmente, se (con)funden en el siempre instante cuántico en que solo dicho ámbito tiene lugar.

2-¿Es el poeta un niño que juega con la realidad o un adulto que se refugia en el juego poético para defenderse de las ofensas de la vida?

Es un adolescente. El poeta está a medias entre el niño, al que regresa intuitiva y lúdicamente porque aprendió estas aptitudes de él, y el adulto, al que escucha y obedece a fin de tenderle trampas al lenguaje y al poder. Es un adolescente que está descubriendo constantemente su voz e identidades, a caballo entre lo que reconoce y acepta, y lo que le dicen debe ser. En medio de este estado, de esta tensión, el poeta, consciente de su capacidad contemplativa, intuitiva, de ensoñación poética e imaginación simbólica, explora la realidad acaso para refugiarse, acaso para renombrarla y, así, recrearla como la vive o no.

3-¿Qué significa para ti Castilla y lo castellano como objeto poético?

Castilla es parte de mi niño. Cuando comencé a escribir a los 17 años, visité la biblioteca de mi colegio y, al azar, llegué hasta dos poemarios que estaban yuxtapuestos: Cantos de vida y esperanza y Campos de Castilla. Los dos se convirtieron en centros y vehículos. Y, claramente, el segundo de ellos aportó un plano, un espacio que yo imaginaba como de libertad y, a la vez, de empoderamiento, de realización imaginaria y, por tanto, plena, en ese momento tenso que todo adolescente, y más uno gay, padece al (des)oír las voces de lo que debe ser y la que está buscando ser, decir. Castilla en mi adolescencia fue uno de mis primeros ámbitos cotidianos. Lo castellano, recientemente descubierto por mí en su materialidad física y simbólica, me ha revelado la heterogeneidad cultural que soy, y somos, a ambos lados del Atlántico, en tanto sujetos hispánicos. Porque lo castellano es, como parte de lo hispánico, también una voz de voces donde se escuchan cuánticamente lo indoamericano, lo hispano-cristiano, lo hispano-judío, lo hispano-musulmán y muchos más ecos.

4-En tu poemario Respuestas de la tierra vemos como sería Castilla mirada con ojos tropicales, pero ¿y Costa Rica, el trópico, visto con ojos castellanos? ¿Cómo sería?

El ámbito verde. Lo verde que a Castilla le falta y que, por ello, asombra, escapa de sus posibilidades, conduce a la ensoñación. Lo verde que, como todo lo americano y nuestra historia, a través de la poesía es manantío expresivo, caudal, potencia, montaña, centro de reunión que, aunque no lo reconozcan ni acepten quizás algunos ojos castellanos, es igualmente una voz de voces de lo hispánico. Costa Rica, en las fantasías actuales, es un paraíso, es “pura vida” y, tal vez, hasta un poco Keylor Navas; sin embargo, mi país, con su literatura y cultura, es un ámbito que invito, no solo a los castellanos sino también a todos los españoles, a descubrir, ya que podría sorprenderlos, a pesar de ser un territorio pequeño o inclusive incierto, pues muchos no saben ni donde se ubica.

5-En España, la mitad de los españoles ha escrito un libro, y la otra mitad lo está escribiendo… En Costa Rica… ¿la mitad son poetas y la otra mitad quieren serlo? Me ha parecido percibir un cierto cansancio poético allí, y una intención de revitalizar la narrativa… ¿es así? Entonces, ¿hacia dónde se dirige la poesía actual?

La narrativa, tanto en Costa Rica como España y en otras latitudes, goza de salud. Pero la poesía anda eufórica, enérgicamente desatada. En cada esquina se encuentra uno un poeta y así variedad de voces, ecos, cuchicheos, susurros, silencios. Como en todos lados, y esto es parte de la literatura en general, existen quienes desean monopolizar e institucionalizar lo que es la poesía; sin embargo, y para bien, se da la heteroglosia, aunque por esta misma razón existan poesías que gritan, poesías que cantan, poesías que repiten y, por suerte, poesías que, vinculadas a lo primordial y creador, balbucean. Hace un tiempo dejé de interesarme en hacia dónde se dirige la poesía; me interesa ver cómo conviven sus distintas manifestaciones, aunque dicha convivencia a veces lo lleve a uno a querer balbucear en solitario.

6-Háblanos un poco de tus maestros en poesía, de tus lecturas favoritas, de aquellos que más te hayan influido en la poesía y, por extensión, en la literatura. ¿Qué has encontrado en ellos?

Al inicio cité a Aleixandre. De él, sus formas, imágenes y ese ámbito cósmico donde los seres irreales —¡y qué más irreal que un sujeto homosexual pues está relegado a la irrealidad (la inexistencia e irrealización) dentro del ámbito real: el orden (hetero)patriarcal— combaten lo que deberían ser, sus enajenaciones culturales y se representan, son, viven, aman como cuerpos liberados con nuevos campos de percepción y afectividad de forma abierta y en conexión con la naturaleza, con la necesidad primigenia de pertenecer a los ciclos. Luego mencioné a Darío y Machado. De ellos, la heterogeneidad y la creación de los espacios poéticos adonde ir y llevar al poema y al lector. He estado (re)descubriendo últimamente a mis otros maestros y maestras del 27, así como a poetas hispanomusulmanes, hispanojudíos, indoamericanos y más contemporáneos, españoles y latinoamericanos, como Claudio Rodríguez, Lezama Lima, Esthela Calderón, entre otros. Sin embargo, el poeta que más ha influido en mí como persona, poeta y académico ha sido Laureano Albán. De él aprendí no solo técnicas, estrategias textuales, sino también a autodescubrir mi propia voz y perspectiva con respecto a lo que deseo y creo como poesía. Laureano ha sido mi maestro, mi amigo y le debo mucho. He dedicado tiempo y esfuerzo a estudiar y dar a conocer su amplísima y valiosa producción, la cual es sin duda cima, tanto como las de Darío o Neruda, de la poesía hispánica.

7-¿Qué opinas cuando te dicen o escuchas comentar que eres el próximo Laureano Albán? ¿Cuándo dicen que has heredado su poesía, su conciencia poética, o que serás un prolongador de su escuela lírica…?

Es un halago, pero no una verdad. Laureano Albán y yo hemos compartido durante mucho tiempo y hasta hoy sigo aprendiendo de él y, como dije, me enseñó lo principal: a descubrir mi propia voz. Coincidimos en la perspectiva trascendentalista, pero cada uno tiene su propia huella para devolver en forma de cantos los rastros del misterio. Nunca me he propuesto ser el próximo Laureano Albán. He leído y escuchado decir que yo soy el “Laureanito rosa”; lo de “rosa” por mi esfuerzo de enunciar y visibilizar lo homoerótico a través de mi palabra. Dentro del piropo, les agradezco porque reconocen también que mi obra estaría en un nivel y visión de mundo de alta calidad estética hacia la cual, con aciertos o no, he tratado de dirigirme, eso sí, conscientemente desde el inicio de mi carrera literaria. Por otra parte, Laureano Albán no tiene escuela. Él no enseña un método de escritura. Él ha llevado a que muchos encontremos nuestra propia voz. Esto lo saben mis compañeros del Círculo de Poetas Costarricenses y el Grupo Trascendentalista de Aranjuez. Más allá de nosotros, algunos le reconocen y agradecen tal enseñanza. Otros la niegan y aborrecen. O malentendieron o no pudieron entenderla, por cuestiones de ego o conveniencias editoriales y amiguismos. Cada quien sabrá, pero repito: Laureano Albán no tiene escuela: tiene magisterio, como demiurgo que es, y no ha hecho más que compartir sus aprendizajes, inquietudes, dudas y verdades a través de su poesía, ensayos, sobremesas, talleres, recitales, confesiones. Si seré prolongador de este acervo de conocimientos, no lo sé, pero me gustaría rescatarlo y darlo a conocer.

8-Si la poesía es un arma cargada de futuro… ¿qué es la narrativa? ¿Una bomba atómica? O una pérdida de tiempo…

Complicado nos lo pone Gabriel Celaya con esta metáfora. Yo no restringiría a la poesía la tarea o pretensión de soñar y crear ese futuro, esa utopía donde todos podamos convivir en la heterogeneidad que somos. La poesía hace lo que puede, como también la novela, y aun el ensayo, el teatro, el cuento y otros. Ningún texto literario puede entenderse como pérdida de tiempo; cada uno logra o intenta, a su manera, ser “arma cargada de futuro”; cada uno estalla, nunca destructiva, sino constructivamente en sus cómplices que lo reciben.

9-La poesía, un poema, el trabajarlo… ¿es más una cuestión de desperdicio de papel o de inspiración?

El papel aguanta lo que le escriban. Y así hay publicaciones. Son parte de la diversidad. Trato de leer lo que se publica, comprender esta vastedad, pero también selecciono según múltiples criterio. El principal de estos es el trabajo con la metáfora, el trabajo con aquello no que hace a la poesía poesía, porque ella no es ni tiene una esencia, pero por lo menos aquello que intenta volverla ese centro, ese vehículo otro y que por medio de un trabajo lingüístico, intuitivo, simbólico e ideológico lo cautiva a uno mismo y al lector, y nos hace pensar que tal poema es un ámbito de profundidad y mostración inasequible por otro procedimiento. Por tanto, creo que un poema debe trabajarse, no es el resultado de un proceso de inspiración, del impulso que todos tenemos, pues el impulso creador poético está en el lenguaje y es el más democrático de todos, decía Borges, en algún momento todos hemos dicho al menos una metáfora o escrito un poema; pero a la vez, decía él, el poema es aristocrático, pues pocos lo conciben y logran como concreción artesanal que implica meditación, trabajo y dedicación. A ello mismo se refería el propio García Lorca con su diferencia entre poesía y poema. Ahora, que los poetas actuales consideren que sus textos son un desperdicio de papel, me parece que, si fueran conscientes de ello, evitarían tal despilfarro, ya que los árboles nos son mucho más necesarios y urgentes hoy.

10-¿Qué opinas del Blog Verde Luna?

Repito las palabras de Borges, nada más democrático que la poesía y, por tal razón, ella asalta hoy más que nunca las redes sociales. Estas son el más democrático de los espacios de enunciación. Sin embargo, hay que saber seleccionar no solamente los poemas que se leen, sino también los blogs o páginas donde aparecen. Por mi parte, creo que son pocos los blogs que contribuyen realmente a dar a conocer nuevas voces poéticas de calidad, aportar las teorizaciones sobre la poesía de especialistas y profesores, brindar reseñas que guíen a las lecturas de obras novedosas en las letras hispánicas, entrevistar a poetas que algo nuevo tendrán que decir a través de su voz y su mirada. Verde Luna se ha propuesto estos como sus objetivos y, aprovecho la ocasión, para felicitarlos por ellos, porque en realidad están desarrollando, con un magnífico equipo de trabajo, un excelente trabajo de crítica, promoción y teorización sobre la poesía hispánica contemporánea.

11-Despídete con un pensamiento poético.

El poeta es aquel quien mueve, desde la marginalidad, su palabra, para volverla eterna. Esta ha sido mi frase desde hace algún tiempo; por eso, y en honor de esta perseverancia y dedicación, me gustaría compartir, más que un pensamiento poético, un poema, adelanto de una próxima depravación de la luz:

 

HABITAR EL MILAGRO

 

“Mi religión es la religión del amor,

dondequiera que se vuelvan sus cabalgaduras”

 

Ibn ‘Arabi (1165-1240)

 

No nos importa si

nuestro amor no es legal.

Tú y yo somos hombres-mujeres,

mujeres-hombres

y juntos otra cosa.

Nuestra sombra andrógina, ¡ya ves!, es un desastre.

Y ellos no pueden verlo, no por ciegos, sino

porque no es de estas sillas

y es de estas sillas.

 

Nuestra habitación, Franklin,

no temas, no es un encierro.

No es que triunfaran

insultos o amenazas.

Es que desde adentro le hacemos

el amor al bullicio,

depravados de luz,

voranescos de asombros,

con todo un antemar en el oído,

para escuchar lo blanco

distinto en las gaviotas,

para que tiemble

lo eterno

como solo Dios puede en sus espejos.

 

Desde adentro le hacemos

el amor a la injuria, Franklin.

Con tu cabello perdiéndose donde

ambinacen mis piernas,

¡adelantándose entre la niebla nuestras manos

juntas!

   Una

Descubriendo que el mundo

también había nacido en ella, pues

siempre            siempre

el verdadero espacio

nace del corazón

vertical de la luz.

Quince Años de Magia Editorial

Por: David 2

Revisión: Ingrid Bórquez y Ruth Lazo

15_años_magia_editorial_2

http://magoeditores.cl/

 

Santiago de Chile 03/12/2016

Hoy nos encontramos en la Furia del Libro 2016 la cual celebra su Décima Edición. Para todos aquellos lectores de Verde Luna que no lo sepan, la Furia del Libro, es un espacio de encuentro de editoriales independientes (http://www.lafuriadellibro.com/), que reivindica más libro físico, más lectura entre los chilenos y menos impuestos al libro. El libro como cultura no como producto de consumo. En este interesante marco nos entrevistamos con Máximo G. Sáez, director de MAGO Editores quien ofrece a Verde Luna la oportunidad de realizar la primera entrevista sobre la proximidad de los 15 años de la editorial.

Máximo G. Sáez, nació en Santiago de Chile, 1966. Es Licenciado en Literatura y Educación, Profesor de Castellano, Magíster en Literatura Chilena e Hispanoamericana. Tiene estudios de Doctorado en Pensamiento y Cultura, ha sido Académico de Literatura y Comunicación en diferentes Universidades. Es Diplomado en Libros Electrónicos por Cerlalc (Montevideo 2011), ha sido el encargado del pabellón de Chile en las Ferias del Libro Internacional de Bogotá y Quito y este año, becario en la Feria Internacional del Libro en Oaxaca, México.

Ha publicado los siguientes libros:

  • La diversidad de los duendes (cuentos)
  • El disco duro de la ciudad (novela)
  • Antología de las literaturas emergentes (antología)
  • Claves para entender la literatura emergente de fin de siglo (estudio crítico)
  • Metodología de la investigación cualitativa (estudio)
  • Cero crónicas de la nueva poesía (crónica)
  • Yo soy como soy porque no soy como ustedes (estudio crítico)

Actualmente es Director Literario de la  Editorial MAGO Editores y miembro del directorio de la Asociación de Editores Independientes de Chile.

maximo_mago_editores
Foto: Máximo G. Sáez en el stand de MAGO Editores / X Edición Furia del Libro de Santiago

Sección I: Mago Editores


Máximo, ¿podrías indicarnos cuál es la filosofía fundacional de vuestra editorial, la filosofía de MAGO Editores?

MAGO Editores fue fundada por mí en el año 2002 con énfasis en el mundo de la poesía de autores noveles y, también, de autores más consagrados, y así desarrollar un proyecto de edición independiente y de calidad. Hay que destacar que en estos años estamos viviendo un boom de la edición independiente lo que se traduce en la presencia de mucha bibliodiversidad y considero que – de acuerdo a lo definido en conferencias que me ha tocado dar en diferentes países- la edición independiente tiene que ver con una propuesta cultural generalmente alternativa,  fuera del marco de acción de los proyectos de los grandes sellos transnacionales, que de algún modo han cubierto los catálogos con una literatura mucho más de best seller, más ligera. La edición independiente es también el resultado de procesos que tienen que ver con la resistencia de colonización desde el punto de vista cultural, trabajando también el rescate de otro tipo de literatura, la que no interesa a las multinacionales. MAGO Editores nace y como lo dice su slogan como un gesto, una oposición una editorial independiente.

Como has apuntado al principio, MAGO Editores se creó en 2002 ¿cuál fue vuestro punto de partida?

El punto de partida tiene que ver, fundamentalmente, cuando yo cursaba mi doctorado y tenía varios compañeros que tenían libros que habían ganado concursos y necesitaban publicarlos. Yo ya tenía algo de experiencia editorial y ese fue el impulso para decir: “yo les hago los libros” y en ese momento fue cuando empezamos a desarrollar el proyecto de una editorial independiente.

¿Podrías comentarnos cuáles son tus impresiones sobre el ámbito literario en España vs Chile?

Estuve participando del ambiente literario español que encontré particularmente fuerte, receptivo y expresivo con una gran aceptación desde el punto de vista de los lectores. Sin embargo, desde el punto de vista de la creación, creo que nosotros en Chile tenemos un desarrollo mucho más fuerte de lo que hay en España y en otros países. Y en el ámbito de la edición creo que hay un fenómeno especialmente intenso con la edición independiente que no se da ni en España ni en otros países de América Latina. Chile en este aspecto creo que es donde se están editando más libros durante los últimos años. Hay un ambiente que tiene que ver con ruptura, pero también con encontrarse con la gran tradición de la literatura chilena y eso estimo también ocurre en España.

 A petición ex profeso de una de las seguidoras de Verde Luna hemos decidido incorporar una consulta que nos pareció de especial relevancia: ¿cuáles son las principales dinámicas en el interior de MAGO Editores?

De alguna manera llevo durante muchos años participando dentro del mundo de la literatura chilena, he dirigido una revista literaria llamada “El Ermitaño” y logramos hacer nueve números, el último de ellos dedicado a la literatura española; en él hago una selección de un trabajo crítico de varios poetas que conocí durante mi estancia en España sirviendo de puente para conectar a los lectores. En la Editorial estamos siempre con un afán, con una preocupación para que nuestros libros tengan lectores. Es por eso que desde 2011 a partir de una beca que gané para participar en un seminario sobre libro electrónico en América Latina, es que hemos empezado a convertir prácticamente todo nuestro catálogo a e-book siendo sus contenidos distribuido a través de distintas tiendas en todo el mundo. Eso también nos motiva en cuanto que nuestros libros tienen la posibilidad de ser conocidos y leídos en cualquier parte del planeta. Hay que enfatizar en que es bien complejo, en este momento hay una carencia con respecto a los lectores que es transversal, nosotros como Editorial estamos siembre insistiendo para que nuestros libros lleguen a las bibliotecas públicas,  sobre todo de regiones.

 

Sección II: Celebrando 15 años de Magia Editorial

Por lo que me habías comentado el próximo año vais a celebrar los 15 años de MAGO Editores, ¿cuáles serían los hitos más relevantes de este periodo?

En 2017 celebraremos los 15 años de MAGO Editores, es por eso que para mí es relevante esta entrevista.  Para conmemorar un aniversario tan especial vamos a realizar diferentes actividades: publicaremos un libro de registro  con toda la experiencia editorial de MAGO Editores, realizaremos un festival de poesía y culminaremos el año 2017 con la primera feria del libro electrónico que vamos a llamar “Hemisferio sin Fronteras” (no se ha hecho jamás en Chile una feria del libro electrónico). Queremos también destacar la labor de toda la gente que ha colaborado en este proyecto, destacar cómo MAGO ha logrado publicar prácticamente a todos los poetas chilenos. Todos los poetas vigentes en Chile y han sido publicados por nuestro sello editorial, algo bastante significativo en la historia de la edición chilena.

¿Próximos proyectos para 2017?

Somos un proyecto que se va haciendo, por lo tanto, nunca planificamos que es lo que vamos a hacer, porque las editoriales independientes que estamos presentes en la Furia del Libro, tenemos distintos vaivenes, vivimos inmersos en una crisis económica permanente, entonces resulta complicado poder decir cómo vamos a proyectarnos, pero sí sabemos que queremos hacer bastantes cosas: publicar a Luis Cornejo que es uno de los grandes narradores chilenos que consideramos está actualmente olvidado y al que nos encantaría poder recuperar y reponer sus obras literarias; queremos seguir publicando más libros de contenidos diversos, buscando textos que no se han vuelto a publicar, también seguir publicando a más poetas (de hecho queremos publicar una gran antología de poesía chilena vinculada con los 15 años de la Editorial). Lo central es que no tenemos una planificación de manera concreta.

En 2017, esperamos poder concretar algo único en el mundo editorial, que sería la distribución de nuestros libros a través de la participación de una red conformada con otras editoriales que colaboran entre sí, pudiendo llegar nuestro catálogo a Argentina, México, Colombia y España.

Nos integraremos a esta red a partir de enero de 2017, significando que nuestros libros van a poder llegar a otros países. Considero que es uno de los hitos más importantes, más mágicos que nos podrían ocurrir en la celebración de estos 15 años.

¿En estos quince años de magia editorial cuál ha sido vuestra publicación más sonada?

Manifiestos_Vicente Huidobro
Foto: Portada del libro “Manifiestos” http://magoeditores.cl/?p=1136sonada?

Considero que la publicación que ha tenido mayor resonancia es el trabajo sobre los Manifiestos de Vicente Huidobro, se trata de un libro que sacamos en 2009, y que tuvo una buena difusión a nivel de medios de comunicación, porque por primera vez se reunían todos los manifiestos que estaban dispersos y otros textos donde Huidobro daba su impresión sobre la poesía. Nosotros los reunimos por primera vez y en español, siendo una obra que Huidobro publicó en el año 1925 en francés. En la misma se realizaba un estudio introductorio de mi autoría y creo que ha sido uno de los trabajos más relevantes que hemos desarrollado en estos 15 años.

 

 

 

 

Sección III: La Edición Independiente en Chile

¿Cómo ves el status actual de la edición independiente en Chile?

La Edición Independiente es un fenómeno muy interesante y espectacular. Creo que se está viviendo un paisaje nuevo en Chile; la cantidad de editoriales que existen es inmensa y eso produce una oferta de bibliodiversidad  lo que hace que los lectores sean los más beneficiados. Dentro del ámbito editorial creo que somos una de las primeras editoriales independientes en Chile y estimo que aportamos inmensamente a la construcción de nuevos paradigmas, de la resistencia a la que hice alusión de forma previa. La edición independiente posibilita que los editores editen lo que les gusta, siendo un trabajo bien personal, donde el editor escoge y selecciona en función de sus gustos y sus estéticas preferidas, completamente desvinculados de las presiones del mercado. La parte central es precisamente ese trabajo solitario, sin presión y con toda la pasión que ejerce el editor.

¿Cómo es vuestra relación con el mundo de la edición independiente fuera de Chile?

Estamos participando frecuentemente en distintas ferias internacionales y me ha tocado estar en distintas mesas y charlas sobre el significado de la edición independiente en América Latina, también estoy preparando actualmente un libro sobre la edición independiente en América Latina que espero sacar en 2017. Creo que nuestra participación ha tenido que ver con el trabajo de un editor independiente que es bastante parecido en México, Ecuador, Colombia y Argentina; estamos sometidos a las mismas dificultades, tenemos las mismas pasiones y tenemos las mismas ganas de que nuestros libros lleguen a más partes.

¿Cuál es vuestra visión sobre la Furia del Libro?

Nosotros como MAGO Editores somos socios de la Asociación de Editores Independientes y yo personalmente formo parte del directorio, realizamos una feria del libro independiente que se llama “La Primavera del Libro”, que se lleva a cabo en octubre. Nuestra relación con la Furia del Libro es de colaboración, de poder sentirnos parte de un proyecto hermoso que es poder difundir la producción de la edición independiente. Nos sentimos muy comprometidos de formar parte de este Feria.

Autor favorito / Obra favorita:

Tengo varios. Soy de gustos más bien clásicos, pero diría que Dostoievski, de los europeos y Thomas Mann. En el caso de los latinoamericanos me seguirá conmoviendo Juan Rulfo.

¿Cuál sería tu mensaje principal para los autores noveles?

Que lo único importante es escribir bien. Lo demás no es literatura.

¿Nos podrías indicar qué te parece Verde Luna?

Me parece un proyecto fantástico, gente que no venga del mundo de la literatura, sino que de otras disciplinas y, no obstante, se encuentren realizando un tremendo aporte y eso lo digo con mayúsculas respecto a lo que es la difusión de los trabajos literarios de los que se están realizando, la difusión de lo que es el libro chileno como latinoamericano y universal. Eso creo que da una fuerza importante porque nuestro trabajo empieza a ser conocido, a salir del anonimato y a romper fronteras. Por eso te felicito y te agradezco que hagas este trabajo. Es un trabajo muy importante.

Mientras la tarde se adormece, guarecidos libreros, editores, autores y soñadores bajo el auspicio del GAM, concluye y se apaga poco a poco el estertor de lo que ha sido esta X Furia del Libro donde Verde Luna ha querido acercar a nuestros lectores de uno y otro lado del “charco” la realidad de la edición independiente en Chile y la visión particular de Máximo quien seguirá realizando magia editorial por muchos años más.

libros_mago_editores
Foto: Libros stand MAGO Editores / X Edición Furia del Libro de Santiago

 

 

En buena sociedad con Lidia Fernández

Lidia Fernández conversa con Verde Luna.
Lidia Fernández conversa con Verde Luna.

“En primavera, mi poesía brota”

Lidia Fernández

Por: David 1 y David 2

 

Es una fría noche del mes de enero. Mientras David 2 espera a Lidia para la entrevista concertada con Verde Luna, aprovecha para pasar a límpio algunas nuevas ideas para implementar durante 2013 en el blog. La idea era coincidir en la presentación de un nuevo libro de poesía de un conocido autor apadrinado por Sabina. David 2 prefiere buscar refugio en alguna cómoda trastienda para realizar la entrevista a esta joven poeta.

Unos minutos más tarde, tras  acabar la presentación Lidia desciende las escaleras de la cafetería del fnac vestida de rojo. Fue avisada por un sms en peligro de extinción… como la buena poesía. Justo en este punto comienza la entrevista.

—————————————————————————————————————————————————-

1- ¿Por qué Sociedades en Trastienda como título para tu segundo libro de poesía?

Se trata de un trabajo caracterizado por un estado y un sentimiento de indignación con respecto a ciertos asuntos, en el que también hay presente una gran carga de desamor. Como sabes el libro recibe ese nombre y trata de corresponderlo luego, con la propia estructura del libro.

2- ¿Nos podrías hablar un poco más del contenido del trabajo?

El libro está estructurado en tres partes que le dan sentido al título y que derivan de las tipologías de sociedades de carácter jurídico existentes en nuestro esquema mercantil:

  • Sociedad Limitada. Se trata de la parte más intimista del libro. Incluye encuentros fugaces, y ahonda en los recursos de los que se sirven las personas como tú y como yo para enfrentarse a la realidad del día a día.
  • Sociedad AnónimaEsta parte del libro es “menos yo”. Me explico, existen más contrastes con otros puntos de vista existentes o presentes en el conjunto de la sociedad.
  • Comunidad de Bienes. Esta parte del libro realiza una reflexión sobre la importancia que se le concede a lo inmediato, a lo que nos delimita y también nutre, a lo que nos marca, a lo que nos moldea. En esta última parte están presentes o se imponen una serie de fantasmas (no en el sentido necesariamente negativo), de voces que no están presentes en otra parte del trabajo.

3- ¿Cómo fue el proceso de edición/publicación de tu primer trabajo de poesía?

Se trató de una autopublicación, concretamente se trató de un libro de poesía titulado “La caja de las costuras” del que tan sólo se editaron 20 ejemplares. Algunas veces pienso en la posibilidad de reeditarlo de nuevo porque le tengo un gran cariño a ese libro…

Con respecto a Sociedades en Trastienda, tardamos un año y tres meses aproximadamente en que estuviera listo. Ediciones Crusoe ha hecho un libro precioso, estoy muy contenta con la edición…quería aprovechar este hueco para decirlo.

4- ¿En qué punto se encuentra la poesía de Lidia Fernández?

Principalmente estoy en pleno proceso de afianzamiento de imágenes propias e identidad.

5 -¿Dónde es el mejor sitio o circunstancia para encontrar la inspiración?

El trabajo, entre una actividad y otra, y mi casa, mi portátil. También me gustan mucho los trenes.

6- Puntos fuertes y puntos débiles de tu poesía

Uff, a ver:

Puntos fuertes: la energía que intento transmitir en cada poema y la composición de una poesía de objetivos.

Puntos débiles: creo que le falta algo de música (otra de mis pasiones), a la hora de su composición. Tengo buenos amigos que insisten en que lea una y otra vez los poemas en alto. Broma: esto deberías incluirlo en el apartado de puntos fuertes pues normalmente recito bien.

7- ¿Nos puedes citar alguna crítica de interés sobre “Sociedades en Trastienda”?

Hay una crítica reciente de Luis Luna http://lacolumnata.es/cultura/territorio-en-penumbra/sociedades-en-trastienda-de-lidia-fernandez y también existe un experimento por parte de la escritora Layla Martínez, que haciendo un juego con mis versos y los suyos, realizó una nueva creación-criatura que me gustó mucho.

8- Nos gustaría saber quienes son tus autores/as (entiéndanse poetas) de referencia

Hay muchos/as pero claramente puedo citar a los siguientes: Felipe Benítez Reyes, Javier Lostalé, Cristina Peri Rossi,  Luis Alberto de Cuenca, Blanca Varela, Vicente Aleixandre, Joan Margarit, Lorca, Alejandra Pizarnik, Leopoldo María Panero…

9- ¿Y una obra poética imprescindible para ti?

Sin duda “Misteriosamente Feliz” de Joan Margarit.

10- ¿Qué significa para ti la poesía de los 50?

Autores como Valente, Jaime Gil de Biedma son autores de una poesía clara y directa con imágenes delicadas, y al mismo tiempo, descarnadas por el ojo que está llamado a la innovación y al respeto de los valores clásicos a su vez. Ahora leo a Valente. A Gil de Biedma habré de cruzármelo próximamente. Antes me he emocionado leyendo a José Hierro, Ángel González o Goytisolo, entre otros.

11- ¿Quién es para ti Javier Lostalé?

Lostalé es un poeta cuya transparencia y humanidad dejan un calado de música. Recientemente tuve la ocasión de conocerlo en persona, algo que me emocionó profundamente, en un homenaje-recital que le brindaron sus amigos y compañeros en Libertad 8. La palabra que podría definir gran parte de su obra es la exquisitez, y yo me detengo en su trato cuidado de las imágenes que suenan a brisa, para penetrar al interior y desvelar la condición del dolor.

12-¿Le puedes transmitir a los lectores y amigos de Verde Luna qué sintió Lidia Fernández el día que visitó la casa de Vicente Aleixandre?

Aparte de la ya más que imaginada emoción derivada de poder pasar un rato entrañable en “La Casa de la Poesía”, me introduje en una reflexión que dura hasta día de hoy. Siento que, en algún punto, hemos perdido la afición a expresarnos con una riqueza palpable. Nos elevamos de una forma muy distinta, amén de las circunstancias donde el misterio es menor, la inocencia es menor, la contaminación mayor, y la palabra sigue siendo decisiva.

Necesitamos nombrar. Identificarnos en la poesía y hablar nuestro lenguaje. Y además, hacer dicho trabajo sin perder contacto con nosotros mismos, que hemos de dar un mensaje de nuestros ojos y de nuestro contexto vital…pero ¿cómo la esencia? esa podría ser una de las posibles conclusiones… aún trato de saber qué significa esto y qué supone para mí.

Si casi todo lo hermoso ya está hecho, qué nos queda a los que seguimos, cuándo alcanzar la propiedad. ¿Cuál es mi propiedad?

13- Una antología buena, una revista de poesía, un joven valor poético…  ¿con cuál te quedas?

Destaco dos Antologías que me parecen importantes por distintos motivos:

  • En primer lugar la última Antología del Bukowski Club, editada por Canalla Ediciones. En esta antología encontramos poetas actuales de todos los colores, tamaños y formas, y con algunos de los cuales he tenido el placer de compartir tiempo, espacio e inquietudes. Es una antología muy variada, que nace de trayectorias poéticas que se cruzan en un lugar emblemático para la poesía en Madrid: el Bukowski Club. En ella disfrutaremos de un libro que acoge, con gran cariño, nuevos brotes de pasión por la poesía. Es un regalo.
  • Por otro lado, destaco una antología inolvidable: “Poetas”, con Pi. Antología inmensa de poesía con matemáticas. Amargord Ediciones. Esta editorial ha querido inaugurar su colección Pi de poesía, con un libro de indiscutible gran calidad, que además es dirigida por alguien a quien admiro por su trabajo, perseverancia y sensibilidad: el poeta y matemático Jesús Malia.

Respecto a la revista destaco: “Pro vocación. Escandar Algeet”.

Con respecto a un joven valor poético: esta respuesta es difícil. Prefiero no contestar si se me permite.

Un estallido de talento. La sustancia es la poesía enlazada a la vida. 

14- Y dinos Lidia, ¿qué le recomendarías o a los autores noveles con interés en publicar su primer trabajo?

Pues… principalmente que sean honestos consigo mismos, y con sus trabajos. También es importante que escuchen opiniones y que al mismo tiempo busquen su propia voz. 

15- ¿Eres poeta o poetisa? 

La verdad es que no me considero poeta. Te diré porqué: nunca me he sentido ubicada en lo que a escritura se refiere, y tampoco me había considerado, antes, especialmente diestra en la poesía (teniendo en cuenta las maravillas que hay). Yo siempre he escrito por necesidad. El situarse o considerarse “poeta” es un título que me gustaría vestir a través de una libertad creativa y un trabajo que algún día pudiera sentir como inequívocamente redondeado, (puede que por mi inclinación a la perfección en ciertos aspectos). Y entonces, ese día me daría igual ser poeta o poetisa. Aunque la palabra poeta me resulta más bonita. 

16- LIBERTAD 8, un sitio mágico…

En efecto Libertad 8 es un sitio característico por su implicación y compromiso con la música de autor y la literatura, y sigue siendo un sitio de referencia en la capital. Es, además, el sitio elegido para presentar algo que yo he titulado “el cierre” de Sociedades en Trastienda. Un día en el que deseo contar con la cercanía de todos aquellos que hayan disfrutado de estos meses tan especiales de mi vida, desde que el libro viera la luz.17- ¿Nos puedes adelantar cuáles serán tus próximos proyectos literarios?

Reeditar “La caja de las cestas” y publicar un nuevo poemario que estoy preparando con el título (provisional), de “Como perros a gatos”.

17- ¿Nos puedes adelantar cuáles serán tus próximos proyectos literarios?

Tal vez reeditar “La caja de las costuras” en su versión extendida, ya que este libro incluía numerosas prosas poéticas que no fueron incluidas en su primera edición. Pero dejando esta primera intención a un lado (ya que en caso de hacerlo sería a largo plazo), mi propósito es embarcarme en la posible publicación de un nuevo poemario que estoy preparando con el título (provisional), de “Como perros y gatos”.

—————————————————————————————————————————————————-

Seguimos nuestra conversación-entrevista ahondando en el interesante mundo interior de Lidia, ya fuera del fnac. A pesar de la gelidez de la noche decidimos concluir la entrevista al aire libre, como no a la luz de la Verde Luna .  Y hablando de lunas verdes …

¿Nos podrías dar tu opinión sobre el blog Verde Luna

Por supuesto. Creo que se trata de una plataforma muy interesante principalmente por dos elementos: su contenido y para dar voz y voto a la gente del extraño, complejo y maravilloso mundo poético. Como sabéis he incluido en mi blog   http://aguacerosacuariodeluna.blogspot.com.es un enlace permanente a vuestros feed.

La noche se va cerrando poco a poco sobre el Madrid que nunca duerme, esa ciudad de la movida, poetas como Lidia que transforman las trastiendas poéticas de la capital en escaparates donde exponer sus emociones, sus inquietudes casi con el mismo grado de arrobamiento místico que dice, la invade, cuando canta. La noche se cierra, sí pero también transporta una curiosa melodía de Sabina que no sabe si ser canción o poema…

Otra vez en Madrid, de matinada,
desenchufado, lúgubre, beodo,
dueño de mi, quiero decir con nada,
fuera de tí, quiero decir
 sin todo.

 … y justo en este punto comienza la noche.

Nos conjuramos con… Enrique Gismero

Con Enrique Gismero. Presentación de la Voz Encadenada
Con Enrique Gismero. Presentación de la Voz Encadenada.

Me ha seducido el viento de esta tarde

con un beso de frío

que ha posado en mis labios

y ha dejado carmines de colores de otoño.

David 2 y Enrique Gismero  (Madrid, 1965), en la presentación del libro  “La Voz Encadenada” el pasado viernes 23 de noviembre. Una nueva joya producto de la colección “los conjurados” de la editorial Polibea en su número 30.

En cuanto leamos el trabajo os daremos cumplida cuenta en nuestra sección de críticas. De momento os dejamos el link al blog de la colección “los conjurados”, un saludo.

http://conjuradospolibea-perkins.blogspot.com.es/

Homenaje a Javier Lostalé

Homenaje a Javier Lostalé
Homenaje a Javier Lostalé

Por David 2

Este miércoles Verde Luna estuvo acompañando a un grupo de amigos de Javier Lostalé en un merecido y sentido homenaje en Libertad 8. Nuestro colaborador David González ejerció de coordinador y de maestro de ceremonia del evento. Durante el sentido homenaje destacó la intervención de la joven poeta Lidia Fernández quien dedicó a Javier una versión musicalizada de uno de sus poemas.  El poeta del amor no consumado, así es como nos gustaría definirlo ya que en su poesía parece que existe un hondo resplandor amoroso que va más allá del plano pasional para adentrarse en páramos casi metapoéticos en los que tan sólo transitan los grandes poetas de las letras españolas como Don Vicente Aleixandre cuya alma siempre palpita con frecuencia detrás de los poemas más luminosos de Lostalé. ¿Qué puede afirmarse de un poeta que es capaz de zambullirse en el interior de un, aparentemente, objeto aséptico como una radiografía y desvelar toda una poética, toda un mundo dentro del mundo que permanecía oculto?

Por mi parte tuve la enorme suerte, por deferencia de mi compañero de tintas David González, de subirme al escenario y poder recitar para sus oídos y el de otros muchos amigos y amigas el poema que cierra su última antología. Queremos concluir con unas palabras de Don Vicente que nos sirven para consumar este breve artículo la esencia de los poemas de este poeta del amor no consumado:

“Bellos, como el intacto pensamiento solo: un resplandor.”