Cátedra Gabriela Mistral en Letras UC

Por: Marianne Leighton

Revisión: David Blanco

Invitación para la participación en el curso abierto “Valorización del ecosistema en Mistral. Diálogos literarios chilenos-franceses”, realizado entre los días 10 y 11 de enero de 2019.

“roto el silencio/no atinaremos a llamarla ausente”

 

Un 10 de enero de hace 61 años fallecía (1957) en Nueva York la poeta e intelectual chilena más importante de nuestra historia: Gabriela Mistral. Otro 10 de enero, pero del presente año, 2019, se inauguró públicamente la Cátedra Gabriela Mistral, iniciativa conjunta de la Universidad Católica y la Universidad de Magallanes. Por parte de la UC, la cátedra está coordinada por la académica y crítica literaria chilena Magda Sepúlveda Eriz, quien explica que la cátedra busca acercar la obra mistraliana a la comunidad, desde teorías críticas actuales. Se trata de un gesto verdaderamente ético y político, buscan deslastrar al complejo universo poético de Gabriela Mistral de fijaciones y lecturas limitadas y limitantes.

La cátedra se lanzó con el curso abierto, Valorización del ecosistema en Mistral. Diálogos literarios chilenos-franceses, realizado entre los días 10 y 11 de enero de 2019, en la Facultad de Letras de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Las sesiones tuvieron como eje articulador la lectura de textos poéticos de la escritora chilena desde la representación del paisaje y la ecocrítica. La cantidad de asistentes superó ampliamente lo estimado por los organizadores, hecho que se puede explicar tanto por el creciente aumento de los y las lectoras mistraliano desde vías de acceso que borroneen las limitadas visiones que instaló la academia y el discurso pedagógico, blanqueando y controlando el imaginario de la poeta chilena; pero también por el prestigio de los dos destacados investigadores de la poesía chilena que guiaron las sesiones del taller. Benoit Santini, académico francés de la Universidad del Litoral Côte d’Opale (Boulogne-sur-Mer, Francia), quien ha traducido al francés a la poeta y la profesora Magda Sepúlveda, autora del libro Gabriela Mistral. Somos los andinos que fuimos (Cuarto Propio, 2018), donde lee los poemas mistralianos desde la valoración que hacen los mismos de lo indígena y de lo andino, y las polémicas que articula el decir mistraliano con respecto a los efectos de la empresa colonizadora, y a las fijaciones de género.

Las sesiones a cargo de Santini desarrollaron las vinculaciones entre la poeta chilena con el escritor provenzal Frédéric Mistral, desde un marco de lectura cimentado en las llamadas Teorías del Paisaje. La tesis que desarrolló el académico francés tiene que ver con que el descubrimiento, por parte de Gabriela Mistral, del poemario Mireille del escritor provenzal habría influido en la representación o “artealización” que la autora chilena hizo del espacio. Santini puso en diálogo el libro ya mencionado con un poema de la chilena de escasa circulación y lectura, “Del libro de Mireya” (1916), reparando en las conexiones y continuidades (el recurso a la personificación, la reiteración de palabras centrales en el hipotexto), pero también en las particularidades. En este punto, el público asistente contribuyó con intervenciones que resaltaron otras líneas de lectura que mostraron la significancia proliferante del poema de Gabriela Mistral. Por ejemplo, el tratamiento del placer carnal mujeril y las tensiones en la representación genérica y de lo mujeril que desarrolla la poeta chilena.

El siguiente día, las sesiones a cargo de la doctora Magda Sepúlveda giraron en torno a la interrogante de si los nuevos estudios centrados en la ecología como sustrato de lectura de lo literario, ecocriticism o ecocrítica, podían abrir nuevas perspectivas interpretativas en la obra mistraliana. Con una atención detenida en la configuración poética concreta, lo que se agradece dentro de los estudios literarios actuales, Sepúlveda hizo girar todas las reflexiones de la audiencia en torno al poema “El maíz”, publicado originalmente en el libro Tala (1938), estimando la pertinencia de las preguntas de la ecocrítica para leer el texto en cuestión. El poema fue abordado a partir de preguntas como ¿cuál es la representación de la naturaleza?; ¿se muestra un escenario natural o lo natural tiene agencia?; ¿la naturaleza habla o está muda?; ¿qué imágenes de lo mujeril se asocian a la naturaleza?; entre otras preguntas que hicieron muy productivas y estimulantes las discusiones. La profesora permitió que cada asistente aportara con sus interpretaciones personales y sus propios marcos teóricos, y, por cierto, rescatara el valor simbólico y retórico de Gabriela Mistral.

A más de seis décadas de su desaparición física, el legado de Mistral encuentra en esta cátedra la posibilidad de salir de la gloria que la anquilosó como maestra rural, mujer poco agraciada, o “poetisa” que le cantaba inocuamente a las madres. Parafraseando la elegía que le dedicó el poeta Enrique Lihn, la iniciativa de la profesora Sepúlveda y de los académicos que seguirán siendo parte de los futuros encuentros recupera el lugar donde hay que buscar a Mistral: en sus libros, en su voz que le leemos, que se bebe y que vuelve a embriagarnos de una sed, “maravilla de las aguas”.         

 

 

Anuncios

Poemas vagos, poemas quiltros v 1.0

Título: Ciudad Quiltra

Autor: Magda Sepúlveda Eriz

Editorial: Cuarto Propio

Por: David 2 Calificación: *** (obra de referencia)

Portada

¿Alguién soñó lavar el Mapocho? […]
pensad qué cosa maravillosa sería
si esa agua fuese transparente
Nuestra ciudad tendría en ella su mejor espejo
Mi cuerpo no estaría mutilado
y acaso mi muerte
me sorprendería con los brazos abiertos (Brito 76)
“Ciudad Quiltra / Paseos Peatonales y Baldíos: La dictadura (1973-1989)/ 2. La ciudad a los pies de la Virgen del Cerro. Eugenia Brito

“Ciudad Quiltra” es desde hace ya unos años una obra de referencia para entender el panorama actual de la poesía y chilena y su evolución a través de los últimos 43 años, inicíandose el análisis del mismo en el año del gran punto de inflexión chileno: 1973.

El trabajo mezcla el más puro estilo de ensayo con la inclusión constante de citas procedentes de los propios poetas que complementan el completo, complejo y límpio análisis de la autora en torno a su obra y significado.  El trabajo está construido en torno a tres ejes fundamentales con su correspondiente desglose en capítulos (no se incluyen los subcapítulos):

  • Paseos Peatolanes y baldíos: La dictadura (1973-1989).
    • La ciudad higiéninca: La neovanguardia de los 70.
    • Baldíos en Concepción: El trágico esplendor de los 80.
    • Cerros y paseos de Santiago: Las poetas y la ciudad dictatorial.
  • Poblaciones y hospederías: La transición (1990-2000).
    •  La derrota de los pobladores: Poetas del 60 al 2000.
    •  Hospederías y naufragios: Poetas de los 90.
    • No son dos países, son dos historias: Poetas del Exilio
  • Mapubres y discotecas: El último Periodo de la Concertación (2001-2010).
    •  La palabra chileno nada puede expresar: Poesía mapuche.
    •  En la disco: poetas del 2000.
    • Las yeguas pastan, patean felices: Tres generaciones de poetas chilenas contemporáneas ante la ciudad (1990-2010).

Recomendamos la lectura de este trabajo en paralelo con el trabajo “La revolución capitalista de Chile 1973-2003” de Manuel Gárate Chateau de Ediciones Universidad Alberto Hurtado, el cual se dispone en una estructura que casi en paralelo con la de Ciudad Quiltra nos ayudará a entrar en mayores profundidades respecto del modelo de desarrollo socioeconómico  que tanto ha influido en la cultura chilena de la época correspondiente y en especial en el de la poesía del país andino.

El término quiltro significa “que no es de ninguna raza, mezcla de dos o más razas” y también “despreciable”, y el título hace referencia sin duda a esa mezcla de razas que esta en el mismo origen de la ciudad de Santiago.

Los quiltros sueñan que le crecen alas.

La poesía es el reflejo de la sociedad, del tiempo en que vive o sufre la sociedad que da cabida a la referida expresión. La poesía se transforma en un grito de libertad, de dolor por la tortura del amigo y de uno mismo, en recordatorio de la mezcla y del desprecio en que viven sumidos algunos colectivos de la sociedad chilena, en los resultados de la famosa doctrina del electroshock.

Resulta indudable que para una lectura del texto se recomienda tener cierto nivel cultural, puede que adolezca de estar estructurado con un enfoque púramente academicista y que en muchos casos su lectura no resulte ni amena ni sencilla pero su interés recaba en la profundidad que emana de su análisis, analogias y en lo generosamente documentado que está el trabajo en su excelente factura. Adicionalmente resulta interesante observar como se realiza un interesante nexo en el trabajo consistente en la articulación, en la creación de un puente con un lenguaje propio entre poesía, sociología y casi podriamos decir que psicoanálisis de toda una generación.

La autora avanza en su tésis realizandose constantes y pertinentes preguntas que despejan su camino y que nos muestran acaso el verdadero fin perseguido; el mostrarnos como la poesía puede convertirse en fuerza de reacción frente a un nuevo sistema, frente a un nuevo experimento social, frente a la lobotomía y la pesadilla de aquellos días grises.

Os dejamos un par de enlaces por si estaís interesados en esta obra de referencia en la poesía chilena de neovanguardia, postmoderna y contemporánea:

http://www.cuartopropio.cl/index.php/catalogo/ensayo-humanidades/literatura/item/743-ciudad-quiltra-poesia-chilena-1973-2013

http://www.amazon.com/Ciudad-quiltra-chilena-1973-2013-Spanish-ebook/dp/B00KFKTQ8M